Buscan parar la "puerta giratoria" de la heroína

Por GEOFF MULVIHILL y MICHAEL R. SISAK, Associated Press

CAMDEN, Nueva Jersey, EE. UU. (AP) — Tanto los drogadictos como los médicos saben que Naxolone puede neutralizar las sobredosis de heroína pero no puede curar las adicciones que las produce.

En un pequeño pero creciente número de lugares, los pacientes que llegan a los hospitales después de ser revividos por el fármaco son conducidos por un tratamiento a largo plazo. Eso se debe a que quienes deciden han oído muchos relatos sobre personas que se reponen después de haber estado al borde del abismo —a veces de manera reiterada— y después retoman la adicción.

El fármaco, conocido también por la marca Narcan, es administrada por inyección o rociador nasal y puede reanimar casi inmediatamente a una víctima de sobredosis de heroína y los analgésicos afines, los opioides. Se distribuye a todos los que tengan posibilidad de encontrar una víctima de sobredosis, incluso policías, paramédicos y familias de usurarios.

Billie Fisher, de 33 años, recordó una reciente dolorosa recuperación en una sala de emergencia de Camden después de recibir naloxone. Ella acababa de drogarse nuevamente, dijo, y le dio la impresión de que el personal del hospital solo quería que se fuera. Antes de irse, nadie le habló de recibir tratamiento, aseguró.

"Era como si realmente no les importara", afirmó Fisher. Admitió que todavía usa heroína y cocaína, pero no ha tenido una sobredosis desde aquella vez.

En el último año en Upper Darby, un suburbio de Filadelfia de 82.000 personas, la policía administró Narcan 111 veces, incluso varias veces a las mismas personas.

"Los reanimamos, pero ese día o al día siguiente se drogan de nuevo", afirmó el jefe de policía Michael Chitwood. "Es casi como una puerta giratoria".

A las personas entrenadas para administrar naloxone —entre ellos policías, médicos y los mismos adictos— se les dice que lleven a los pacientes a las salas de emergencia rápidamente. Pero no siempre ocurre.

En Vermont, uno de los estados más afectados por la heroína, solo un 30% de las víctimas de sobredosis que reciben naloxone son conducidos a salas de emergencia, dijo Michael Leyden, subdirector estatal de emergencias.

Cuando la policía, los paramédicos y afines suministran el antídoto, agregó, es mucho más probable que busquen ayuda médica más adelante. En Vermont y otros sitios, particularmente en el nordeste donde los programas de distribución de naloxone están bien establecidos, es cuando se concreta el tratamiento.

—Un programa piloto anunciado en octubre en el condado de Camden suministrará fondos para que 50 personas se sometan a desintoxicación y obtengan plazas en una clínica de metadona.

—En Rhode Island, los adictos en recuperación entrenados como asesores trabajan en salas de emergencia para ayudar a los pacientes a someterse a tratamiento.

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments