Arpaio es declarado culpable de desacato a la corte

PHOENIX (AP) — La rebeldía política que hizo popular a Joe Arpaio como jefe de la policía de la zona metropolitana de Phoenix durante 24 años se le revirtió el lunes, cuando lo declararon culpable de desacato por no obedecer la orden de un juez de poner fin a sus operativos de tránsito contra inmigrantes.

Las entrevistas telefónicas y boletines noticiosos que el jefe policial empleó durante años para promover su lucha contra la inmigración ilegal tuvieron repercusiones. La jueza que lo declaró culpable mencionó las declaraciones de Arpaio de que continuaría con sus operativos a sabiendas de que no debía hacerlo.

“El acusado... anunció al mundo y sus subordinados que continuaría con sus acciones sin importar quién dispusiera lo contrario”, escribió la jueza federal Susan Bolton.

El veredicto constituye un duro revés a un político que alguna vez gozó de un fuerte apoyo por sus operativos, pero que perdió el cargo el año pasado en las urnas debido a la frustración de los electores por los problemas judiciales que generaban sus acciones y por sus llamativas prácticas, como colocar a presos en tiendas de campaña durante el calor de verano y obligarlos a vestir ropa interior rosa.

Arpaio, de 85 años, dijo a The Associated Press que no tenía comentarios por el momento sobre el veredicto, pero sus abogados dijeron que apelaría. La audiencia de sentencia está programada para el 5 de octubre. La condena máxima podría ser de seis meses, pero algunos abogados que han seguido el proceso dijeron que dudan que alguien de su edad sea encarcelado.

Los detractores afirman que el veredicto era un castigo muy merecido para alguien que había escapado a la rendición de cuentas gran parte de sus seis periodos como jefe de policía.

Lydia Guzman, una defensora de los derechos civiles de los latinos y añeja detractora de Arpaio, dijo que el jefe policial fue parcialmente responsable de la reputación de Arizona como un lugar hostil para los inmigrantes.

“Encabezó la movilización contra los inmigrantes, y los legisladores hicieron lo propio”, señaló Guzman en referencia a la ley de inmigración promulgada en 2010 en el estado. “Espero que mucho de esto desaparezca y que Arizona pueda ser de nuevo un estado normal. Desconozco cuándo ocurrirá eso”.

Los fiscales dijeron que Arpaio violó la orden dictada por otro juez en 2011 con el fin de promover su lucha contra la inmigración ilegal en su campaña de reelección de 2012. Ese juez falló después que los operativos de tránsito discriminaban a los latinos.

El jefe policial reconoció que había prolongado sus operativos por casi un año, pero insistió en que no fue intencional. También culpó a uno de sus ex abogados por no explicar adecuadamente la importancia de la orden judicial.

Bolton rechazó todos los argumentos principales de Arpaio y dijo que un abogado informó claramente a Arpaio de la orden, y que un colaborador importante leyó además una porción en voz alta al jefe policial durante una reunión con su personal.

Los abogados del jefe policial dijeron que apelarán el veredicto y afirmaron que un jurado y no un juez debió decidir la suerte jurídica de su cliente. También dijeron que Bolton violó los derechos de Arpaio al no leer el fallo en la corte.

A diferencia de otros jefes policiales que dejaron los asuntos relacionados con inmigración a las autoridades federales, Arpaio hizo cientos de arrestos de inmigrantes en operativos de tránsito y en redadas a negocios en las que sus agentes se enfocaron en los inmigrantes que usaban identificaciones falsas para conseguir empleo.

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments