RSS Module

Nacional (169)

Por JEFF HORWITZ, Associated Press

WASHINGTON (AP) —

En mensajes electrónicos recién filtrados, el ex secretario norteamericano de Estado Colin Powell critica a los dos principales candidatos presidenciales, llamando a Donald Trump una "vergüenza nacional" y lamentando los intentos de Hillary Clinton de equiparar su uso de correo electrónico con el de él.

La filtración de los emails fueron reportados inicialmente por Buzzfeed News el martes por la noche. Powell, un respetado general retirado que fue parte de gobiernos republicanos, le dijo a BuzzFeed que no niega la autenticidad de los mensajes. En una declaración subsiguiente a NBC News, Powell dijo que "los hackers tienen muchos más" de sus mensajes.

En ellos, Powell dijo que se mantuvo relativamente callado durante el ascenso de Trump, el candidato presidencial republicano. "Llamarle idiota solamente lo envalentona", dijo.

Los mensajes incluyen también lo que piensa Powell sobre los problemas de Clinton. Criticó a los asesores de la candidata demócrata por tratar de vincularlo con la controversia sobre el uso de un servidor privado de correo electrónico cuando era secretaria de Estado. Powell ha reconocido que usó una dirección comercial de email para algunos asuntos oficiales cuando él ocupaba el cargo. Clinton evadió completamente el correo electrónico del Departamento de Estado, usando su servidor privado.

En un mensaje electrónico reportado por la NBC, Powell escribió que él les dijo a los "secuaces de Clinton que estaban cometiendo un error al tratar de inmiscuirme, pero siguen haciéndolo". En otro, criticándola, dijo que "todo lo que HRC toca lo arruina con arrogancia".

Entre los mensajes electrónicos de Powell hay algunos en los que él admite que usó correo electrónico privado para evitar que el gobierno retuviera documentos. Lamentando las reglas de retener documentos, Powell escribió que él veía "el correo electrónico más como un teléfono que una máquina de cables", en un mensaje citado por The Intercept. "Siempre y cuando no sea secreto".

Al indicar que él no consideraba el trabajo conducido vía correo electrónico privado como documentación permanente del gobierno, Powell pudiera haber ofrecido a esos demócratas más municiones.

Los mensajes filtrados fueron publicados en el portal DCLeaks.com, que muchos dicen es usado por hackers vinculados con la inteligencia rusa.

Por CLAUDIA TORRENS, Associated Press

NUEVA YORK (AP) —

Un juez ha desestimado el argumento de cinco mexicanos que aseguran que se violaron sus derechos de expresión cuando guardias de seguridad del candidato republicano a la presidencia Donald Trump supuestamente les agredieron en el 2015 durante una protesta frente a las oficinas del magnate en Nueva York.

El juez Fernando Tapia, de la corte suprema del Bronx, admitió la petición de los abogados de Trump de desestimar el argumento de los demandantes mexicanos, quienes pedían ser recompensados por haber sufrido una "interferencia agravante al discurso político".

El cargo es uno de los cinco por los cuales los mexicanos demandaron en la corte a los guardas de seguridad en septiembre del 2015. Tapia, sin embargo, ha fallado recientemente a favor de los mexicanos en cuanto a admitir que los guardas de seguridad les quitaron una gran pancarta que llevaban durante la manifestación, considerándolo un agravio.

El abogado de los demandantes, Roger Bernstein, dijo a The Associated Press que el caso podría acabar en juicio.

Los inmigrantes interpusieron la demanda después de que al menos uno de ellos, Efraín Galicia, recibiera una bofetada por parte del jefe de seguridad de Trump, Keith Schiller, durante la protesta frente a la Trump Tower en la Quinta Avenida de Manhattan. La escena fue captada por las televisoras locales.

Trump enfureció a muchos en la comunidad hispana cuando dijo que entre los inmigrantes mexicanos hay violadores y delicuentes que llevan drogas a Estados Unidos.

Uno de los pilares de su campaña es la propuesta de construir un muro en la frontera con México para frenar la inmigración ilegal y hacer que México pague por él.

El martes, Bernstein se reunió en la corte con abogados de Trump y el secretario de la jueza Laura Douglas para discutir fechas de audiencias y de presentaciones de pruebas. A la salida del encuentro, Bernstein dijo que la próxima reunión ocurrirá en noviembre. Los abogados de Trump no hablaron con Associated Press.

Un segundo demandante, Gonzalo Cruz López, acusa a los guardas de seguridad de Trump de pedirle que se quitara el disfraz que llevaba durante esa misma protesta y después de agarrarle por un brazo y alejarlo a la fuerza de las oficinas del magnate.

López iba disfrazado de miembro del Ku Klux Klan debido a que en ese momento el líder de esa secta —David Duke— había anunciado su apoyo a Trump como aspirante republicano a la presidencia de Estados Unidos.

En los documentos judiciales de la demanda, Galicia estipula que "se sintió muy ofendido" por las declaraciones de Trump en que calificaba a los mexicanos de violadores y que por lo tanto participó en protestas contra la campaña electoral del magnate en julio, agosto y septiembre del 2015.

En la protesta de septiembre, Galicia se plantó frente a las oficinas de Trump con carteles con lemas como "Trump: Haz que Estados Unidos vuelva a ser racista", como parodia del lema de campaña de Trump "Haz que Estados Unidos vuelva a ser grande".

En imágenes que transmitieron varios medios de comunicación, se ve a Schiller agarrando uno de los carteles de protesta de Galicia y llevándoselo hacia la entrada del edificio. Cuando el mexicano le grita que se lo devuelva y va detrás de él, Schiller le da una bofetada. Galicia cae entonces al suelo, cerca de otro guarda de seguridad con el que forcejea.

El mexicano no dio de forma inmediata el martes comentarios a la AP.

Dos agentes del FBI, que supuestamente empujaron a manifestantes, han sido agregados a la demanda.

El juez Tapia dice en su última orden del 25 de agosto que los demandantes no ofrecen pruebas de haber sufrido daños a excepción del "valor inherente de su derecho constitucional", por el cual no se ofrece indemnización.

Miguel Villalobos, Johnny García y Florencia Tejeda Pérez son los otros tres demandantes. Exigen compensación económica por el impacto psicológico y emocional que les provocaron las agresiones.

Por STEVE PEOPLES, Associated Press

FILADELFIA (AP) — Donald Trump prometió el miércoles invertir miles de millones de dólares en el poderío militar estadounidense, aumentando la cantidad de soldados, aviones, buques y submarinos, en el afán de convencer a un público escéptico de que tiene las cualidades para ser comandante en jefe del país más poderoso del mundo.

Pero el candidato presidencial republicano, que en ocasiones ha demostrado tener escaso conocimiento de política exterior, al mismo tiempo pareció admitir que no tiene un plan coherente para defender al país del grupo Estado Islámico o de los ciberataques.

De ser elegido, Trump dijo que le dará a la cúpula militar 30 días para elaborar un plan para derrotar al EI, y que también les pedirá un plan para defender al país de los ciberataques.

Trump habló pocas horas antes de un foro sobre seguridad nacional organizado por el canal NBC, en el cual el candidato verá puesta a prueba su capacidad de conversar sobre el tema.

"Queremos disuadir, evitar y prevenir conflictos por vía de nuestro poderío militar incuestionable", declaró Trump en la sede de la Union League de Filadelfia.

El discurso constituye una continuación del enfoque hacia la seguridad nacional que Trump viene protagonizando en los últimos dos días. El candidato, un multimillonario empresario de bienes raíces y ex estrella de reality shows de la televisión, hasta ahora ha ofrecido fuerte retórica contra los enemigos de Estados Unidos, pero sin dar detalles.

Estados Unidos actualmente gasta más de 600.000 millones de dólares al año en defensa, más de la suma de los siete países más próximos.

Entretanto la candidata demócrata Hillary Clinton ha tratado de pintar a Trump como un hombre de carácter errático e imprevisible cuya conducta en el área internacional podría poner en peligro a Estados Unidos.

"Los estadounidenses saben que pueden contar conmigo para ser la comandante en jefe que protegerá al país y a nuestros soldados, y saben que con Donald Trump no pueden contar", dijo Clinton.

Añadió: "Todo el mundo sabe que él es un peligro, un riesgo".

El equipo de Trump ha trabajado agresivamente en los últimos días para devolver esas críticas contra Clinton.

"Es ella la ansiosa por hacer la guerra, ella es la inestable", declaró Trump.

Dijo que el uso que ella le dio a un sistema privado de correo electrónico cuando ella fue secretaria de Estado fue "descuidado".

Tanto Clinton como Trump participarán en el foro de seguridad nacional del miércoles, pero no juntos sino que hablarán en momentos separados. Aun así se anticipa que el foro será un ensayo para el debate que prevén realizar el 26 de septiembre en Nueva York.

WASHINGTON (AP) —

El presidente Barack Obama postuló a un abogado musulmán estadounidense para dirigir un tribunal federal. De ser confirmado, sería la primera vez que una persona de fe islámica funja como juez federal en Estados Unidos.

Abid Riaz Qureshi de Maryland fue postulado para el tribunal federal del Distrito de Columbia. Su esquela biográfica en el bufete de abogados Latham & Watkins LLP dice que se especializa en casos de fraude e infracciones financieras. También ha estado a cargo de investigaciones de gran envergadura para empresas internacionales. Se graduó de la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard 1997 y de la Universidad de Cornell en 1993.

Muslim Advocates, un grupo defensor de los derechos de los musulmanes en Estados Unidos, aplaudió la nominación, afirmando que la diversidad impulsa una aplicación más imparcial de la justicia y que es vital que los musulmanes sean parte de la vida política del país. La agrupación mencionó que Qureshi ha trabajado pro bono para la organización en dos casos importantes de derechos civiles.

La Casa Blanca con frecuencia señala los esfuerzos del presidente Obama por hacer que el sistema judicial sea más heterogéneo, recordando que ha designado a 120 jueces federales que son miembros de minorías, y a 138 mujeres como jueces federales.

Sin embargo, es incierto si Qureshi será confirmado por el Senado. El Congreso está en sesión abreviada y el Senado se reunirá recién en la primera semana de octubre.

WASHINGTON (AP) —

Donald Trump reafirmó el miércoles en su discurso que la gente que vive sin permiso de residencia en Estados Unidos no puede legalizar su situaición, a pesar de que recientemente insinuó que podría suavizar su postura sobre inmigración.

Trump dijo a miles de sus partidarios en Phoenix que "no se puede obtener estatus legal ingresando al país ilegalmente".

Su plan de inmigración no ofrecerá un camino al estatus legal o la ciudadanía, aseguró: "No habrá amnistía".

Los que se encuentran en el país sin permiso de residencia, añadió, tienen "una ruta y sólo una: regresar a casa y presentar una solicitud para reingresar como cualquier otra persona".

Trump estaba concluyendo un discurso de casi una hora sin cambiar en efecto su postura general, el punto central de su campaña durante más de un año.

Dice que Estados Unidos da la bienvenida a inmigrantes pero que "ellos tienen que venir a nuestro país legalmente y ser examinados apropiadamente y de una manera que sirva al interés nacional".

El candidato presidencial republicano dijo que ordenará la detención inmediata de todos los inmigrantes que se sepa que residen en Estados Unidos sin permiso y que hayan sido arrestados por crímenes.

Señaló que en el primer día en la Casa Blanca "emitirá órdenes de detención contra inmigrantes ilegales que estén arrestados" e iniciará de inmediato procesos para expulsarlos del país.

Respecto a las personas que sean detenidas cruzando la frontera ilegalmente, Trump hizo referencia a la "Operación Espalda Mojada" de la década de 1950. Dijo que "los llevaremos grandes distancias" en lugar de enviarlos sólo al otro lado de la frontera estadounidense.

"Los llevaremos al país del que vinieron", agregó.

Trump dijo que su gobierno tomará una línea dura contra extranjeros criminales e indicó que Estados Unidos "los sacará el Día Uno".

Entre aplausos atronadores, Trump añadió que propugnará por una ley para bloquear fondos federales a las llamadas ciudades santuario que albergan inmigrantes que están en el país ilegalmente.

Además insiste en que México pague por el muro que quiere construir en la frontera sur de Estados Unidos. Durante su discurso sobre inmigración, dijo que México pagará por el muro: "100%". "Aún no lo saben, pero van a pagar" por él, agregó.

Horas antes, Trump se había reunido con el presidente de México y dijo que no habían discutido quién pagaría por el muro fronterizo que representa el núcleo de la campaña de Trump pero el presidente Enrique Peña Nieto afirmó que le dijo a Trump que México no pagaría por el muro.

El candidato republicano dijo que tuvo una conversación "seria y sustantiva" con el presidente de México, al inicio de su largamente esperado discurso sobre inmigración.

Añadió que su sorpresiva reunión con Enrique Peña Nieto incluyó una discusión sobre detener el flujo de drogas ilegales a través de la frontera sur, y compartieron el objetivo de sacar del negocio a los cárteles de narcotráfico.

Trump lanzó su campaña por la nominación presidencial del Partido Republicano con un discurso en el que acusó a México de enviar violadores y criminales a través de la frontera. Pero el magnate inmobiliario tuvo un notable cambio de tono el miércoles, diciendo que si los países trabajan juntos, "todos vamos a ganar".

Por su parte el presidente de México dijo que Donald Trump no estaba diciendo la verdad cuando describió su conversación del miércoles. Específicamente, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que él y Trump sí discutieron quién pagaría la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

El muro es la pieza central del plan de inmigración de Trump.

Por BOB CHRISTIE, Associated Press

PHOENIX, Arizona, EE.UU. (AP) —

En un año de recién llegados a la política, dos de los republicanos más conocidos y veteranos en las instituciones de Arizona se libraron de la tendencia y ganaron con facilidad sus primarias del martes.

El senador John McCain derrotó a una aspirante populista de derechas por más de 10 puntos porcentuales. Y el veterano jefe de policía Joe Arpaio, jefe de policía de la zona metropolitana de Phoenix, y que saltó a la fama por sus medidas contra la inmigración y por obligar a los presos a llevar ropa interior rosa, logró el 66% de los votos al imponerse a tres rivales.

McCain, de 80 años, y Arpaio de 84 años, enfrentarán duras campañas contra rivales demócratas en noviembre.

McCain no sólo enfrentaba a una rival en las primarias que lo describió como un político de carrera fracasado y no apto para ejercer el cargo, sino que también se vio inundado por las preguntas sobre el candidato republicano a la presidencia, Donald Trump.

Trump ha hecho ataques en muchos temas apreciados por el senador de Arizona, por ejemplo contra la familia de un soldado caído, la OTAN e incluso el propio servicio de McCain en el ejército y su tiempo como prisionero de guerra en Vietnam. Su mensaje insurgente y ajeno a la corriente tradicional del partido ha chocado de forma constante con el senador, candidato republicano a la Casa Blanca en 2008.

Sin embargo, McCain mantuvo su apoyo a Trump, aunque en ocasiones parecía que a regañadientes. Evitó varias veces referirse a Trump por su nombre, diciendo en cambio que apoyaría al candidato de su partido.

Trump tenía previsto presentar el miércoles su esperado plan de inmigración en la tierra de McCain, Phoenix, donde el gobernador republicano Doug Ducey hará su primera aparición con el candidato. Ducey, como McCain, ha dicho que respalda al candidato de su partido pero evitó a Trump en sus cuatro actos de campaña anteriores en el estado.

Se desconocía si McCain asistiría al acto.

Arpaio ganó las primarias republicanas pese a estar envuelto en una serie de problemas legales. El jefe de policía derrotó a sus tres rivales tras recaudar 11,3 millones de dólares, una suma enorme para una campaña electoral a jefe de policía. En otoño se enfrentará al policía retirado de Phoenix Paul Penzone, el mismo rival que tuvo en 2012.

Arpaio también tiene previsto aparecer con Trump el miércoles, como ha hecho durante la campaña del magnate.

También se someterán a votación los nueve escaños del estado en la Cámara federal de Representantes, aunque pocos están muy disputados.

Por ASTRID GALVAN, Associated Press

TUCSON, Arizona, EE.UU. (AP) — Las autoridades federales de inmigración están considerando disminuir gradualmente la utilización de contratistas privados en sus instalaciones de detención, ante la presión de los defensores de los inmigrantes para que pongan fin a esa práctica.

Jeh Johnson, titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés), dijo el lunes que solicitó a un consejo asesor que revise si el Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) debería mantener las instalaciones de detención de inmigrantes bajo operación privada. Señaló que la decisión fue tomada después que el Departamento de Justicia anunció el 18 de agosto que estaba reduciendo gradualmente el uso de algunas prisiones privadas, tras una auditoría que encontró que las instalaciones privadas tienen más problemas de seguridad y protección que las operadas por el gobierno.

Cuarenta y seis de las aproximadamente 180 instalaciones en las cuales el ICE retiene inmigrantes son operadas privadamente, según la agencia. Aproximadamente 73% de los inmigrantes retenidos por la agencia están en instalaciones manejadas por empresas privadas.

Defensores de inmigrantes que dicen que algunos de los centros de detención del ICE son inseguros han estado presionando al gobierno para que abandone los contratos privados.

Carl Takei, un abogado de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), dijo que el DHS no debería necesitar una revisión para terminar su relación con contratistas privados. La ACLU y otros grupos intercesores publicaron un reporte a inicios de este año que encontró que el ICE proporcionó atención médica inadecuada en sus instalaciones de detención, lo que llevó a muertes bajo custodia.

"La mayoría de esas muertes ocurrieron en instalaciones operadas por compañías privadas", subrayó Takei.

En Arizona, activistas han criticado el Centro de Detención Eloy por sus condiciones, las cuales han ocasionado la muerte de 14 personas desde 2004. Dicho centro ha tenido la mayor cifra de reportes de muertes que cualquier instalación del ICE en el país, dijeron activistas.

"Pienso que su registro es particularmente espantoso respecto a suicidios", agregó Takei.

Por SUDHIN THANAWALA, Associated Press

SAN FRANCISCO (AP) —

Una prohibición del gobierno federal a la venta de armas de fuego a poseedores de tarjeta para marihuana medicinal no viola la Segunda Enmienda constitucional, determinó el miércoles una corte federal de apelaciones.

El fallo de la Corte Federal de Apelaciones del Noveno Circuito aplica a los nueve estados del oeste del país que están bajo la jurisdicción del tribunal, incluyendo California, Washington y Oregon.

Provino de una demanda presentada por S. Rowan Wilson, una mujer de Nevada que dijo que intentó comprar una pistola para defensa propia en 2011 después de obtener una tarjeta para marihuana medicinal. La tienda de armas le negó la venta, alegando un reglamento federal que prohíbe la venta de armas de fuego a personas que consumen drogas ilegales.

La marihuana sigue siendo ilegal bajo la ley federal, y el Departamento de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos ha dicho a vendedores de armas que pueden asumir que una persona que posee tarjeta para marihuana medicinal consume la droga.

El tribunal de apelaciones señaló en su decisión por votación de 3-0 que el Congreso infirió de manera razonable que la marihuana y el consumo de otras drogas "incrementa el riesgo de comportamiento irracional o imprevisible al que no debería asociarse el uso de armas de fuego".

La corte además llegó a la conclusión de que es razonable que los reguladores federales presupongan que es más probable que un poseedor de tarjeta para marihuana medicinal consuma la droga.

El abogado de Wilson, Chaz Rainey, dijo que debe existir mayor consistencia en la aplicación de la Segunda Enmienda y agregó que planea apelar la decisión judicial.

"Vivimos en un mundo en donde tener una tarjeta para marihuana medicinal es suficiente para decir que uno no puede tener un pistola, pero si uno está en una lista en la que se le prohíbe abordar un avión, tal derecho constitucional sigue estando protegido", enfatizó.

La corte del noveno circuito rechazó también otras impugnaciones constitucionales a la prohibición que fueron presentadas por Wilson, incluido su argumento de que su derecho a poseer armas estaba siendo arrebatado sin el debido proceso.

Paul Armentano, subdirector de la Organización Nacional para la reforma de las Leyes sobre Marihuana, dijo que la idea de que los consumidores de marihuana eran más propensos a la violencia era una falacia.

"Los adultos responsables que consumen marihuana de una manera acorde a las leyes de sus estados deberían recibir los mismos derechos jurídicos y protecciones que otros ciudadanos", señaló.

Por CLAUDIA TORRENS, Associated Press

NUEVA YORK (AP) —

Algunos congresistas y defensores de los inmigrantes criticaron con dureza el martes el tono más moderado que el candidato republicano a la presidencia Donald Trump ha usado esta semana, al asegurar que no le creen cuando éste dice que quiere presentar un plan de inmigración "justo".

Trump, quien ha cancelado un discurso sobre inmigración que planeaba dar el jueves, dijo el lunes en televisión que quiere un plan migratorio "realmente justo, pero firme". Aunque no dio más detalles, el magnate pareció querer distanciarse de propuestas que hizo al inicio de su campaña, cuando dijo que si llega a la Casa Blanca deportaría a los 11 millones de inmigrantes sin autorización que viven en el país.

El sábado, además, Trump se reunió en sus oficinas en Nueva York con un nuevo grupo de asesores hispanos que provienen de estados como Florida, Colorado, Montana y Michigan, entre otros.

Sin embargo, activistas a favor de una reforma migratoria criticaron en llamadas con periodistas y en comunicados al candidato al decir que Trump no ha cambiado nada y que sigue siendo el mismo "xenófobo" que era cuando en el 2015 anunció su candidatura calificando a los mexicanos que cruzan la frontera como violadores y delincuentes que llevan drogas al país.

"Trump y los nuevos líderes de su campaña están intentando cínicamente rediseñar la fachada de una política muy radical para hacerla más amena a los votantes blancos de los suburbios que han quedado decepcionados con el racismo y nativismo explícito de Trump", dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America's Voice, un grupo a favor de ofrecer la naturalización a inmigrantes sin autorización.

"Pero la política (de Trump) enfocada en las deportaciones que sigue estando ahí no parece evolucionar", agregó Sharry.

Uno de los pilares de la campaña de Trump es la propuesta de crear un muro en la frontera entre Estados Unidos y México para frenar la inmigración ilegal.

El congresista de origen puertorriqueño Luis Gutiérrez, que representa a un distrito de Illinois en Washington, dijo el martes que el magnate sigue siendo una persona llena de "fanatismo" y "prejuicios" y que los altos números de naturalizaciones e hispanos que se registran para votar son la mejor arma contra Trump.

Helen Aguirre Ferré, directora de comunicación de medios hispanos para el Comité Nacional Republicano, dijo a la AP que los demócratas no pueden "sermonear" a nadie cuando se trata de deportaciones, ya que se ha registrado una cifra récord en deportaciones bajo la presidencia de Barack Obama.

Aguirre también dijo que Obama y los demócratas prometieron una reforma migratoria durante el primer año de la presidencia de éste, cuando controlaban tanto el Senado como la cámara baja, y que luego nunca lograron aprobar esa reforma.

"Donald Trump está trabajando mucho para elaborar una política fuerte, firme y justa en inmigración", dijo Aguirre. "Ese es el tipo de liderazgo que necesitamos".

Por otro lado, la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Melissa Mark-Viverito, dijo que "no cree para nada" que Trump presentará propuestas migratorias diseñadas para ayudar a inmigrantes.

"Trump intenta distraer de la realidad", dijo. "El ya nos ha mostrado quien es realmente durante más de un año de campaña en el que nos ha insultado repetidamente".

El candidato republicano dijo el lunes por la noche en otra entrevista televisiva que lo que haría si es escogido presidente es deportar a "los malos", en referencia a miembros de pandillas y criminales.

Por RUSSELL CONTRERAS, Associated Press

RIO RANCHO, New Mexico, EE.UU. (AP) — Tras meses de preparación y mucho papeleo, una treintena de adolescentes de Asia, Latinoamérica y el Medio Oriente recibieron sus certificados de ciudadanía estadounidense el viernes durante una ceremonia especial en New Mexico.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) entregó los certificados en Rio Rancho, New Mexico, a los menores que recientemente obtuvieron la ciudadanía a través de sus padres en una ceremonia que los funcionarios dijeron que cada vez es más común.

Los adolescentes, entre los 14 y 18 años, recibieron la ciudadanía luego de ser adoptados o cuando un padre se naturalizó ciudadano. Niños tan pequeños como los 5 años también obtuvieron las ciudadanías el viernes, pero sus certificados fueron enviados por correo a la casa de sus padres, dijo Amy West, la directora de campo interina de la oficina de ICE en Albuquerque.

"Cuando tienen 14 años o más, es requisito prestar juramento y es por eso que tenemos estas ceremonias", dijo West. "Es un evento importante y no sólo un pedazo de papel".

West dirigió un juramento de lealtad frente a las familias de los adolescentes provenientes de lugares como Irak, China, México y Cuba.

Entre quienes prestaron juramento frente a sus padres estaba Irving Vladimir Coronel Estrada, de 15 años, de El Paso, Texas. Nacido en Ciudad Juárez, México, Coronel dijo que era importante seguir los pasos de algunos familiares que recientemente habían adoptado la ciudadanía estadounidense.

Long Chi Vong, de Albuquerque, dijo que era importante la ciudanía para tener una mejor vida en Estados Unidos. "No sueles tener eso en Vietnam", dijo Vong de su país natal.

Página 4 de 13