RSS Module

Nacional (168)

Según Vladimir Putin

MOSCÚ (AP) — El presidente ruso Vladimir Putin refutó las acusaciones de que su país se entrometió en los comicios presidenciales de Estados Unidos del año pasado, y describió esos señalamientos como “ficción” de los demócratas para desviar la culpa de su derrota.

En una entrevista publicada el martes en el periódico francés Le Figaro, Putin negó que Rusia haya tenido relación con el hackeo y difusión de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata cuyo contenido puso en vergüenza al equipo de campaña de Hillary Clinton.

Las aseveraciones de la intromisión rusa fueron impulsadas por el “deseo de quienes perdieron los comicios estadounidenses de mejorar su imagen”, señaló Putin en la entrevista grabada durante su visita a Francia.

“Quieren explicarse a ellos mismos y mostrar a otros que ellos no tuvieron nada que ver, que su política era la correcta, que todo lo hicieron bien, pero que alguien del exterior les jugó sucio”, afirmó. “No es así. Simplemente perdieron y deben reconocerlo”.

“Las personas derrotadas en la votación odian reconocer que en verdad perdieron porque la persona que ganó tuvo más cercanía con la gente y una mejor comprensión de lo que la gente quería”, afirmó Putin.

Las esperanzas de Rusia de una nueva distensión con el gobierno de Donald Trump se han enfriado debido a las investigaciones del Congreso y el FBI sobre los vínculos del equipo de campaña del mandatario con Rusia.

“Rusia jamás ha estado involucrada en eso, no lo necesitamos y carece de sentido hacerlo”, señaló. “Presidentes vienen y presidentes van, pero las políticas no cambian. ¿Saben por qué? Porque el poder de la burocracia es muy fuerte”.

El gobernante ruso afirmó que coincidía con Trump en que cualquiera podría estar detrás de los hackeos contra los demócratas.

“Quizá alguien que estaba en su cama inventó algo o tal vez alguien insertó deliberadamente una USB con la firma de un ciudadano ruso o cualquier otra cosa”, señaló Putin. “Todo es posible en este mundo virtual”.

WASHINGTON.- La respuesta del presidente estadounidense, Donald Trump , no se hizo esperar. Recientemente, la cancillerAngela Merkel hizo un llamado de unión a Europa y dejó entrever que Estados Unidos ya no era el aliado que supo ser en el pasado y el republicano no se quedó callado.

A través de Twitter , su canal de comunicación favorito, Trump arremetió contra Alemania y dijo: "Tenemos un MASIVO déficit comercial con Alemania, además paga mucho menos de lo que debería por la OTAN y (la alianza) militar. Es muy malo para Estados Unidos. Esto cambiará".

El mensaje respondía la declaración de Merkel en la que destacó: "Los tiempos en los que nos podíamos fiar completamente de los otros en parte han terminando. Así lo experimenté los últimos días. Y por ello solo puedo decir: nosotros los europeos debemos tener nuestro destino en nuestras manos".

Trump lleva varios días cruzado en un debate con la canciller alemana por el superávit comercial germano y otras cuestiones.

Durante su viaje, desairó además las presiones de sus aliados del G7 para que respalde el acuerdo de París sobre el clima y reprendió a 23 de los 28 miembros de la OTAN, incluida Alemania, por "aún no pagar lo que deberían pagar" para financiar esa alianza.

Además, de acuerdo a versiones de prensa, durante una reunión con altos funcionarios europeos en Bruselas, Trump se habría quejado que "los alemanes son malos, muy malos" desde el punto de vista comercial.

Merkel había realizado en marzo una visita oficial a Washington y mantuvo una reunión con Trump en la Casa Blanca , pero a todas las luces la relación personal entre los dos líderes nunca dejó de ser helada y distante.

Las relaciones entre Washington y Berlín podrían así estar encaminándose a su peor nivel desde 2005, cuando el gobierno del entonces canciller Gerhard Schroeder criticó a Estados Unidos por la invasión a Irak.

El Gobierno estadounidense está considerando prohibir las computadoras portátiles en la cabina de todos los vuelos internacionales ante el riesgo de atentados terroristas, lo que supondría generalizar un veto que ya existe para ocho países de Oriente Próximo y Norte de África. El secretario de Seguridad Interior, John Kelly, confirmó en una entrevista televisiva que la Casa Blanca estudia la medida, que sería un verdadero quebradero de cabeza para viajeros de todo el mundo.

"Hay una amenaza real, muchos riesgos sobre la aviación", dijo Kelly en la cadena televisiva Fox cuando le preguntaron por la cuestión. Aunque no hay "una amenaza específica ahora mismo", dijo después en la NBC, los terroristas están "obsesionados" con la idea de "derribar un avión" y las fuerzas de seguridad estadounidenses ven en la manipulación de los dispositivos electrónicos un peligro creciente. El riesgo de las computadoras portátiles fue precisamente el asunto que el presidente estadounidense, Donald Trump, abordó con el embajador ruso en la Casa Blanca, una información confidencial cuya supuesta revelación causó una gran polémica.

El pasado marzo, Washington ya decidió que las computadoras portátiles, las tabletas o las cámaras de fotos tendrían que viajar en la bodega en vuelos de aerolíneas extranjeras que enlacen con ocho países de mayoría musulmana: Egipto, Turquía, Kuwait, Qatar, Marruecos, Jordania, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos. La restricción no se aplicaba, según Reuters, en los vuelos que parten de Estados Unidos, sino únicamente en los que lo tienen como destino. Los teléfonos móviles y determinados artefactos médicos sí pueden, de momento, viajar con el pasajero.

Hay conversaciones con las autoridades europeas a este respecto. El Gobierno estadounidense mantuvo una reunión el pasado 17 de mayo con representantes de la Comisión y de otros siete países, para abordar la prohibición de llevar aparatos electrónicos de mayor tamaño que un móvil en la cabina del avión. Entre ellos figuraban las computadoras portátiles, tabletas, libros electrónicos o reproductores de DVD.

WASHINGTON (AP) — El departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos ha abierto el miércoles una oficina para víctimas estadounidenses de delitos cometidos por inmigrantes.

La oficina de Enlace para Víctimas de Crímenes por Inmigración (VOICE por sus siglas en inglés) servirá para mantener a las víctimas informadas sobre el proceso de inmigración de los sospechosos.

Los críticos alegan que el ente es innecesario, en parte porque varios estudios han concluido que los inmigrantes tienden menos a cometer crímenes que los ciudadanos nacidos en Estados Unidos

El presidente Donald Trump anunció la oficina durante su discurso ante el Congreso el pasado febrero. Su creación forma parte también de una orden ejecutiva contra la inmigración ilegal.

El duro enfoque del republicano acerca de la entrada ilegal de personas al país fue uno de los asuntos centrales de su campaña a la Casa Blanca. La apertura de la oficina se produce mientras su gobierno destaca sus logros en vísperas de cumplir 100 días en la Casa Blanca.

WASHINGTON (AP) — La Corte Suprema de Estados Unidos parecía dispuesta el miércoles a imponer límites al poder del gobierno para anular la ciudadanía estadounidense a inmigrantes por mentir durante el proceso de naturalización.

La última sesión de argumentos de la Corte Suprema, hasta su reanudación en octubre, fue particularmente animada e incluyó un duro regaño a un abogado del Departamento de Justicia por parte del juez que lleva más tiempo en la corte, y ejemplos de mentiras menores que los mismos jueces podrían decir.

El gobierno del presidente Donald Trump sostiene que incluso mentiras menores como manejar muy rápido u omitir apodos infantiles pueden conllevar a la pérdida de la ciudadanía.

El juez Anthony Kennedy dijo al abogado Robert Parker que su argumento "está degradando el valor incalculable de la ciudadanía".

El presidente de la corte John Roberts, quien muchas veces advierte sobre los amplios poderes del gobierno en casos criminales, dijo que la interpretación que hace el gobierno de las leyes migratorias podría conllevar a "abuso de la fiscalía". Los abogados del gobierno del expresidente Barack Obama tuvieron la misma opinión que sus sucesores.

La corte está considerando el caso de una serbia étnica de Bosnia a quien se le revocó la ciudadanía estadounidense por mentir sobre las circunstancias que la trajeron a Estados Unidos.

La mujer, Divna Maslenjak, y su familia recibieron estatus de refugiados en 1999 y se asentaron cerca de Akron, Ohio, en el 2000. Maslenjak se naturalizó en el 2007.

Inicialmente, dijo a funcionarios de inmigración que su esposo no había servido en las fuerzas militares serbio-bosnias. Esa fue una mentira, según reconoció ella después, y las cortes menores respaldaron el veredicto de culpabilidad que le dieron por cargos criminales. El veredicto de culpabilidad automáticamente revocó su ciudadanía, y ella y su esposo fueron deportados en octubre.

El asunto a resolver para los jueces es qué tan importantes fueron sus declaraciones falsas para su solicitud de ciudadanía. Cortes menores han estado en desacuerdo con el estándar.

Roberts trató de ilustrar la importancia de hacer distinciones entre las mentiras con un ejemplo sobre exceso de velocidad.

"Hace un tiempo atrás, tanto que ya expiró el tiempo límite para cuestiones legales, manejé a 96 kilómetros (60 millas) en zona de 88 kilómetros (55 millas) por hora", dijo Roberts, provocando risas. "No me arrestaron. Ahora, tú dices que si contesto a esa pregunta, 'No', 20 años después de que me naturalicé, tú puedes tocar a mi puerta y decir, '¿Adivina qué? Ya no eres ciudadano estadounidense'".

Parker dijo que las respuestas en los formularios y en las entrevistas podrías parecer inocuas, aun si no son ciertas. “Podría mentir sobre su peso, por decir algo.... El caso es que el Congreso específicamente abordó las falsas declaraciones bajo juramento en estos procesos. Ha especificado que es un delito mentir bajo juramento en el proceso de naturalización, aun sobre un asunto inmaterial, y ha señalado que ciertas de esas mentiras inmateriales deniegan categóricamente la naturalización”, afirmó. Parker.

Se espera que la corte decida para fines de junio sobre el caso Maslenjak vs. Estados Unidos.

Apesar de los sonados tropiezos de los primeros meses de su gobierno, sobre todo con el plan de salud y la política inmigratoria, el president Donald Trump está metódicamente cumpliendo muchas de sus promesas y destrozando el legado de Barack Obama.

No le está resultando fácil. Falló en su primer intento de anular el plan de salud, que permanece como el logro más reconocido del gobierno de Obama, y
sus iniciativas en el terreno de la inmigración fueron bloqueadas por jueces. Pero los resultados en otros terrenos fueron más alentadores.

Cambio climático

Trump emitió la semana pasada una orden ejecutiva que echa por tierra los esfuerzos de Obama por contener el calentamiento global. La orden puso en marcha una revisión de la política de Obama destinada a reducir las emisiones de dióxido de carbono a partir de la restricción de las emisiones de gases de efecto invernadero en plantas eléctricas que funcionan con carbón. También dejó sin efecto la prohibición de conceder nuevos arrendamientos para minado de carbón en tierras federales vigente desde hacía 14 meses. El gobierno de Obama había congelado esos arrendamientos por tres años en el 2016.

La orden ejecutiva abarca una serie de normas de la era de Obama, incluido el requisito de tomar en cuenta el "costo social" de las emisiones de carbono al tomar medidas regulatorias.

Privacidad de la internet

Trump sancionó una ley que bloquea las medidas para proteger la privacidad online tomadas en los últimos meses del gobierno de Obama. Es un primer paso con miras a despejar el camino para que los proveedores de internet puedan vender la información sobre los hábitos de sus clientes. Los detractores de la medida decían que era costoso implementarla, impedía las innovaciones y determinaba ganadores y perdedores entre las empresas de internet.

Aborto / Planificación familiar

Se espera que Trump anule otra medida de Obama que impide a los estados retener fondos federales para afiliados de la organización Planned Parenthood y otras clínicas que ofrecen abortos. La medida fue aprobada por el Senado por 51-50, después de que el vicepresidente Mike Pence emitiese el voto decisivo.

Oleoducto Keystone XL

Trump dio luz verde para un proyecto que había sido frenado por Obama hacía 18 meses. Sostuvo que el oleoducto, que transportará petróleo desde Canadá a Estados Unidos, beneficiará los interesas nacionales de Estados Unidos. Obama había dicho que no.

Trump afirma que el proyecto reducirá costos y la dependencia del petróleo extranjero, al tiempo que creará miles de puestos de trabajo. Obama sostuvo que minará la credibilidad de Estados Unidos en los esfuerzos internacionales por combatir el cambio climático.

Oleoducto Dakota Acces

Bajo Obama se frenó la construcción de un oleoducto que según los indios nativos amenaza sus fuentes de agua y sus  sitios culturales. El proyecto fue revivido por Trump.

WASHINGTON (AP) — Funcionarios de la Casa Blanca que esperan resucitar la reforma sanitaria de la Cámara de Representantes republicana ofrecen un cambio con la esperanza de lograr el respaldo de los conservadores que la rechazaron.

El vicepresidente Mike Pence y dos altos funcionarios de la Casa Blanca se reunieron a última hora del lunes con miembros del conservador House Freedom Caucus. El secretario general de la Casa Blanca, Reince Priebus, y el jefe de presupuestos, Mick Mulvaney, asistieron también al encuentro.

Según uno de los participantes en la reunión, los funcionarios se ofrecieron a permitir que los estados soliciten al gobierno federal exenciones en los requisitos de cobertura de seguros impuestos por la reforma sanitaria del presidente Obama en 2010. Uno de ellos es que las aseguradoras no pueden retirar la cobertura a personas que enferman.

Los conservadores se quejan de que esto eleva los costos de las primas.

El participante habló bajo condición de anonimato para describir la reunión a puerta cerrada.

WASHINGTON (AP) — El gobierno de Donald Trump está ampliando extensamente el universo de inmigrantes sin autorización a ser considerados como prioridad para ser deportados, para incluir a convictos de infracciones de tránsito e incluso sospechosos de delitos, de acuerdo con documentos del Departamento de Estado divulgados el martes.

Los documentos representan una redefinición radical de las prioridades en la aplicación de las leyes migratorias.

Los memorandos del Departamento de Seguridad Nacional, firmados por el secretario John Kelly, indican que el grupo prioritario a ser deportado incluye a todos los inmigrantes sin autorización en Estados Unidos que han sido acusados o hallados culpables de cualquier delito, incluso gente que no pasó de ser sospechosa. Esto podría incluir personas que han sido arrestados por robos menores, como robo de prendas, e infracciones menores de tránsito.

Los documentos eliminan directrices mucho más limitadas establecidas por el gobierno de Barack Obama y que se enfocaban estrictamente en inmigrantes hallados culpables de delitos graves, que representaban una amenaza a la seguridad nacional o que habían cruzado la frontera recientemente.

Los memorandos de Kelly también describen planes para aplicar una antigua pero desconocida cláusula de la Ley sobre Inmigración y Nacionalidad en Estados Unidos, que permite al gobierno deportar a México a inmigrantes detenidos cruzando la frontera independientemente de su nacionalidad. Uno de los documentos dice que los inmigrantes deportados a México tendrían que esperar a que el proceso de deportación se cierre. Esto se aplicaría con la gente que se cree no volvería a cruzar la frontera de nuevo, indica el documento.

No está claro si es que Estados Unidos tiene la autoridad para obligar a México a aceptar extranjeros. Lo más probable es que esta cláusula sea cuestionada por defensores de los derechos civiles y funcionarios en México.

Históricamente, el gobierno ha podido repatriar rápidamente a mexicanos detenidos en la frontera pero abre procesos formales a inmigrantes de otros países, generalmente enviándolos de vuelta vía aérea. En algunos casos, esas deportaciones pueden tomar años ya que los inmigrantes pueden pedir asilo o pelear sus casos de deportación en corte.

Los memorandos no cambian las leyes estadounidenses de inmigración, pero hacen más estricta su aplicación.

El par de directrices no tienen efecto en el plan del presidente Barack Obama para los más de 750.000 dreamers. Este plan para jóvenes inmigrantes protegidos de la deportación sigue en pie, aunque los beneficiarios aún podrían ser deportados si es que cometen ciertos delitos o son considerados una amenaza a la seguridad pública o nacional, de acuerdo con el Departamento de Estado.

WASHINGTON (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump se ha visto vapuleado por una tormenta de tropiezos y controversias, pero hay otra crisis sigilosamente en ciernes: la posibilidad de que no se llegue a un acuerdo sobre el presupuesto y se produzca un cierre de organismos públicos.

El proyecto de gastos probablemente superará el billón de dólares, y podría caer víctima de las controversias en torno al plan de Trump de construir un muro en la frontera con México y en torno a una extraordinaria solicitud de gastos del Pentágono.

Aunque faltan varias semanas para que venza el plazo, el tema podría convertirse en un agrio enfrentamiento para Trump y para los republicanos en el Congreso.

A pesar de que los republicanos tienen mayoría en el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, el presupuesto no se podrá aprobar sin los votos de los demócratas. Y cualquier propuesta que satisfaga a los demócratas y a su nuevo líder, el senador por Nueva York Chuck Schumer, con certeza irritará al ala más derechista de los republicanos.

Por ahora, Schumer se ha mostrado cauteloso.

"Tendremos que esperar a ver lo que ocurre", dijo Schumer. "Espero que no llenen el presupuesto con cosas innecesarias".

El tema de discordia es la ley anual necesaria para aprobar los egresos que financian las entidades y dependencias públicas. El proceso de aprobación -- una tarea postergada desde el año pasado a pedido de los mismos republicanos -- es complicado incluso en épocas de gobiernos eficientes en Washington. Pero hoy en día la polarización ha atrofiado a la capital, y el tema se complica aun más debido a una solicitud de 18.000 millones de dólares para el Pentágono, y debido al dinero que Trump ha pedido para la construcción del muro.

Durante años, eran los republicanos los que necesitaban de la firma del entonces presidente Barack Obama, y de los votos de legisladores demócratas, para superar la reticencia del movimiento derechista conocido como Tea Party.

La elección de Trump ha trastrocado el equilibrio de poderes en Washington, pero la mayoría republicana en el Senado — donde se necesitan 60 votos para aprobar la mayoría de las propuestas -- es en realidad débil. Algunos legisladores conservadores están exigiendo recortes presupuestarios para contrarrestar los nuevos gastos para el Pentágono y para el muro fronterizo.

"Si súbitamente cambiamos de posición y dejamos de preocuparnos por los gastos, seremos unos hipócritas", dijo Raul Labrador, representante republicano por Idaho y militante del movimiento Tea Party. "Yo no voy a votar por algo que vaya a incrementar los gastos sin buscar la manera de compensar en el futuro".

El presidente de EEUU, Donald Trump, firmó una orden ejecutiva para la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos, mismo que México “pagará de una u otra forma”, aseguró el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Trump también aseguró a la cadena ABC que en cuestión de meses comience la construcción de un muro  y que los planes para levantarlo ya están en marcha, según extractos de una entrevista.

Trump dijo al canal de televisión que si bien los contribuyentes estadounidenses tendrán que financiar inicialmente el muro, al final México tendrá que pagar por él. Las negociaciones para el reembolso comenzarán “relativamente pronto”, agregó.

Sean Spicer, el secretario de prensa de la Casa Blanca informó en conferencia que la construcción del muro para asegurar la frontera y evitar que entren migrantes ilegales y drogas “es algo de sentido común”.

El funcionario dijo que con el muro el Departamento de Seguridad Nacional tendrá herramientas para detener la inmigración ilegal “los estadounidenses son quienes deciden quién puede o no entrar a este país”.

Spicer también dijo que el gobierno federal dejará de dar recursos a las Ciudades Santuario que apoyan a los migrantes no presentándolos ante las autoridades.

“Se van a hacer cumplir las leyes”, dijo Spicer.

El paquete de medidas también deberá imponer severas restricciones al programa de aceptación de refugiados, tal como lo había prometido durante la campaña electoral.

El nuevo mandatario había llegado a proponer la suspensión total de la llegada de refugiados musulmanes al país.

Con esto, Trump cumple una de sus principales promesas de campaña, la de hacer más estrictas las políticas migratorias de Estados Unidos, lo que incluye reforzar la seguridad de la frontera con México frenando la migración con la construcción del muro.

Trump también dijo que sería México quien pagaría por su construcción, primero será financiado con recursos de EU a través de un proyecto de ley de gastos aprobados por el Congreso; dinero que devolverá México después.

Desde el anuncio de Trump, el gobierno mexicano ha afirmado que no pagará por el muro. El canciller Luis Videgaray dijo en días pasados que por “dignidad” México nunca daría dinero para el muro.

Página 1 de 12