RSS Module

Nacional (163)

LOS ANGELES (AP) —

Todas las escuelas en el distrito escolar de Los Angeles recibieron el martes la orden de cerrar debido a un mensaje anónimo amenazante recibido por correo electrónico.

La matanza en la cercana San Bernardino —el 3 de diciembre— donde 14 personas perdieron la vida, influyó en la decisión de cerrar todas las escuelas a las cuales asisten 640.000 estudiantes, informó el superintendente Ramon Cortines.

Un funcionario del cuerpo policial dijo que la amenaza la recibió un miembro del consejo escolar vía email la tarde del lunes y parecía provenir del extranjero. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado para hablar públicamente sobre la investigación.

Las autoridades de la ciudad de Nueva York dijeron haber recibido la misma amenaza pero concluyeron que era falsa. El alcalde neoyorquino Bill de Blasio se dijo "absolutamente convencido" de que no corrían peligro los estudiantes. "No había nada creíble sobre la amenaza. Era muy estrafalaria", comentó.

El comisionado de la policía de Nueva York, William Bratton, opinó que los funcionarios de Los Angeles exageraron al decidir cerrar el segundo sistema escolar más grande del país.

Informó que el superintendente escolar recibió un email amenazante la mañana del martes. Bratton indicó que la persona que lo escribió dijo ser yihadista, pero cometió errores que dejaron en evidencia que era un bromista.

La amenaza, dijeron los funcionarios neoyorquinos, llegó en forma de un correo electrónico "genérico" a varias ciudades de la nación. En Nueva York fue recibido por un superintendente el martes temprano.

Bratton calificó el cierre de Los Angeles como "reacción excesiva" y agregó que "no podemos permitirnos aumentar los niveles de temor". Bratton fue jefe del departamento de policía de Los Angeles.

Horas después, el demócrata de mayor rango en la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes también dijo que se presumía que la amenaza era falsa.

El vocero de la Casa Blanca Josh Earnest dijo que no haría conjeturas sobre las decisiones de Los Angeles y Nueva York, pero agregó que el FBI tomó contacto con las autoridades de California.

Las autoridades de Los Angeles justificaron su medida. "Es muy fácil en retrospectiva criticar una decisión", afirmó el jefe de policía de Los Angeles en una conferencia de prensa.

Las autoridades angelinas no dieron detalles de la amenaza, al decir que todavía era analizada, pero agregaron que la medida se tomaba como exceso de precaución. Las escuelas seguirán cerradas hasta que se despeje la amenaza, que esperan sea para el final del día, indicaron las autoridades.

Las escuelas de Los Angeles con frecuencia reciben amenazas, pero el superintendente Cortines catalogó esta de inusual.

"No fue a una, dos o tres escuelas", dijo en conferencia de prensa. "Fue a varias escuelas aunque no especificadas, pero había varias escuelas. Por ese motivo tomé esta medida".

Cortines indicó que quiere que cada instalación sea revisada y le entreguen un reporte a él y al consejo escolar de que están seguras. El distrito tiene más de 900 escuelas y 187 escuelas públicas independientes de la junta escolar.

El superintendente dijo que el jefe de la policía distrital le informó de la amenaza poco antes de 5:00 de la madrugada.

"Me informó que algunos de los detalles mencionaban mochilas, hablaban de otros paquetes", dijo Cortines. No se permitirá que ningún estudiante salga solo y los líderes escolares esperarán con los niños cuyos padres no han ido a recogerlos, dijo.

El cierre sucedió el mismo día en que las clases se cancelaron en el San Bernardino Valley College por una amenaza de bomba.

 

WASHINGTON (AP) —

El presidente Barack Obama tiene programados varios eventos esta semana con el fin de calmar los ánimos de la nación ante la amenaza del terrorismo.

El presidente visitará el Pentágono y el Comando Nacional Antiterrorista, y dará alocuciones en que presentará su estrategia para derrotar al grupo Estado Islámico, tanto en el extranjero como a nivel interno.

Los eventos surgen una semana después de una alocución televisada de Obama que buscaba inspirar confianza y refutar las denuncias de sus opositores de que no ha cumplido con su tarea de proteger a la nación.

El mandatario también busca marcar un contraste con la retórica antiislámica de Donald Trump, que según la administración sólo sirve para darle argumentos al grupo Estado Islámico.

"Terroristas como el Estado Islámico están tratando de dividirnos por etnia o religión", dijo Obama en su discurso semanal. "Así es como provocan miedo, así es como consiguen reclutas".

Agregó que esta semana "avanzaremos en todos los frentes".

La campaña mediática, una semana antes de las navidades, surge en momentos de temor entre la población después de la masacre de San Bernardino, California y los ataques terroristas de París del mes pasado. Siete de cada 10 estadounidenses consideran que es probable un ataque terrorista en Estados Unidos, según una encuesta Associated Press-GfK, comparado con cinco de cada 10 en enero.

Las autoridades insisten en que no hay amenazas específicas ni confirmadas contra Estados Unidos. Pero la aparente falta de prevención ante la masacre de San Bernardino ha sembrado dudas sobre si Washington está preparado para enfrentar un ataque futuro, especialmente en épocas álgidas como el fin de año. Obama, quien el viernes sale a sus acostumbradas vacaciones en Hawaii, tuvo que interrumpir esas vacaciones en el 2009 cuando alguien trató de detonar una bomba en un avión el día de Navidad.

Obama comenzará su tanda de eventos el lunes con una inusual reunión en el Pentágono con sus jefes de seguridad nacional, seguido de una alocución sobre las medidas que se están tomando para enfrentar al EI. El vocero presidencial Josh Earnest dijo que no se anunciarán grandes cambios en la política actual.

El jueves, en el Comando Nacional Antiterrorista, que analiza contenidos de espionaje en sus instalaciones en un suburbio de Virginia, Obama hablará ante reporteros tras reunirse con sus asesores de inteligencia y seguridad. Obama recibe ese informe todos los años justo antes de las fiestas.

___

Washington, DC.-

En un intento por transmitir tranquilidad a sus ciudadanos tras el ataque terrorista que costó la vida a 14 personas en San Bernardino, California, el presidente Barack Obama compareció para asegurar que, a pesar de que la amenaza terrorista ha evolucionado, para transformarse en actos de violencia cada vez más más dirigidos, Estados Unidos “prevalecerá y conseguirá derrotar a la amenaza del Estado Islámico (EI)”.

Obama calificó el tiroteo de San Bernardino, que causó 14 muertos y 21 heridos la semana pasada, como “un acto de terrorismo” dirigido a “matar gente inocente”.

“En los últimos años la amenaza terrorista ha entrado en una nueva fase. A medida que nos hemos convertido en un Estado más eficaz para prevenir ataques multifacéticos complejos como el del 11 de septiembre de 2001, los extremistas han recurrido a menos complicados actos de violencia y a más tiroteos indiscriminados que son muy comúnes en nuestra sociedad”, dijo Obama. Además, en un nuevo llamado al Congreso, el mandatario urgió a demócratas y a republicanos a endurecer los controles para la compra y venta de armas de fuego.

“La verdad es que, sin importar lo eficaces que puedan ser nuestras agencias de inteligencia y fuerzas policiales, es prácticamente imposible que puedan identificar a todos los aspirantes a convertirse a asesinos en serie motivados por el Estado Islámico o alguna otra ideología de odio”, declaró.

La comparecencia de Obama, desde el Despacho Oval desde la Casa Blanca, le permitió reiterar que mantendrá su actual estrategia para derrotar al EI mediante una campaña de bombardeos a la que han decidido sumarse Francia, Reino Unido y Alemania.

Advirtió, sin embargo, que lo que no está dispuesto a hacer es desplegar más tropas de Estados Unidos. “No vamos a mandar a otra generación de estadunidenses para combatir y morir en suelo extranjero durante otra década”, enfatizó.

También, insistió en la importancia de evitar que esta batalla contra el yihadismo sea definida como una guerra entre Estados Unidos y el Islam. “Eso es lo que quieren los matones y asesinos del EI. Pero ellos no hablan por el Islam. Ellos sólo representan a una mínima fracción de más mil millones de musulmanes en todo el mundo. Estoy confiado en que venceremos porque estamos del lado correcto de la historia”, dijo.

 La exsecretaria de Estado es la líder indiscutible en la llamada “primaria invisible” de Estados Unios, el período en el que los aspirantes presidenciales conquistan el respaldo de figuras públicas, frente a un partido republicano donde la división es tal que los apoyos de las élites pierden valor.
Desde 1980, el aval de gobernadores y legisladores en el año previo a las elecciones presidenciales ha sido un indicador casi infalible de quién será el candidato de cada partido.

En ese área, Clinton les saca los colores a sus rivales en ambos partidos, con el apoyo de 12 gobernadores, 38 senadores, unos 140 congresistas y tres miembros del gabinete de Barack Obama. El último de ellos fue el secretario de Trabajo, Tom Pérez.

Se trata de un nivel de apoyos “sin precedentes” para un aspirante demócrata que no esté buscando la reelección, según un estudio de FiveThirtyEight, una web dedicada al periodismo de datos.

Para Allan Lichtman, autor de un sistema de predicción que ha acertado el resultado de todas las elecciones presidenciales de los últimos 30 años en el país, el respaldo a Clinton no es, sin embargo, un indicador “definitivo”.

“Los apoyos en el proceso de primarias pueden ser importantes porque te dan dinero y te dan organización, pero no son necesariamente determinantes”, dijo Lichtman, que es profesor de Historia en la American University de Washington.

“En 2008 (Clinton) no tenía tantos apoyos, pero al comienzo de las primarias ella era claramente la favorita del aparato del partido y, a pesar de todo, Obama la derrotó”, recordó.

Hasta el auge del sistema de primarias en la década de 1960, las élites de los partidos tenían un enorme control sobre el proceso de nominación de candidatos. El periodo de la “primaria invisible”, donde su respaldo puede marcar una diferencia antes de que se abran las urnas, les ha permitido conservar algo de ese poder de decisión.

El ciclo funciona así: esos apoyos “generan atención en los medios de comunicación y las cifras del candidato en las encuestas suelen subir”, según Lynn Vavreck, profesora de política en la Universidad de California en Los Ángeles.

Ese auge en los sondeos, “a su vez, genera más cobertura positiva en los medios, lo que desencadena más apoyos públicos y donaciones”, escribió Vavreck en un artículo en The New York Times.

No obstante, si otro aspirante distinto al elegido por las élites muestra “mucha fuerza en las primarias” en los primeros estados, “el aparato del partido puede cambiar su apoyo, porque le gustan los ganadores”, explicó Lichtman.

Por tanto, si el principal rival de Clinton en las primarias demócratas, Bernie Sanders, que por ahora cuenta con el apoyo de dos congresistas, ganara las primarias clave de Iowa y Nuevo Hampshire, algunas figuras públicas podrían replantearse su respaldo, agregó. 

Pero Clinton está logrando también el apoyo de muchos líderes sindicales, lo que “perjudica a Sanders” porque “los sindicatos siguen siendo el elemento organizado más importante del partido demócrata”, según Lichtman.

 

Dallas, Tx.-

Entre los votantes de ese partido que tienen títulos universitarios, Cruz va al frente con un 22%, Carson y Rubio están empatados con un 19% y Trump se sitúa en último con 18%

Los aspirantes a la presidencia de los Estados Unidos Hillary Clinton y Donald Trump por los Partidos Demócrata y Republicano, respectivamente, se vislumbran como los ganadores en las primarias para representar a su organización política en los comicios generales de noviembre del próximo año.
Mientras que la exsecretaria de Estado es la líder indiscutible en la llamada “primaria invisible” de la nación, el polémico precandidato y multimillonario magnate lidera por mucho a sus colegas republicanos que ya se han quedado rezagados.

Donald Trump nuevamente está solo en la cima del campo republicano, según la última encuesta de CNN/ORC, ya que cuenta con el apoyo de un 36% de los republicanos registrados e independientes con tendencia republicana, mientras que su competidor más cercano lo sigue 20 puntos atrás.
Tres candidatos se agrupan detrás de Trump con un porcentaje entre 12 y 16, entre ellos el senador de Texas, Ted Cruz, con un 16%; el exneurocirujano Ben Carson, con 14%, y el senador de Florida, Marco Rubio, con un 12%.

Los demás candidatos tienen el apoyo de menos del 5% de los votantes del Partido Republicano, en la contienda por la nominación presidencial del Partido Republicano.

Carson (quien bajó 8 puntos desde octubre), el exgobernador de Florida, Jeb Bush, (quien bajó 5 puntos, para un 3%) y el senador de Kentucky, Rand Paul, (quien bajó 4 puntos, para un 1%) han perdido el mayor terreno desde la última encuesta de CNN/ORC, realizada a mediados de octubre.
Cruz (quien subió 12 puntos) y Trump (quien subió 9 puntos) son los mayores beneficiarios de esos descensos. Rubio también subió un poco, ganando 4 puntos —un aumento dentro del margen de error de muestreo de la muestra— desde la última encuesta de CNN/ORC.
 

PROFUNDAMENTE DIVIDIDOS

 

Los votantes republicanos están más profundamente divididos por el nivel de educación. Entre los votantes republicanos que tienen títulos universitarios, se tiene una estrecha competencia entre los cuatro principales contendientes, con Cruz ligeramente al frente con un 22%, Carson y Rubio empatados con un 19% y Trump con un 18%.

Entre los que no tienen títulos universitarios, Trump tiene una ventaja arrolladora: 46% apoyan al empresario, en comparación con 12% para Cruz, el 11% para Carson y solo el 8% para Rubio.

Muchas otras encuestas recientes han mostrado a Trump reclamar una sólida ventaja en la cima del campo republicano, luego de varias semanas de estar casi empatado con Carson. Sin embargo, la nueva encuesta determinó que el empresario tiene un apoyo más amplio y un liderazgo más extenso que en cualquier encuesta llevada a cabo directamente por teléfono a nivel nacional desde que anunció su candidatura en junio.

La encuesta refleja el dominio de Trump sobre el resto del campo en los asuntos que los votantes consideran más importantes para ellos. Él posee amplios márgenes de ventaja sobre otros republicanos como el candidato más confiable para manejar la economía (con un 55% de apoyo para Trump, quien está 46 puntos porcentuales por encima de su competidor más cercano), el presupuesto federal (51%, un aumento de 41 puntos), la inmigración ilegal (48%, un aumento de 34 puntos), ISIS (46%, un aumento de 31 puntos) y la política exterior (30%, un aumento de 13 puntos).
En cuanto a los republicanos que consideran cada uno de estos asuntos como "extremadamente importantes" para su voto, la posición de Trump en cada asunto es aún más fuerte.

Entre los republicanos que consideran la economía como extremadamente importante, por ejemplo, 60% dice que confía en que Trump puede manejar este asunto. Entre los votantes que consideran importante la inmigración, un 55% confía en Trump para encargarse de ese asunto. En la política exterior, Trump aumentó a un 32%, y entre los que consideran el terrorismo como una cuestión extremadamente importante, el 49% dice que confía más en Trump para encargarse de ISIS.

La encuesta fue realizada antes de los tiroteos ocurridos el miércoles en San Bernardino, California, los cuales fueron perpetrados por un hombre que al parecer se había radicalizado y por su esposa.

En términos generales, alrededor de 4 de cada 10 republicanos dicen que Trump es el candidato que sería más eficaz en la solución de los problemas del país (un 42% menciona a Trump, el 14% a Carson, el 12% a Cruz y el 10% a Rubio) y que podría manejar mejor las responsabilidades de ser comandante en jefe (37% apoya a Trump, 16% a Cruz, 11% a Carson y 10% a Rubio).

La mayoría de los votantes republicanos dicen que consideran que Trump es el candidato con mejores posibilidades de ganar las elecciones generales del próximo noviembre (52% dice que Trump tiene las mejores posibilidades, en comparación con 15% que dice que Rubio, 11% que Cruz y 10% que Carson).
 

REPUBLICANOS, A FAVOR DE LAS DEPORTACIONES

En relación a la inmigración, un tema que ha sido un punto focal de la campaña de Trump, la mayoría de los estadunidenses dice que el gobierno no debe tratar de deportar a todas las personas que viven ilegalmente en el país (63%), y un porcentaje aún mayor dice que una deportación de esa magnitud no sería posible (81%). Alrededor de la mitad dice que tal esfuerzo sería perjudicial para la economía (47%), mientras que alrededor de 3 de cada 10 dicen que ayudaría (29%).

Entre los republicanos, una estrecha mayoría (53%) piensa que el gobierno debe tratar de deportar a los aproximadamente 11 millones de inmigrantes que viven actualmente en Estados Unidos de forma ilegal, pero la mayoría considera que al final no sería posible lograrlo (73%). Los republicanos son más propensos que otros a considerar que un esfuerzo de deportación sería útil para la economía (44% piensa que ayudaría, mientras que el 30% considera que perjudicaría).

Hay una marcada división entre los votantes republicanos en relación a estas cuestiones relacionadas con la deportación, entre aquellos que apoyan a Trump y quienes no lo hacen. Entre los partidarios de Trump, el 67% dice que el gobierno debe tratar de deportar a todas las personas que viven ilegalmente en el país, mientras que solo el 39% de los votantes republicanos que apoyan a otros candidatos están de acuerdo. Sin embargo, incluso entre los partidarios de Trump, la mayoría dice que no sería posible deportar a todos los que viven en Estados Unidos ilegalmente (55%).

Dallas, Tx.-

En los últimos 30 años, las estadísticas demostraron que la única forma que tiene la industria carcelaria de aumentar la cantidad de sus reos es con políticas criminales más duras

La mayor empresa de cárceles en Estados Unidos, Corrections Corporation of America (CCA), fue también la primera de esta innovadora industria.

Creada en 1983, fue ideada por Jack Massey, el mismo hombre que a fines de los años 60 fundó Hospital Corporation of America, hoy la mayor empresa de hospitales y centros de cirugía privados de Estados Unidos.

Al año siguiente, Wackenhut Corrections Corporation apareció en el mercado, una empresa que más tarde sería comprada por el Grupo Geo, la segunda compañía más grande del complejo industrial.

"La industria surgió en un contexto dominado por la mentalidad conservadora de la época de Ronald Reagan y por políticas de mano dura, que crearon la suficiente demanda para convencer a un grupo de inversionistas de que existía una oportunidad empresarial", explicó Donald Cohen, director ejecutivo de la organización In the Public Interest.

 Según Cohen las empresas comenzaron construyendo "cárceles especulativas", es decir que lo hacían pese a no tener contratos con los gobiernos locales o estatuales.

Las primeras cárceles fueron construidas en pueblos pequeños y pobres con la promesa de garantizar empleos, aumentar la recaudación y abaratar los costos que provocaba la creciente población carcelaria a los gobiernos.

Cumplían las mismas reglamentaciones que las prisiones públicas y una vez en funcionamiento estaban bajo el control de los mismos entes gubernamentales, pero, como toda empresa, su objetivo último era el lucro.

Según Cohen, desde el principio la expansión de esta industria se basó en el "cortejo a los funcionarios".

Primero fueron los municipios, luego los gobiernos de los estados, principalmente en el sur del país, cerca de la frontera con México, y finalmente, con la llegada de Bill Clinton a la Casa Blanca, el Estado nacional.

 Clinton endureció aún más la política criminal del país, pero fue su compromiso con el fin de "la era del gran Estado" la que redujo dramáticamente la burocracia pública y abrió la puerta a que el Departamento de Justicia comenzara a contratar cárceles privadas para decenas de miles de inmigrantes indocumentados y criminales.

"Para mediados de los 90, CCA era una de las empresas que mejor cotizaba en Wall Street", destacó Judy Green, directora de la organización Justice Strategies, una organización especializada en política criminal con base en Brooklyn, Nueva York.

BOOM CARCELARIO

El mayor boom para el incipiente complejo industrial carcelario llegó después de la declaración de la "guerra contra el terrorismo" en 2001 y, especialmente, con la política para frenar la inmigración del segundo mandato del republicano George W. Bush.

Para fines de 2010 el complejo industrial carcelario concentraba el 8% de los presos en los sistemas federal y estadual, y se había instalado con distinta fuerza en 30 de los 50 estados del país, según la Oficina de Estadísticas de Justicia estadunidense.

Entre 1999 y 2010, la población carcelaria en Estados Unidos creció un 18%, pero el número de presos en cárceles federales y estatales privadas aumentó alrededor de un 80%.

CCA posee 66 cárceles con capacidad para 91.000 presos, mientras que el Grupo Geo tiene 65 prisiones y puede albergar más de 65.700 detenidos. Sus ganancias anuales en 2011 fueron de 1.700 millones y 1.600 millones de dólares, respectivamente.

A nivel federal este crecimiento se basó en la privatización de gran parte del sistema de detención de inmigrantes indocumentados, mientras que a nivel de los estados se consiguió gracias al "cortejo" de las autoridades locales, que permitió la firma de contratos poco convencionales.

Un informe de 2012 de In the Public Interest analizó 62 contratos de empresas de cárceles con gobiernos estatales y reveló que más del 65% contiene cláusulas que obligan al Estado a garantizar una ocupación mínima del 80 hasta el 100% de "las camas", incluso si la tasa de criminalidad disminuye.

LEGISLADORES INVOLUCRADOS

Por ejemplo, en Colorado, el número de crímenes se redujo en un tercio en la última década y eso permitió el cierre de cinco cárceles públicas desde 2009.

Originalmente, habían defendido la firma de contratos con prisiones privadas argumentando que el sistema carcelario público estaba desbordado.

Sin embargo, en 2012 y tras el cierre de cinco prisiones, el gobierno local firmó un acuerdo con CCA para garantizar durante 2013 al menos 3.300 presos en las tres cárceles que la empresa tiene en ese estado, con un costo anual de 20.000 dólares por preso.

Como el complejo industrial militar, la industria carcelaria adquirió sus dones de negociación a fuerza de millones de dólares invertidos en lobby y consiguió parte de su influencia gracias al grupo ALEC (Consejo de Intercambio Legislativo Estadunidense).

Todo lo que rodea a las personas que están presas, está relacionado con suculentas ganancias, no solo por las compañías que manejan el sistema privado, sino también por políticos del partido demócrata y republicano, quienes reciben dinero a cambio de flexibilizar leyes a favor de ellos.

Según la organización Open Secrets.Org, miembros de los dos partidos han recibido donaciones, especialmente el grupo de los ocho senadores que promueven la reforma migratoria.

Bob Menendez, demócrata de Nueva Jersey, Marco Rubio, republicano de Florida, Charles Shumer, demócrata de Nueva York, Jeff Flake, republicano de Arizona, Dick Durbin, demócrata de Illinois y Michael Bennet, demócrata de Colorado, cada uno recibió donaciones de $5000 (el limite por contribuyente), de CCA, Geo, sus inversionistas y familias. Aunque estas cifras serían superiores. Según Center For Responsive Politics las donaciones a políticos realizadas por CCA  ascendería a 1.9 millones de dólares y GEO 2.9 millones entre 2003 y 2012.

CUANTO CUESTA UN “CLIENTE”

De acuerdo a thinkprogress.org, en 2012, un inmigrante detenido le costaba al gobierno $166 la noche. Ese mismo año, según el mismo sitio, el Buró Federal de Prisiones le pagó $5.1 mil millones de dólares a las compañías carcelarias privadas por 23.000 inmigrantes detenidos.

Las cárceles privadas se extienden a 30 de los 50 estados del país. Entre 1999 y 2010, la población carcelaria creció un 18%, pero el número de presos en cárceles federales y privadas aumentó en un 80%.

 La Agencia de Migración y Aduanas (ICE, por sus siglas en ingles), tiene contratos millonarios con estas empresas que manejan todo el proceso del detenido; incluyendo transporte, alimentación y cuidados médicos.

 Ante todos estos números que reportan  ganancias, es muy difícil imaginar que la reforma migratoria llegue pronto a Estados Unidos, es que necesitan "clientes"que pueblen sus instalaciones.

 Un informe de 2012 publicado por the Public Interest analizó 62 contratos de gobiernos estatales con estas compañías privadas y reveló que más del 65% contiene cláusulas que obligan al Estado a garantizar una ocupación mínima del 80% de las camas, incluso si la criminalidad disminuiría.

 

DESTACADOS

  • Estados Unidos, con 2 millones 500 mil  personas privadas de libertad, constituye  el país con la mayor población carcelaria del mundo, el 80 por ciento son latinos y afroamericanos.}
  • CCA posee 66 cárceles con capacidad para 91 mil presos, con ganancias de 1700 millones de dólares, el Grupo Geo por su parte posee 65 prisiones, alberga a 65 mil 700 detenidos y una ganancia anual de 1600 millones de dólares. Además estas empresas cotizan en bolsa, lo que aumentan sus ganancias.

 

WASHINGTON (AP) —

Motivada por los ataques terroristas en París, la Cámara de Representantes aprobó el martes una iniciativa que refuerza los controles sobre los viajes a Estados Unidos y hace obligatorio el requisito de visa para quienes hayan estado en Irak o Siria en los cinco años previos.

La legislación tiene como objetivo reformar el programa de exención de visas que permite a ciudadanos de 38 países viajar a Estados Unidos para estancias de hasta 90 días sin haber obtenido una visa por parte de una embajada o consulado. Bélgica y Francia, hogar de la mayoría de los perpetradores de los ataques de París del mes pasado, son algunos de los países participantes en dicho programa.

La propuesta, aprobada por votación de 407-19, instituirá una serie de cambios, incluyendo nuevos requerimientos de visa para ciudadanos de Irak, Siria y otros países catalogados con vínculos terroristas, junto con cualquier persona que haya visitado dichas naciones en los cinco años previos. Existen excepciones para visitas gubernamentales oficiales y servicio militar.

A los países en el programa de exención de visas también se les requerirá que compartan información de contraterrorismo con Estados Unidos o se atengan a una posible expulsión del programa. Todos los viajantes serán cotejados con las bases de datos de la Interpol, y los países exentos de visa se verán obligados a emitir "pasaportes electrónicos" con información biométrica.

"Hay más de 5.000 individuos que tienen pasaportes occidentales en este programa y que han ido a Irak o Siria en los pasados cinco años", dijo el líder de la mayoría, Kevin McCarthy. "Esos son los vacíos que debemos arreglar".

Unos 20 millones de visitantes llegan anualmente a Estados Unidos bajo el programa de exención de visa. Son sometidos a revisión por medio de un sistema en línea mantenido por el Departamento de Seguridad Nacional. La Casa Blanca anunció recientemente una serie de mejoras a ese y otros aspectos del programa.

Pero en los últimos años, el programa ha sido utilizado por posibles terroristas, incluyendo Richard Reid, quien en diciembre de 2011 abordó un vuelo de París a Miami sin visa e intentó accionar una bomba en su zapato. Zacarias Moussaoui, el "vigésimo secuestrador" del 11 de septiembre, también voló de Londres a Chicago con un pasaporte francés y sin visa en febrero de 2001, según un reporte de 2004 del inspector general de Seguridad Nacional.

 

MOUNT PLEASANT, South Carolina, EE.UU. (AP) —

El precandidato presidencial republicano Donald Trump hizo un llamado el lunes a un "cierre total y por completo a la entrada de musulmanes a Estados Unidos", una idea que fue rápidamente repudiada por otros precandidatos presidenciales y algunos republicanos.

La prohibición propuesta aplicaría tanto a inmigrantes como a visitantes, y afectaría a todos los seguidores del islam que quisieran ir a Estados Unidos. La postura encaró un reto inmediato a su legalidad y viabilidad por parte de expertos que señalan que no se ha realizado una exclusión formal de inmigrantes basándose en su religión en la historia del país.

El equipo de campaña de Trump dijo en un comunicado que la prohibición debe estar vigente "hasta que los representantes del país puedan dilucidar qué está sucediendo". Agregó que la propuesta es en respuesta al nivel de odio en "grandes segmentos de la población musulmana" hacia los estadounidenses.

"Hasta que seamos capaces de determinar y entender este problema y la peligrosa amenaza que representa, nuestro país no puede ser víctima de horrendos ataques por parte de personas que solo creen en la yihad, y no tienen un sentido de razón o respeto por la vida humana", dijo Trump en el comunicado.

Durante un evento de campaña en South Carolina la tarde del lunes, los seguidores de Trump lo ovacionaron y le gritaron frases de apoyo mientras leía su comunicado. Trump advirtió durante su discurso que sin acciones drásticas, la amenaza de ataques "será cada vez peor".

"Como lo dice, debemos averiguar quiénes son y por qué están aquí", dijo Rod Weader, un agente de bienes raíces de 68 años de edad y originario de North Charleston, quien asistió al evento y dijo estar "150 por ciento" de acuerdo con el plan de Trump. "Como lo dice, nos van a matar y debemos detenerlos".

Desde los ataques de París, varios aspirantes presidenciales republicanos han propuesto restricciones para los refugiados sirios, y algunos han sugerido que se otorgue preferencias de asilo a aquellos de religión cristiana, además de mantener una vigilancia más estrecha en el país.

Pero la propuesta de Trump va más allá de esas ideas, y varios de los rivales republicanos de Trump rechazaron rápidamente la más reciente provocación de un candidato que ha tenido varios momentos de ese tipo.

"Donald Trump está desquiciado", escribió Jeb Bush en Twitter. "Sus propuestas 'políticas' no son serias".

John Kasich criticó el "indignante divisionismo" de Trump, mientras que un más mesurado Ted Cruz, quien siempre se ha cuidado de no enajenar a los seguidores de Trump, dijo: "Bien, esa no es mi política".

El plan de Trump también provocó críticas de los líderes del partido republicano en Iowa, New Hampshire y South Carolina, los primeros tres estados en votar en las primarias presidenciales del año entrante.

La presidenta del partido republicano en New Hampshire, Jennifer Horn, dijo que la idea es "antirrepublicana. Es anticonstitucional. Es antiestadounidense".

El director de campaña de Trump, Corey Lewandowski, dijo que la prohibición propuesta aplicaría a "todos", incluyendo musulmanes que aspiran a visas migratorias, así como a los turistas que buscan ingresar al país.

No respondió a preguntas sobre si se incluiría a los musulmanes que son ciudadanos estadounidenses y viajan fuera del país, o cómo es que los agentes fronterizos y aduanales pueden determinar la religión de una persona.

En respuesta a una solicitud de detalles adicionales, Trump dijo a través de una portavoz de su campaña: "Debido a que soy tan políticamente correcto, jamás lo diría. ¡Ustedes averígüenlo!"

Hay más de 5.800 elementos castrenses activos en misiones y reservas del ejército de Estados Unidos que se identifican como musulmanes, y podrían ser asignados al extranjero. Trump dijo el lunes durante una entrevista con Fox News: "Vendrán a casa". Agregó que "esto no aplica para personas que viven en el país, pero debemos ser vigilantes".

Tampoco quedó claro si la prohibición de Trump aplicaría a los aliados musulmanes que combaten al grupo Estado Islámico. Ari Fleischer, un ex consejero del presidente republicano, George W. Bush, escribió en Twitter: "Bajo la propuesta de Trump, el rey Abdullah de Jordania, quien está en el combate contra EI, no podría ingresar a Estados Unidos para hablar sobre cómo combatir al Estado Islámico".

Pero durante su acto en South Carolina, su propuesta fue considerada por Shelley Choquette, una seguidora, como razonable, porque "no será para siempre. Creo que todos necesitan ser revisados".

La propuesta de Trump se da un día después de que el presidente Barack Obama se dirigió a la nación desde la Oficina Oval tras los ataques en San Bernardino, California, mismos que el mandatario definió como "un acto de terrorismo diseñado para matar a personas inocentes".

La campaña de Trump se ha visto marcada por un patrón de comentarios incendiarios que datan desde su duro discurso sobre los inmigrantes mexicanos.

Ha tomado una postura particularmente estricta contra los musulmanes tras los ataques a París, y ha abogado por una mayor vigilancia en las mezquitas ante los temores de radicalización.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, acusó a Trump de aprovechar los temores de las personas para apelar a "un lado más oscuro, al elemento más oscuro" de la sociedad estadounidense.

La campaña del precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders dijo que "Trump y otros quieren que odiemos a los musulmanes. Estados Unidos es una gran nación en la que todos estamos juntos. Somos una nación débil cuando permitimos que el racismo y la xenofobia nos dividan".

SAN BERNARDINO, California, EE.UU. (AP) —

El FBI anunció el viernes que investiga como un acto de terrorismo el ataque a tiros en el sur de California, en tanto que un funcionario de la policía federal reveló que la mujer que ayudó a su esposo a perpetrar esa acción había jurado lealtad al grupo Estado Islámico y al dirigente de esa organización mediante un alias en Facebook.

David Bowdich, director adjunto del FBI en Los Ángeles, no abundó sobre cómo fue que su oficina llegó a esa conclusión, y sólo mencionó "varias pruebas fragmentadas".

"Estamos investigándolo como un acto de terrorismo por buenas razones", agregó.

Syed Farook y su esposa, Tashfeen Malik, mataron a 14 personas el miércoles en una fiesta de fin de año de compañeros de trabajo de él. La pareja musulmana murió horas después en un intenso tiroteo con la policía.

Un directivo de Facebook dijo que Tashfeen Malik elogió al dirigente del grupo Estado Islámico en un mensaje difundido el miércoles a las 11 de la mañana, cuando se cree que la pareja irrumpió y abrió fuego en el centro de servicio social de San Bernardino.

El directivo de Facebook, que solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones a nombre propio de acuerdo con las políticas de su empresa, dijo que la compañía descubrió el jueves la cuenta.

Facebook retiró el perfil de la vista pública e informó de los contenidos a las autoridades policiales. Bowdich afirmó que la pareja destruyó dos teléfonos celulares aplastándolos y los desechó en un cesto de basura.

Bowdich afirmó que desconocía ese contenido pero que no le sorprendería que el EI intentara vincularse con el ataque. Señaló que los investigadores examinan cuidadosamente si el ataque tiene alguna relación con el EI.

El director del FBI, James Comey, advirtió que la investigación de esa dependencia no ha arrojado pruebas de que ambos sospechosos abatidos fueran parte de un grupo mayor de integrantes de una célula terrorista.

Comey dijo que a pesar de los indicios cada vez más sólidos de una radicalización de la pareja, "muchas de las pruebas carecen de sentido".

Señaló que ambas personas no estaban en la "lista de vigilancia" del FBI antes del ataque a tiros.

Farook y Malik, rentaban una vivienda en la que según investigadores encontraron un arsenal de municiones y bombas de fabricación casera.

El viernes en la mañana, el dueño de la propiedad permitió el ingreso de los reporteros. Bowdich dijo que el FBI había concluido sus pesquisas en el lugar.

WASHINGTON (AP) —

Con los republicanos abiertamente a favor de un veto predeterminado, el Senado aprobó  una iniciativa de ley que busca paralizar dos de sus blancos favoritos: la ley de salud del presidente Barack Obama y Planned Parenthood.

Dado que se espera que la medida también sea aprobada en la Cámara de Representantes en los próximos días, la propuesta sería la primera en llegar al escritorio de Obama con la intención de echar abajo su reforma integral de salud de 2010, uno de sus logros a nivel nacional que más le enorgullecen, y frene los fondos federales para la clínica de planificación familiar Planned Parenthood.

El Congreso ha votado en decenas de ocasiones para revocar o limitar la ley de salud y repetidamente en contra del financiamiento de Planned Parenthood, pero hasta ahora los demócratas habían frustrado los intentos republicanos de llevar la legislación a la Casa Blanca.

La votación del jueves prácticamente respetó la postura partidista, 52-47.

Los republicanos dijeron que un veto de Obama —algo que la Casa Blanca ha prometido— dejará claro que un triunfo del Partido Republicano en las elecciones presidenciales y congresuales del próximo año implicaría la derogación del estatuto. Los republicanos no cuentan con las mayorías de dos tercios necesarias en la Cámara de Representantes y el Senado para invalidar los vetos, lo que garantiza que el propósito principal del proyecto de ley sea convertirse en tema de debate en las campañas.

"El presidente Obama tendrá una opción", dijo el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano por Kentucky. "Puede defender el estatus quo que le falló a la clase media vetando la iniciativa, o puede trabajar con miras a un nuevo inicio y un mejor servicio médico firmándola".

Los republicanos culpan al proyecto por el aumento de los costos de atención médica y el abandono de algunos mercados de parte de las aseguradoras. Funcionarios del gobierno dijeron esta semana que el gasto en la atención médica aumentó 5,3% en 2014, el incremento más marcado desde que Obama asumió el cargo.

Los demócratas subrayan que bajo la ley, millones de personas han obtenido cobertura de seguro de gastos médicos y han señalado que su cobertura ha mejorado, dado que ahora se exige que las pólizas cubran una amplia variedad de servicios médicos.

 

Página 10 de 12