RSS Module

Según Vladimir Putin

MOSCÚ (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin refutó las acusaciones de que su país se entrometió en los comicios presidenciales de Estados Unidos del año pasado, y describió esos señalamientos como “ficción” de los demócratas para desviar la culpa de su derrota.

En una entrevista publicada el martes en el periódico francés Le Figaro, Putin negó que Rusia haya tenido relación con el hackeo y difusión de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata cuyo contenido puso en vergüenza al equipo de campaña de Hillary Clinton.

Las aseveraciones de la intromisión rusa fueron impulsadas por el “deseo de quienes perdieron los comicios estadounidenses de mejorar su imagen”, señaló Putin en la entrevista grabada durante su visita a Francia.

“Quieren explicarse a ellos mismos y mostrar a otros que ellos no tuvieron nada que ver, que su política era la correcta, que todo lo hicieron bien, pero que alguien del exterior les jugó sucio”, afirmó. “No es así. Simplemente perdieron y deben reconocerlo”.

“Las personas derrotadas en la votación odian reconocer que en verdad perdieron porque la persona que ganó tuvo más cercanía con la gente y una mejor comprensión de lo que la gente quería”, afirmó Putin.

Las esperanzas de Rusia de una nueva distensión con el gobierno de Donald Trump se han enfriado debido a las investigaciones del Congreso y el FBI sobre los vínculos del equipo de campaña del mandatario con Rusia.

“Rusia jamás ha estado involucrada en eso, no lo necesitamos y carece de sentido hacerlo”, señaló. “Presidentes vienen y presidentes van, pero las políticas no cambian. ¿Saben por qué? Porque el poder de la burocracia es muy fuerte”.

El gobernante ruso afirmó que coincidía con Trump en que cualquiera podría estar detrás de los hackeos contra los demócratas.

“Quizá alguien que estaba en su cama inventó algo o tal vez alguien insertó deliberadamente una USB con la firma de un ciudadano ruso o cualquier otra cosa”, señaló Putin. “Todo es posible en este mundo virtual”.

WASHINGTON.- La respuesta del presidente estadounidense, Donald Trump , no se hizo esperar. Recientemente, la cancillerAngela Merkel hizo un llamado de unión a Europa y dejó entrever que Estados Unidos ya no era el aliado que supo ser en el pasado y el republicano no se quedó callado.

A través de Twitter , su canal de comunicación favorito, Trump arremetió contra Alemania y dijo: "Tenemos un MASIVO déficit comercial con Alemania, además paga mucho menos de lo que debería por la OTAN y (la alianza) militar. Es muy malo para Estados Unidos. Esto cambiará".

El mensaje respondía la declaración de Merkel en la que destacó: "Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los otros en parte han terminando. Así lo experimenté los últimos días. Y por ello solo puedo decir: nosotros los europeos debemos tener nuestro destino en nuestras manos".

Trump lleva varios días cruzado en un debate con la canciller alemana por el superávit comercial germano y otras cuestiones.

Durante su viaje, desairó además las presiones de sus aliados del G7 para que respalde el acuerdo de París sobre el clima y reprendió a 23 de los 28 miembros de la OTAN, incluida Alemania, por "aún no pagar lo que deberían pagar" para financiar esa alianza.

Además, de acuerdo a versiones de prensa, durante una reunión con altos funcionarios europeos en Bruselas, Trump se habría quejado que "los alemanes son malos, muy malos" desde el punto de vista comercial.

Merkel había realizado en marzo una visita oficial a Washington y mantuvo una reunión con Trump en la Casa Blanca , pero a todas las luces la relación personal entre los dos líderes nunca dejó de ser helada y distante.

Las relaciones entre Washington y Berlín podrían así estar encaminándose a su peor nivel desde 2005, cuando el gobierno del entonces canciller Gerhard Schroeder criticó a Estados Unidos por la invasión a Irak.

WASHINGTON (Reuters) - El Gobierno del presidente Donald Trump ultima una revisión de política para determinar hasta qué punto revertirá el acercamiento del ex mandatario Barack Obama con Cuba y podría hacer un anuncio en los próximos días, según responsables actuales y retirados y personas familiarizadas con las discusiones.

Asesores de Trump han elaborado recomendaciones que podrían pedir un endurecimiento de algunas de las reglas sobre el comercio y los viajes que Obama relajó en su acercamiento con La Habana, pero no se prevé que rompa las relaciones diplomáticas restauradas en 2015, dijeron las fuentes.

La revisión, coordinada por el Consejo de Seguridad Nacional, se aceleraría ahora que Trump regresó de su primer viaje al extranjero desde que asumió el cargo, dijo un responsable del Gobierno, bajo condición de anonimato. La Casa Blanca no respondió a una solicitud de comentarios.

Trump amenazó en un tuit poco después de su elección en noviembre con "terminar" con el enfoque de Obama a menos que Cuba haga concesiones significativas, algo que es poco probable que el liderazgo comunista de la isla acepte.

La Casa Blanca dijo en febrero que la política relativa a Cuba estaba bajo una revisión exhaustiva y que los derechos humanos en la isla serían una parte importante de cualquier estrategia revisada.

Obama implementó sus medidas de normalización con Cuba a través de acciones ejecutivas que pasaron por alto al Congreso, y se cree que Trump podría deshacer gran parte de esas medidas con sus propios decretos.

Pero hay divisiones dentro de su Gobierno sobre hasta qué punto debe ir, especialmente teniendo en cuenta que la apertura de Obama tras más de cinco décadas de hostilidad ha creado oportunidades para las firmas estadounidenses que van desde las telecomunicaciones hasta las aerolíneas.

Algunos asesores han argumentado que Trump, un ex magnate inmobiliario que ganó la presidencia prometiendo crear empleos y generar negocios para su país, tendría dificultades para defender cualquier medida que cierre el acceso al mercado cubano.

Un grupo de 54 senadores estadounidenses reintrodujo un proyecto de ley el jueves pasado que busca derogar todas las restricciones que aún existen para viajar a Cuba, lo que revela el apoyo en el Capitolio a la distensión entre Washington y La Habana.

El Gobierno estadounidense está considerando prohibir las computadoras portátiles en la cabina de todos los vuelos internacionales ante el riesgo de atentados terroristas, lo que supondría generalizar un veto que ya existe para ocho países de Oriente Próximo y Norte de África. El secretario de Seguridad Interior, John Kelly, confirmó en una entrevista televisiva que la Casa Blanca estudia la medida, que sería un verdadero quebradero de cabeza para viajeros de todo el mundo.

"Hay una amenaza real, muchos riesgos sobre la aviación", dijo Kelly en la cadena televisiva Fox cuando le preguntaron por la cuestión. Aunque no hay "una amenaza específica ahora mismo", dijo después en la NBC, los terroristas están "obsesionados" con la idea de "derribar un avión" y las fuerzas de seguridad estadounidenses ven en la manipulación de los dispositivos electrónicos un peligro creciente. El riesgo de las computadoras portátiles fue precisamente el asunto que el presidente estadounidense, Donald Trump, abordó con el embajador ruso en la Casa Blanca, una información confidencial cuya supuesta revelación causó una gran polémica.

El pasado marzo, Washington ya decidió que las computadoras portátiles, las tabletas o las cámaras de fotos tendrían que viajar en la bodega en vuelos de aerolíneas extranjeras que enlacen con ocho países de mayoría musulmana: Egipto, Turquía, Kuwait, Qatar, Marruecos, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. La restricción no se aplicaba, según Reuters, en los vuelos que parten de Estados Unidos, sino únicamente en los que lo tienen como destino. Los teléfonos móviles y determinados artefactos médicos sí pueden, de momento, viajar con el pasajero.

Hay conversaciones con las autoridades europeas a este respecto. El Gobierno estadounidense mantuvo una reunión el pasado 17 de mayo con representantes de la Comisión y de otros siete países, para abordar la prohibición de llevar aparatos electrónicos de mayor tamaño que un móvil en la cabina del avión. Entre ellos figuraban las computadoras portátiles, tabletas, libros electrónicos o reproductores de DVD.

PANAMÁ (AP) — Panamá tomó casi con indiferencia la muerte del exdictador Manuel Antonio Noriega, que deja en el limbo la verdad sobre los cientos de crímenes cometidos durante su régimen de facto en la década de 1980.

Noriega murió la noche del lunes a los 83 años en un hospital público donde permanecía desde marzo en cuidados intensivos tras sufrir una hemorragia luego de ser sometido a una cirugía en la que se le extirpó un tumor cerebral benigno.

En general los panameños reaccionaron con desinterés al fallecimiento de Noriega pese a que, sin llegar a ser presidente, controló a su antojo el país tras su asunción en el ejército en 1983 y su expulsión a raíz de la invasión de Estados Unidos el 20 de diciembre de 1989. Su caída terminó con un periodo de control castrense del país que se extendió por 21 años.

Pero los familiares de las personas asesinadas durante su dictadura lamentaron que el anciano ex gobernante falleciera sin contar la verdad sobre esos crímenes.

“Nosotros ya lo habíamos perdonado por lo que ocurrió”, dijo telefónicamente a The Associated Press Josué Giroldi, hijo del mayor Moisés Giroldi, acribillado después de liderar una rebelión militar contra Noriega en octubre de 1989. Noriega, que era padrino de bodas de Giroldi, fue condenado en ausencia por ese crimen.

“Nunca confesó la verdad sobre esos hechos y esto sí nos deja en la zozobra para toda la vida”, agregó.

Noriega también fue condenado por la decapitación del médico guerrillero Hugo Spadafora en 1985, caso por el que Francia accedió a repatriarlo en diciembre de 2011. El exdictador pagó más de dos décadas de cárcel en Estados Unidos y Francia por narcotráfico y lavado de dinero antes de regresar a Panamá.

También enfrentaba junto a otros siete compañeros de armas un proceso por el crimen del opositor comunitario Heliodoro Portugal, quien desapareció en 1970 y cuyos restos fueron encontrados poco después de la caída de Noriega.

“Realmente muchísimas familias panameñas no van a saber qué pasó con sus seres queridos. Esto es triste porque no puede haber reconciliación ni puede haber paz si no se sabe la verdad de las cosas”, dijo a AP Patria Portugal, hija del opositor asesinado.

Muchos panameños consideraron que Noriega ya había pagado lo suficiente tras las rejas.

“Ya él había sufrido mucho”, dijo Adelina de Sánchez, una pensionada de 59 años que llegó el martes a acompañar a un familiar al hospital Santo Tomás, donde murió Noriega. “Ya pagó. ¿Qué más le podían hacer? Dios sabrá qué va a hacer con él”.

En la entrada del hospital reinaba la tranquilidad y solo un pequeño grupo de periodistas se mantenía apostado allí sin saber a ciencia cierta si el cuerpo del exdictador aún permanecía en el lugar.

Noriega ya no generaba interés político ni contaba con poder en el país. Pero sus antiguos adversarios, que incluso llegaron a visitarlo en la cárcel, sí destacaron tras su muerte lo importante que hubiera sido que aclarase algunos de los crímenes más impactantes de los que fue acusado y que marcaron a la nación centroamericana, como la decapitación de Spadafora.

No se ha brindado información oficial sobre la causa de muerte pero familiares cercanos del ex general dijeron que posiblemente fue consecuencia de la prolongada estancia hospitalaria, en la que habría estado expuesto a infecciones. Tampoco se han informado los planes del funeral.

El gobierno del presidente Juan Carlos Varela - el sexto en alcanzar el poder tras la transición a la democracia- aclaró el martes que será una semana normal de labores y que no corresponde declarar feriado por la muerte de Noriega porque fue designado jefe de gobierno en 1989 pero la justica declaró luego ilegal ese nombramiento. Panamá suele declarar el duelo nacional y feriado en los fallecimientos de expresidentes.

WASHINGTON (AP) — El departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha abierto el miércoles una oficina para víctimas estadounidenses de delitos cometidos por inmigrantes.

La oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración (VOICE por sus siglas en inglés) servirá para mantener a las víctimas informadas sobre el proceso de inmigración de los sospechosos.

Los críticos alegan que el ente es innecesario, en parte porque varios estudios han concluido que los inmigrantes tienden menos a cometer crímenes que los ciudadanos nacidos en Estados Unidos

El presidente Donald Trump anunció la oficina durante su discurso ante el Congreso el pasado febrero. Su creación forma parte también de una orden ejecutiva contra la inmigración ilegal.

El duro enfoque del republicano acerca de la entrada ilegal de personas al país fue uno de los asuntos centrales de su campaña a la Casa Blanca. La apertura de la oficina se produce mientras su gobierno destaca sus logros en vísperas de cumplir 100 días en la Casa Blanca.

WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos parecía dispuesta el miércoles a imponer límites al poder del gobierno para anular la ciudadanía estadounidense a inmigrantes por mentir durante el proceso de naturalización.

La última sesión de argumentos de la Corte Suprema, hasta su reanudación en octubre, fue particularmente animada e incluyó un duro regaño a un abogado del Departamento de Justicia por parte del juez que lleva más tiempo en la corte, y ejemplos de mentiras menores que los mismos jueces podrían decir.

El gobierno del presidente Donald Trump sostiene que incluso mentiras menores como manejar muy rápido u omitir apodos infantiles pueden conllevar a la pérdida de la ciudadanía.

El juez Anthony Kennedy dijo al abogado Robert Parker que su argumento "está degradando el valor incalculable de la ciudadanía".

El presidente de la corte John Roberts, quien muchas veces advierte sobre los amplios poderes del gobierno en casos criminales, dijo que la interpretación que hace el gobierno de las leyes migratorias podría conllevar a "abuso de la fiscalía". Los abogados del gobierno del expresidente Barack Obama tuvieron la misma opinión que sus sucesores.

La corte está considerando el caso de una serbia étnica de Bosnia a quien se le revocó la ciudadanía estadounidense por mentir sobre las circunstancias que la trajeron a Estados Unidos.

La mujer, Divna Maslenjak, y su familia recibieron estatus de refugiados en 1999 y se asentaron cerca de Akron, Ohio, en el 2000. Maslenjak se naturalizó en el 2007.

Inicialmente, dijo a funcionarios de inmigración que su esposo no había servido en las fuerzas militares serbio-bosnias. Esa fue una mentira, según reconoció ella después, y las cortes menores respaldaron el veredicto de culpabilidad que le dieron por cargos criminales. El veredicto de culpabilidad automáticamente revocó su ciudadanía, y ella y su esposo fueron deportados en octubre.

El asunto a resolver para los jueces es qué tan importantes fueron sus declaraciones falsas para su solicitud de ciudadanía. Cortes menores han estado en desacuerdo con el estándar.

Roberts trató de ilustrar la importancia de hacer distinciones entre las mentiras con un ejemplo sobre exceso de velocidad.

"Hace un tiempo atrás, tanto que ya expiró el tiempo límite para cuestiones legales, manejé a 96 kilómetros (60 millas) en zona de 88 kilómetros (55 millas) por hora", dijo Roberts, provocando risas. "No me arrestaron. Ahora, tú dices que si contesto a esa pregunta, 'No', 20 años después de que me naturalicé, tú puedes tocar a mi puerta y decir, '¿Adivina qué? Ya no eres ciudadano estadounidense'".

Parker dijo que las respuestas en los formularios y en las entrevistas podrías parecer inocuas, aun si no son ciertas. “Podría mentir sobre su peso, por decir algo.... El caso es que el Congreso específicamente abordó las falsas declaraciones bajo juramento en estos procesos. Ha especificado que es un delito mentir bajo juramento en el proceso de naturalización, aun sobre un asunto inmaterial, y ha señalado que ciertas de esas mentiras inmateriales deniegan categóricamente la naturalización”, afirmó. Parker.

Se espera que la corte decida para fines de junio sobre el caso Maslenjak vs. Estados Unidos.

SEÚL, Corea del Sur. (AP) — Componentes clave de un polémico sistema antimisiles de Estados Unidos fue instalado en Corea del Sur un día después de que Corea del Norte realizó un despliegue de poderío militar.

Las labores para terminar este mismo año con la instalación del Sistema Terminal de Defensa Aérea a Gran Altitud, THAAD por sus iniciales en inglés, ha provocado molestias en Corea del Norte, China y Rusia, que ven como una amenaza de seguridad al sistema que utiliza potentes radares.

A través de un comunicado, Corea del Sur informó el miércoles que se desplegaron partes no especificadas del THAAD. El documento indica que Seúl y Washington han presionado para que el THAAD entre en funcionamiento lo más pronto posible y pueda lidiar con la creciente amenaza nuclear y de misiles de Corea del Norte.

Se instalaron seis lanzadores, algunos misiles de intercepción y al menos un radar, reportó la agencia noticiosa surcoreana Yonhap.

Un día antes, Corea del Norte realizó ejercicios de artillería, mientras que un submarino estadounidense equipado con misiles guiados llegó a Corea del Sur.

En tanto, la Casa Blanca alista un informe extraordinario a los senadores sobre la creciente amenaza nuclear.

Los temores de que Corea del Norte celebraría el 85to aniversario de la fundación de su ejército con una prueba nuclear o el lanzamiento de un misil balístico, resultaron infundados. Pero los ejercicios fungieron como recordatorio de la amenaza que representa detrás de la frontera con Corea del Sur, un aliado estadounidense.

La zona de ejercicios militares en la ciudad de Wonsan, en la costa este, involucró entre 300 y 400 piezas de artillería, reportó Yonhap. Un funcionario del ministerio de Defensa de Seúl no pudo confirmar los detalles.

La prensa oficial de Corea del Norte reportó la mañana del miércoles que el líder Kim Jong Un observó en persona los ejercicios militares, entre los que se reporta se incluyeron ataques con torpedos de submarino hacia falsos buques enemigos "mientras que los aviones de combate y bombarderos volaron a nivel de mar para arrojar bombas a sus objetivos", destacó la Agencia de Noticias Korean Central.

El presidente Donald Trump ha enviado más recursos militares a la región para mostrar su poderío, a la vez que depende de China para ejercer una presión económica en su aliado. El presidente de China, Xi Jinping, quien habló el lunes con Trump, exhortó tanto a Pyongyang como a Washington a que muestren prudencia.

En Washington, altos funcionarios del gobierno de Trump darán el miércoles un informe al pleno del Senado. El acelerado paso de las pruebas de armas por parte de Corea del Norte en el último año, ha llevado a la autoritaria nación de Kim Jong Un a estar cerca de desarrollar un misil con capacidad nuclear que pueda llegar a Estados Unidos continental.

El senador republicano Lindsey Graham expresó el martes su optimismo de que Trump no permitirá que Corea del Norte llegue a ese punto. Graham, experto en defensa, cenó con Trump la noche del lunes, y dijo que Corea del Norte no debe subestimar la determinación del presidente.

"Posiblemente estamos en una de las situaciones más desafiantes desde la crisis de los misiles cubanos", dijo el senador John McCain, otro republicano que cenó con Trump.

Apesar de los sonados tropiezos de los primeros meses de su gobierno, sobre todo con el plan de salud y la política inmigratoria, el president Donald Trump está metódicamente cumpliendo muchas de sus promesas y destrozando el legado de Barack Obama.

No le está resultando fácil. Falló en su primer intento de anular el plan de salud, que permanece como el logro más reconocido del gobierno de Obama, y
sus iniciativas en el terreno de la inmigración fueron bloqueadas por jueces. Pero los resultados en otros terrenos fueron más alentadores.

Cambio climático

Trump emitió la semana pasada una orden ejecutiva que echa por tierra los esfuerzos de Obama por contener el calentamiento global. La orden puso en marcha una revisión de la política de Obama destinada a reducir las emisiones de dióxido de carbono a partir de la restricción de las emisiones de gases de efecto invernadero en plantas eléctricas que funcionan con carbón. También dejó sin efecto la prohibición de conceder nuevos arrendamientos para minado de carbón en tierras federales vigente desde hacía 14 meses. El gobierno de Obama había congelado esos arrendamientos por tres años en el 2016.

La orden ejecutiva abarca una serie de normas de la era de Obama, incluido el requisito de tomar en cuenta el "costo social" de las emisiones de carbono al tomar medidas regulatorias.

Privacidad de la internet

Trump sancionó una ley que bloquea las medidas para proteger la privacidad online tomadas en los últimos meses del gobierno de Obama. Es un primer paso con miras a despejar el camino para que los proveedores de internet puedan vender la información sobre los hábitos de sus clientes. Los detractores de la medida decían que era costoso implementarla, impedía las innovaciones y determinaba ganadores y perdedores entre las empresas de internet.

Aborto / Planificación familiar

Se espera que Trump anule otra medida de Obama que impide a los estados retener fondos federales para afiliados de la organización Planned Parenthood y otras clínicas que ofrecen abortos. La medida fue aprobada por el Senado por 51-50, después de que el vicepresidente Mike Pence emitiese el voto decisivo.

Oleoducto Keystone XL

Trump dio luz verde para un proyecto que había sido frenado por Obama hacía 18 meses. Sostuvo que el oleoducto, que transportará petróleo desde Canadá a Estados Unidos, beneficiará los interesas nacionales de Estados Unidos. Obama había dicho que no.

Trump afirma que el proyecto reducirá costos y la dependencia del petróleo extranjero, al tiempo que creará miles de puestos de trabajo. Obama sostuvo que minará la credibilidad de Estados Unidos en los esfuerzos internacionales por combatir el cambio climático.

Oleoducto Dakota Acces

Bajo Obama se frenó la construcción de un oleoducto que según los indios nativos amenaza sus fuentes de agua y sus  sitios culturales. El proyecto fue revivido por Trump.

EL CAIRO (Reuters) - Estado Islámico dijo que Estados Unidos se está hundiendo y que el país "es gobernado por un idiota".

En los primeros comentarios oficiales del grupo sobre Donald Trump desde que el republicano llegara a la Casa Blanca, el portavoz Abi al-Hassan al-Muhajer dijo: "Estados Unidos se ha hundido y no hay quien lo salve y se ha convertido en presa de los soldados del califato en cada rincón del planeta".

"No hay mayor evidencia que el hecho que está siendo gobernado por un idiota que no sabe lo que es Siria o Irak o el Islam".

Trump ha dicho que derrotar al EI es una prioridad de su presidencia. Las fuerzas respaldadas por Estados Unidos luchan por recuperar dos grandes ciudades que están en manos del grupo islamista: Mosul en Irak y Raqqa en Siria.

Página 1 de 33