Liberan a un funcionario de la ONU secuestrado por disidentes de las FARC en Colombia

Disidentes de las FARC liberaron este miércoles a un funcionario de Naciones Unidas a quien secuestraron el 3 de mayo, cuando trabajaba en el departamento de Guaviare, suroeste de Colombia, informó el organismo internacional.

"Agradecemos mucho la decisión de liberarlo sin daño (alguno). Está en buenas condiciones", dijo a la AFP la directora del Centro de Información de la ONU, Helene Papper, sobre la liberación del colombiano Herledy López.

"Estamos ahora mismo haciendo toda la logística para trasladarlo a Bogotá", agregó la responsable, quien agradeció "al gobierno, a las autoridades locales y a las comunidades" por las gestiones realizadas para que López fuera liberado.

La liberación se produjo en la zona de Mocuare, a orillas del río Guaviare, donde López fue recogido por la infantería de Marina luego de que su esposa reportara que había sido dejado en libertad allí, relató a la prensa el mayor general Jorge Eliécer Suárez Ortiz, comandante del Ejército en la zona.

"Allá fuimos, lo recibimos, le dimos un fuerte abrazo, bienvenido a su libertad Herledy, su familia lo está esperando", le dijo Suárez Ortiz tras la liberación, según relató.

El funcionario de la oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDC) fue secuestrado cuando participaba en Barranquillita de una reunión con campesinos para promover la sustitución de cultivos ilícitos, horas antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU visitara el país en respaldo al acuerdo de paz con las FARC, que completó su desarme el martes pasado.

"Acaba de arribar aquí a (la capital departamental) San José del Guaviare, donde vamos a hacerle los exámenes de rigor, con nuestros médicos, con la psicóloga. Lo vemos que está en buen estado de salud", indicó Suárez Ortiz.

El mayor general indicó que a López ya lo acompañan otros funcionarios de la ONU y que su familia está viajando desde Bogotá a la zona para reencontrarse con él.

- "Un mensaje al gobierno" -

Tras la firma del acuerdo de paz en noviembre entre las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), principal y más antigua guerrilla del continente, y el gobierno de Juan Manuel Santos, algunos rebeldes rechazaron el pacto, entre ellos el Frente Primero, al que se responsabiliza de este rapto.

Desde entonces los disidentes, que el gobierno calcula en un 6% del total de miembros de la guerrilla, actúan como grupos armados organizados con fines principalmente económicos.

"Estas disidencias de las FARC no quieren dejar el negocio del narcotráfico, por eso se lo llevan a él secuestrado, para mandarle un mensaje al gobierno nacional de que ellos no van a permitir, me manifestaba (López), que haya progreso en esta región", contó el oficial.

"Son muchachos jóvenes y que sentían mucho temor de la presencia de nuestros soldados" en la región, añadió.

Casi 7.000 excombatientes de las FARC se concentran en 26 zonas del país, donde el martes de la semana pasada completaron su dejación de armas y avanzan en su transición a la vida civil, como prevé el pacto de paz.

La ONU mantiene una misión en Colombia, con mandato hasta septiembre, que incluye 450 observadores internacionales para certificar la dejación de armas de FARC y verificar el cese del fuego.

Colombia ha sufrido un cruento conflicto por más de medio siglo, que ha dejado más de 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y unos 7,1 millones de desplazados.

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments