Más de 250 organizaciones su unen para demandar el fin de las redadas

New Haven, CT.-

Mientras el presidente Barack Obama se mantuvo en silencio sobre las redadas de inmigración de su administración en el mensaje del Estado de la Unión, más de 250 organizaciones las condenó.

En dos cartas dirigidas al Gobierno federal, grupos de veteranos y una coalición diversa de organizaciones de todo el país reclamaron el cese inmediato de las redadas contra las familias de refugiados centroamericanos.

Muchas de las madres y los niños afectados por las redadas tienen discapacidades relacionadas con el trauma, tales como el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Como resultado, las organizaciones sostienen que los ataques violan la ley federal de discapacidad.

Diez organizaciones de servicios para veteranos y de proveedores de servicios legales para los veteranos hicieron una fuerte oposición a las redadas del gobierno en una carta enviada al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Justicia (DOJ).

Enfatizaron que “nadie entiende mejor que los veteranos los impactos profundos en la salud de la exposición al trauma y exhortaron a la Administración que modifique inmediatamente sus operaciones de control migratorio con el fin de superar el mal del TEPT y otras discapacidades relacionadas con el trauma sufrido por estos refugiados.”

Una segunda carta fue enviada a la Casa Blanca por parte de una amplia coalición de organizaciones de derechos de los discapacitados, de sindicatos, contra la violencia doméstica, religiosas y de derechos civiles, incluidos 158 que firmaron la semana pasada y una suma adicional de 83 que se unieron esta semana.

Como la carta explica, desde el 2014, miles de madres y niños han llegado a los Estados Unidos buscando refugio contra la violencia de género y de las pandillas en América Central. Las familias han viajado cientos de millas a través de condiciones peligrosas para llevar a sus hijos a un lugar seguro. Muchos han sobrevivido asalto sexual u otras formas de violencia en su pelea para rescatar a sus hijos. Como resultado de este trauma, muchos de los refugiados califican como deshabilitado bajo la Ley de Rehabilitación del 1973.

Por lo tanto, las organizaciones firmantes exigen ajustes razonables y el cese inmediato de las redadas, señalando que, “la naturaleza violenta en la que se están realizando las redadas del DHS posa un riesgo sustancial de daño adicional y la exacerbación de los síntomas traumático.”

“Como un médico que se preocupa por las víctimas de la tortura y de los Derechos Humanos, estoy profundamente preocupado por la salud y el bienestar de las mujeres centroamericanas y los niños sometidos a estas redadas de deportación,” declaró el doctor Allen Keller, profesor asociado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Nueva York y director del Programa de Bellevue/ NYU para los Sobrevivientes de Tortura. “Estas mujeres y niños fueron traumatizadas tanto en sus países de origen y luego aquí en los EU al ser detenidos en la frontera en condiciones inhumanas. Muchos de ellos están sufriendo de los efectos de este trauma, incluyendo la ansiedad, el TEPT y la depresión. Ellos son una población muy vulnerable y deben ser tratado como tal.”

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments