RSS Module

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Donald Trump está ampliando extensamente el universo de inmigrantes sin autorización a ser considerados como prioridad para ser deportados, para incluir a convictos de infracciones de tránsito e incluso sospechosos de delitos, de acuerdo con documentos del Departamento de Estado divulgados el martes.

Los documentos representan una redefinición radical de las prioridades en la aplicación de las leyes migratorias.

Los memorandos del Departamento de Seguridad Nacional, firmados por el secretario John Kelly, indican que el grupo prioritario a ser deportado incluye a todos los inmigrantes sin autorización en Estados Unidos que han sido acusados o hallados culpables de cualquier delito, incluso gente que no pasó de ser sospechosa. Esto podría incluir personas que han sido arrestados por robos menores, como robo de prendas, e infracciones menores de tránsito.

Los documentos eliminan directrices mucho más limitadas establecidas por el gobierno de Barack Obama y que se enfocaban estrictamente en inmigrantes hallados culpables de delitos graves, que representaban una amenaza a la seguridad nacional o que habían cruzado la frontera recientemente.

Los memorandos de Kelly también describen planes para aplicar una antigua pero desconocida cláusula de la Ley sobre Inmigración y Nacionalidad en Estados Unidos, que permite al gobierno deportar a México a inmigrantes detenidos cruzando la frontera independientemente de su nacionalidad. Uno de los documentos dice que los inmigrantes deportados a México tendrían que esperar a que el proceso de deportación se cierre. Esto se aplicaría con la gente que se cree no volvería a cruzar la frontera de nuevo, indica el documento.

No está claro si es que Estados Unidos tiene la autoridad para obligar a México a aceptar extranjeros. Lo más probable es que esta cláusula sea cuestionada por defensores de los derechos civiles y funcionarios en México.

Históricamente, el gobierno ha podido repatriar rápidamente a mexicanos detenidos en la frontera pero abre procesos formales a inmigrantes de otros países, generalmente enviándolos de vuelta vía aérea. En algunos casos, esas deportaciones pueden tomar años ya que los inmigrantes pueden pedir asilo o pelear sus casos de deportación en corte.

Los memorandos no cambian las leyes estadounidenses de inmigración, pero hacen más estricta su aplicación.

El par de directrices no tienen efecto en el plan del presidente Barack Obama para los más de 750.000 dreamers. Este plan para jóvenes inmigrantes protegidos de la deportación sigue en pie, aunque los beneficiarios aún podrían ser deportados si es que cometen ciertos delitos o son considerados una amenaza a la seguridad pública o nacional, de acuerdo con el Departamento de Estado.

HEMMINGFORD, Quebec (Reuters) - La policía canadiense dijo el lunes que han fortalecido la presencia en la frontera de Quebec y las autoridades fronterizas han creado un centro temporal de refugiados para procesar a un creciente número de solicitantes de asilo provenientes desde Estados Unidos.

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA, por su sigla en inglés) dijo en una rueda de prensa que convirtió un sótano desocupado en un centro de procesamiento de solicitudes de asilo. Tanto la agencia como la Real Policía Montada de Canadá están reasignando personal de otras instalaciones en la provincia para enfrentar la creciente demanda.

La CBSA dijo que la cantidad de personas que ha presentado solicitudes de refugio en los pasos fronterizos de Quebec con Estados Unidos aumentó a más del doble entre 2015 y 2016. El mes pasado, 452 hicieron la petición frente a las 137 de enero del 2016, dijo la agencia.

El mayor flujo está exigiendo a la policía, al gobierno federal y a los recursos comunitarios de la provincia de Manitoba, donde las personas llegan congeladas después de horas de caminar en condiciones de frío extremo después de que los taxis las dejan a metros de la frontera de Estados Unidos con Quebec, dijo la agencia fronteriza.

"Es conmovedor, y no somos insensibles a eso", dijo Bryan Byrne, comandante de destacamento Champlain de la Policía Montada, a periodistas cerca de la frontera. "Algunas de estas personas tuvieron un largo viaje. Algunos no están vestidos para el clima de aquí", agregó.

Los solicitantes de asilo cruzan ilegalmente al país debido a que bajo un acuerdo entre Ottawa y Washington, Canadá devuelve a Estados Unidos a los refugiados que presentan solicitudes en puestos fronterizos. Amnistía Internacional y otros grupos están presionando al Gobierno para que abandone el pacto debido a las duras medidas del presidente estadounidense, Donald Trump, contra los inmigrantes.

La policía detiene a las personas que cruzan la frontera y las lleva a un interrogatorio en la oficina de la CBSA en Lacolle, Quebec. Luego las identifica y comprueba que no sean una amenaza ni que transporten contrabando.

El lunes, la ciudad de Montreal, Quebec, votó a favor de declararse "ciudad santuario", convirtiéndose en la cuarta ciudad de Canadá que protege a los inmigrantes indocumentados y les brida servicios.

WASHINGTON (Reuters) - En un test anticipado para el presidente de Estados Unidos Donald Trump, China casi ha finalizado la construcción de casi dos docena de estructuras en islas artificiales del mar de China Meridional que parecen diseñadas para albergar misiles tierra aire de largo alcance, dijeron a Reuters dos responsables de Estados Unidos.

Su desarrollo probablemente implique preguntas sobre si Estados Unidos responderá y cómo, dada su promesa de tomar una línea dura frente a China en la región del mar de China Meridional.

China reclama casi todas las aguas en disputa, por las que pasan un tercio del tráfico marítimo mundial. Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam también tienen sus propias reclamaciones. La administración de Trump declaró ilegal la construcción china en el mar.

La construcción de hormigón con tejados móviles en varios arrecifes de unas disputadas islas en las que China ya ha construido pistas de aterrizaje de longitud militar, podría considerarse una escalada militar, dijeron los responsables de Estados Unidos en los últimos días, hablando bajo condición de anonimato.

"No es que los chinos construyan algo en el mar de China Meridional sólo por construir, y esas estructuras se parecen a otras que albergan baterías SAM, así que la conclusión lógica es que son para eso", dijo un responsable de inteligencia estadounidense, en referencia a misiles tierra-aire.

Otro responsable dijo que las estructuras parecían tener 20 metros de largo y 10 de alto.

Un portavoz del Pentágono dijo que Estados Unidos seguía comprometido con la "no militarización de mar de China Meridional" e instó a todas las partes a tomar acciones en línea con las leyes internacionales.

En Beijing, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino Geng Shuang dijo el miércoles que conocía el asunto, aunque no dijo si China planeaba colocar misiles en los arrecifes.

"Que China lleve a cabo actividades normales de construcción en su propio territorio, entre ellas desplegar instalaciones necesarias y adecuadas de defensa del territorio, es normal bajo la legislación internacional", dijo a periodistas.

En su confirmación ante el Senado el mes pasado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, provocó la ira de China cuando dijo que a Beijing se le debería denegar el acceso a las islas que está construyendo en la zona.

Tillerson suavizó su lenguaje después y Trump redujo más las tensiones al prometer que cumpliría la política de una sola China en una llamada telefónica con el presidente chino Xi Jinping.

WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump se ha visto vapuleado por una tormenta de tropiezos y controversias, pero hay otra crisis sigilosamente en ciernes: la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo sobre el presupuesto y se produzca un cierre de organismos públicos.

El proyecto de gastos probablemente superará el billón de dólares, y podría caer víctima de las controversias en torno al plan de Trump de construir un muro en la frontera con México y en torno a una extraordinaria solicitud de gastos del Pentágono.

Aunque faltan varias semanas para que venza el plazo, el tema podría convertirse en un agrio enfrentamiento para Trump y para los republicanos en el Congreso.

A pesar de que los republicanos tienen mayoría en el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, el presupuesto no se podrá aprobar sin los votos de los demócratas. Y cualquier propuesta que satisfaga a los demócratas y a su nuevo líder, el senador por Nueva York Chuck Schumer, con certeza irritará al ala más derechista de los republicanos.

Por ahora, Schumer se ha mostrado cauteloso.

"Tendremos que esperar a ver lo que ocurre", dijo Schumer. "Espero que no llenen el presupuesto con cosas innecesarias".

El tema de discordia es la ley anual necesaria para aprobar los egresos que financian las entidades y dependencias públicas. El proceso de aprobación -- una tarea postergada desde el año pasado a pedido de los mismos republicanos -- es complicado incluso en épocas de gobiernos eficientes en Washington. Pero hoy en día la polarización ha atrofiado a la capital, y el tema se complica aun más debido a una solicitud de 18.000 millones de dólares para el Pentágono, y debido al dinero que Trump ha pedido para la construcción del muro.

Durante años, eran los republicanos los que necesitaban de la firma del entonces presidente Barack Obama, y de los votos de legisladores demócratas, para superar la reticencia del movimiento derechista conocido como Tea Party.

La elección de Trump ha trastrocado el equilibrio de poderes en Washington, pero la mayoría republicana en el Senado — donde se necesitan 60 votos para aprobar la mayoría de las propuestas -- es en realidad débil. Algunos legisladores conservadores están exigiendo recortes presupuestarios para contrarrestar los nuevos gastos para el Pentágono y para el muro fronterizo.

"Si súbitamente cambiamos de posición y dejamos de preocuparnos por los gastos, seremos unos hipócritas", dijo Raul Labrador, representante republicano por Idaho y militante del movimiento Tea Party. "Yo no voy a votar por algo que vaya a incrementar los gastos sin buscar la manera de compensar en el futuro".

(www.neomundo.com.ar / Fuente: SINC) La NASA llevaba unos días anunciando un gran descubrimiento más allá del sistema solar y este miércoles por fin se ha dado a conocer. Un equipo internacional de astrónomos informa en la revista Nature de la existencia de siete planetas del tamaño de la Tierra transitando por delante de TRAPPIST-1, una estrella ultrafría y enana –poco más grande que Júpiter– situada a 40 años luz, en la constelación de Acuario.

"Los siete planetas tienen temperaturas (de entre 0 y 100 ºC) lo suficientemente bajas como para hacer posible la presencia de agua líquida en sus superficies", destacan los autores en su artículo, cuyo hallazgo convierte a este sistema planetario en uno de los mejores candidatos para buscar vida fuera del sistema solar. Incluso tres de los mundos se encuentran en la zona de habitabilidad de su estrella y podrían tener océanos de agua.

Si esta configuración planetaria es común, nuestra galaxia podría estar repleta de planetas como la Tierra

"Los próximos pasos serán detectar y medir la atmósfera de todos estos planetas, una tarea en la que se involucrarán equipos de todo el mundo", adelanta a Sinc Didiier Queloz, coautor del trabajo e investigador del Observatorio de Ginebra, quien explica: "Las enanas ultrafrías –muy comunes en la Vía Láctea–, con planetas rocosos en tránsito, son los únicos objetivos para los que tenemos la capacidad técnica necesaria para estudiar sus atmósferas".

"TRAPPIST-1 es el primer objetivo, pero espero que se encuentren otros sistemas planetarios parecidos ya que los estudios estadísticos señalan que pueden ser bastante frecuentes", añade Queloz, una valoración con la que coincide el astrónomo holandés Ignas Snelen, que también comenta en Nature el descubrimiento del sistema planetario séptuple: "Si esta configuración es común, nuestra galaxia podría estar repleta de planetas como la Tierra".

El hallazgo actual es fruto de otro anterior. En mayo de 2016, el investigador Michaël Gillon del instituto STAR de la Universidad de Lieja (Bélgica) y su equipo ya anunciaron la detección de tres exoplanetas en la estrella TRAPPIST-1, rebautizada así por el TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope (TRAPPIST, en Chile) que se usó para las observaciones.

Motivados por este descubrimiento, los autores organizaron una compaña global de monitorización fotométrica, mediante telescopios terrestres y espaciales, para detectar los tránsitos de los planetas por delante de su estrella, cuyo brillo se debilita ligeramente cada vez que esto sucede.

Con todos estos instrumentos pudieron identificar las señales de los siete planetas de TRAPPIST-1 (etiquetados como b, c, d, e, f, g y h) y algunas de sus características, como el tamaño. Así se descubrió que este sistema es el que cuenta con más planetas de dimensiones similares a la Tierra. Los más grandes son g y b (un 10% mayores que el nuestro), y los más pequeños, d y h (un 25% menores).

Sus periodos orbitales son de 1,51, 2,42, 4,04, 6,06, 9,1 y 12.35 días respectivamente, desde el más interno al externo. Puede parecer poco tiempo, pero hay que tener en cuenta que la estrella es del tamaño de Júpiter, mucho más pequeña que nuestro Sol, por lo que su fuerza de atracción también es mucho menor y los planetas tardan poco en completar su órbita.

Respecto a su composición, los científicos piensan que estos exoplanetas, al menos seis de ellos, son rocosos y con una masa parecida a la Tierra. Además se sitúan en zonas templadas. El hecho de que TRAPPIST-1 sea una estrella enana roja muy fría implica que la energía que proporciona a sus planetas es parecida a la recibida por los interiores de nuestro sistema solar. De hecho, c, d y f reciben cantidades de energía similares a las de Venus, la Tierra y Marte, respectivamente.

El presidente de EEUU, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva para la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, mismo que México “pagará de una u otra forma”, aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Trump también aseguró a la cadena ABC que en cuestión de meses comience la construcción de un muro  y que los planes para levantarlo ya están en marcha, según extractos de una entrevista.

Trump dijo al canal de televisión que si bien los contribuyentes estadounidenses tendrán que financiar inicialmente el muro, al final México tendrá que pagar por él. Las negociaciones para el reembolso comenzarán “relativamente pronto”, agregó.

Sean Spicer, el secretario de prensa de la Casa Blanca informó en conferencia que la construcción del muro para asegurar la frontera y evitar que entren migrantes ilegales y drogas “es algo de sentido común”.

El funcionario dijo que con el muro el Departamento de Seguridad Nacional tendrá herramientas para detener la inmigración ilegal “los estadounidenses son quienes deciden quién puede o no entrar a este país”.

Spicer también dijo que el gobierno federal dejará de dar recursos a las Ciudades Santuario que apoyan a los migrantes no presentándolos ante las autoridades.

“Se van a hacer cumplir las leyes”, dijo Spicer.

El paquete de medidas también deberá imponer severas restricciones al programa de aceptación de refugiados, tal como lo había prometido durante la campaña electoral.

El nuevo mandatario había llegado a proponer la suspensión total de la llegada de refugiados musulmanes al país.

Con esto, Trump cumple una de sus principales promesas de campaña, la de hacer más estrictas las políticas migratorias de Estados Unidos, lo que incluye reforzar la seguridad de la frontera con México frenando la migración con la construcción del muro.

Trump también dijo que sería México quien pagaría por su construcción, primero será financiado con recursos de EU a través de un proyecto de ley de gastos aprobados por el Congreso; dinero que devolverá México después.

Desde el anuncio de Trump, el gobierno mexicano ha afirmado que no pagará por el muro. El canciller Luis Videgaray dijo en días pasados que por “dignidad” México nunca daría dinero para el muro.

SEÚL, Corea del Sur (AP) — El diplomático norcoreano de mayor jerarquía que haya huido del país dijo el miércoles en Corea del Sur que decidió huir el año pasado para que sus hijos no llevaran una vida "miserable" en el Norte.

Thae Yong Ho, exministro de la embajada norcoreana en Londres, dijo a la prensa que tuvo la fortuna de poder llevar a sus dos hijos Londres, a diferencia de otros diplomáticos norcoreanos obligados a dejar a algunos de sus hijos en el país como "rehenes".

Cuando sus hijos, que ahora tienen 20 y 27 años, conocieron la vida en Gran Bretaña, empezaron a preguntar por qué Corea del Norte prohibía el internet o ejecutaba gente sin el debido proceso legal, dijo.

Thae dijo que como diplomático tenía el privilegio de acceder a la información y decidió hablar francamente con sus hijos acerca de Corea del Norte. Decidió que llevarían una vida "miserable" en el país ahora que conocían la verdad.

Según Thae, antes de huir a Corea del Sur les dijo a sus hijos que iba a "cortar las cadenas de la esclavitud y ustedes serán hombres libres".

Aseguró que sus hijos son felices y "ahora experimentan la verdadera sensación de libertad" en Corea del Sur.

Thae dijo que otro motivo de su deserción fue que el líder norcoreano Kim Jong Un lo decepcionó. Inicialmente sintió esperanzas con Kim, pero cayó en la "desesperación" al ver cómo ejecutaba funcionarios sin razón justa y se empeñaba en fabricar armas nucleares.

Kim, quien se cree tiene unos 30 años, asumió en 2011 tras la muerte de su padre. Desde entonces ha ordenado una serie de ejecuciones, purgas y destituciones, todas de gran repercusión, en un intento, según analistas del exterior, de consolidarse en el poder. Su programa nuclear ha generado duras sanciones internacionales para el país.

Thae es el diplomático norcoreano de mayor jerarquía que deserta a Corea del Sur. En 1997, el embajador norcoreano a Egipto huyó a Estados Unidos.

Corea del Norte ha calificado a Thae de "escoria humana", lo ha acusado de malversación de fondos estatales y otros crímenes.

ALBUQUERQUE, New Mexico, EE.UU. (AP) — Una nueva propuesta de ley evitaría que las agencias policiales de New Mexico hagan cumplir leyes federales de inmigración, y convertiría a la entidad con el mayor porcentaje de residentes hispanos en un "estado santuario".

Según la propuesta de ley presentada por la representante estatal demócrata Patricia Roybal Caballero, los departamentos de policía de New Mexico tendrían prohibido cooperar con agentes federales en la deportación de inmigrantes que vivan ilegalmente en el país.

Además, la medida prohibiría que las agencias de New México reciban "fondos, equipo, personal u otros recursos federales para el propósito de detectar o aprehender" a esos inmigrantes.

"Esta propuesta de ley se centra en proteger a nuestras familias inmigrantes trabajadoras y asegurarse de que nuestras agencias del orden se pueden concentrar en proteger a nuestras comunidades de los delitos violentos, en lugar de separar familias", dijo Roybal Caballero. "Ahora que tenemos una amenaza a los valores de nuestro estado en la Casa Blanca, debemos hacer todo lo posible para mantener a nuestras familias juntas y fuertes".

La propuesta se produce en momentos en que varias ciudades y pueblos en New Mexico se han declarado santuarios para inmigrantes que viven ilegalmente en el país. Muchos activistas han presionado a ciudades y pueblos en ese sentido en medio de incertidumbre generada por la presidencia de Donald Trump.

El nuevo presidente prometió en su campaña construir un muro a lo largo de la frontera con México y crear una "fuerza de deportación".

Se prevé que legislaturas estatales controladas por demócratas promulguen medidas similares en desafío a Trump.

Pero la suerte de la legislación de estado santuario promovida por Roybal Caballero no está clara, incluso en New Mexico, donde los inmigrantes pueden asistir a universidades estatales y solicitar becas del estado sin tener que demostrar su estadía legal.

Los demócratas controlan ambas cámaras de la legislatura estatal, pero la gobernadora es republicana.

"Aunque no hemos revisado la legislación, la posición de la gobernadora en este asunto ha sido clara siempre", dijo Michael Lonergan, vocero de la gobernadora Susana Martinez.

Lonergan dijo que las opiniones de la gobernadora han sido formadas por más de 20 años como fiscal en un distrito fronterizo. "No se trata de inmigración — se trata de seguridad pública", dijo.

A las pocas semanas de asumir el cargo en el 2011, Martinez firmó una orden ejecutiva que rescindió el estatus de santuario para inmigrantes que viven ilegalmente en el país y cometen delitos en New Mexico.

Roybal Caballero es la tesorera nacional de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos, la organización de derechos civiles de los hispanos más vieja en el país.

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump advierte que está dispuesto a "enviar a los Federales" a Chicago si esta ciudad no reduce las cifras de homicidios.

Trump tuiteó: "Si Chicago no resuelve la horrible 'carnicería' en curso, 228 tiroteos en 2017 con 42 muertes (24% más que en 2016), ¡mandaré a los Federales!"

El jefe de policía de Chicago, Eddie Johnson, respondió poco después: "El Departamento de Policía de Chicago está más que dispuesto a trabajar con el gobierno federal para aumentar nuestras colaboraciones con el DOJ (Departamento de Justicia), FBI, DEA y ATF (Oficina de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego) y elevar las tasas de enjuiciamiento de delitos con armas de fuego en Chicago".

El alcalde Rahm Emanuel criticó a Trump por discutir el número de gente en su investidura. Emanual, un antiguo aliado político del expresidente Barack Obama, reconoció que se siente frustrado por la tasa de criminalidad de Chicago.

Trump no ha dicho en concreto qué podría hacer el gobierno federal. El sitio web de la Casa Blanca dice: "Nuestro país necesita más fuerzas de seguridad, mayor participación de la comunidad y una policía más eficaz".

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió personalmente a su sucesor, el republicano Donald Trump, que proteja a los jóvenes indocumentados que llegaron al país de niños y a los que se conoce como "dreamers" ("soñadores").

Obama le hizo esta petición al presidente electo en una de las conversaciones que ambos han mantenido para preparar la transición de poder, según fuentes legislativas demócratas con las que el todavía inquilino de la Casa Blanca se reunió y que cita el diario especializado Politico.

"Su mensaje fue: son buenos chicos que no han hecho nada malo. Eso fue sentido. Él sacó el tema", confirmó un legislador demócrata que asistió a la reunión.

El encuentro se celebró en la sede del Congreso en Washington y fue convocado por Obama para diseñar con los legisladores de su partido una estrategia a fin de defender su reforma sanitaria, conocida como "Obamacare", que Trump pretende revocar.

Los "soñadores" son los beneficiarios del programa de alivio migratorio Acción Diferida (DACA), que Obama impulsó en 2012 y que el Tribunal Supremo de Estados Unidos bloqueó el año pasado.

Unos 750.000 jóvenes que llegaron al país cuando eran menores de edad y que el programa permitió estudiar y trabajar una vez cumplidos los 18 años sin miedo a la deportación.

Trump afirmó durante la campaña electoral que esos "soñadores" serían deportados si él ganaba los comicios, igual que el resto de indocumentados que viven en el país (unos 11 millones).

Sin embargo, después de ganar las elecciones del 8 de noviembre expresó un mensaje más conciliador y dijo que la decisión que tome -que no concretó- hará que la gente esté "contenta y orgullosa".

"Los trajeron aquí muy jóvenes, han trabajado aquí, han estudiado aquí. Algunos han sido buenos estudiantes. Algunos tienen trabajos maravillosos. Y están en una tierra de nadie porque no saben lo que va a pasar", reconoció el presidente electo a la revista "Time".

Obama dijo hoy a los legisladores con los que se reunió en el Capitolio que una eventual deportación de "soñadores" sería una de las líneas rojas que provocarían su regreso a la esfera pública, lejos del habitual retiro de los expresidentes.

Para solicitar los beneficios del alivio migratorio, los jóvenes indocumentados dieron todo tipo de información personal que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tiene almacenada en una base de datos y que ahora se teme que pueda usar la Administración de Trump para deportarlos.

El secretario de Seguridad Nacional de Obama, Jeh Johnson, recordó hace poco a la Administración entrante que el Gobierno adquirió el compromiso con los solicitantes de no utilizar la información que proporcionasen para aplicar leyes migratorias.

Página 1 de 32