RSS Module

Nacional (169)

Por JUSTIN PRITCHARD y SUDHIN THANAWALA, Associated Press

LOS ÁNGELES (AP) — Un nuevo incendio forestal se extendió el martes a un ritmo asombroso en todas direcciones a través de cañones afectados por la sequía al este de Los Ángeles, donde creció a 36 kilómetros cuadrados (14 millas cuadradas) en cuestión de horas y forzó el desalojo de más de 82.000 personas de comunidades serranas.

El incendio en Cajon Pass ocasionó graves problemas a una franja de comunidades de la montaña. Aproximadamente 82.500 personas de alrededor de 34.500 casas recibieron orden obligatoria de evacuación, dijo Eric Sherwin, vocero de bomberos del condado San Bernardino. Algunas estructuras ya se habían quemado, pero no estaba claro si eran casas.

Las áreas evacuadas incluyeron el centro de esquí de Wrightwood, donde viven aproximadamente 4.500 personas.

Las llamas forzaron además el cierre de una sección de la autopista Interestatal 15, la principal carretera entre el sur de California y Las Vegas.

Mientras este incendio surgía, un incendio grande al norte de San Francisco estaba desapareciendo, y alrededor de 4.000 personas del poblado de Clearlake recibieron autorización para regresar a sus casas.

Su alivio, sin embargo, se convirtió en enojo contra un hombre que según las autoridades ocasionó el incendio que destruyó varias manzanas de un pequeño poblado durante el fin de semana, junto con 16 incendios más pequeños que se remontan al verano pasado.

Los incendios forestales fueron los más recientes en un lapso de varias semanas de incendios alimentados por calor y sequía a lo largo de California que han ocurrido mucho antes del inicio oficial de la temporada de incendios forestales a inicios de otoño.

Blue Mountain Farms, una hacienda de caballos en Phelan, estaba en el trayecto del incendio ubicado aproximadamente 96 kilómetros (60 millas) al este de Los Ángeles, justo como fue para otro incendio en el área hace un año.

"Respirando humo de nuevo, justo como el año pasado", comentó Shannon Anderson, una socia en el rancho, jadeando mientras hablaba por teléfono. "Está lloviendo ceniza".

Por JULIE BYKOWICZ, Associated Press

WASHINGTON (AP) —

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro van viento en popa: Michael Phelps gana oro en la piscina, Simone Biles acumula puntos en gimnasia y Hillary Clinton invierte en publicidad con miras a que le vaya igualmente bien en las elecciones de noviembre.

Donald Trump ni siquiera compite en esa arena.

La candidata presidencial demócrata invierte 13,6 millones de dólares en avisos publicitarios a transmitir durante los Juegos de Verano para llegar a los millones de televidentes que no pueden evitar mirarlos al seguir la cobertura de las olimpiadas en vivo.

Es un cambio notable con respecto a cuatro años atrás, cuando Mitt Romney y sus aliados reunieron 18 millones de dólares para igualar el gasto en publicidad del presidente Barack Obama durante las tres semanas de los Juegos de Londres, de acuerdo con Kantar Media, que rastrea la publicidad política.

La campaña de Trump ha preguntado por las tarifas de publicidad en televisoras de estados cruciales como Florida, pero las olimpiadas están quedando rápidamente fuera de su alcance. La ceremonia inaugural se realizó el viernes pasado, y esta semana incluye la natación y la gimnasia femenina, entre otras competencias de gran audiencia.

"Me encantaría saber qué esperan", dijo el creador publicitario republicano Will Ritter, veterano de las campañas presidenciales de Romney. El desdén de Trump por normas políticas tales como la publicidad "no puede sobrevivir a la deconstrucción profesional que lleva a cabo Hillary día a día", acotó.

Cualquiera que siga los Juegos es testigo de que la publicidad de Clinton aparece en todas las pausas comerciales de la NBC, junto a la de titanes empresarios como McDonald's y Chevrolet.

Durante las primeras tres semanas de agosto, Clinton gastará 8 millones de dólares en la red nacional de la NBC, que trasmite los juegos, y al menos 4,5 millones más en filiales locales de la cadena, de acuerdo con un análisis de The Associated Press de los datos de Kantar Media. La campaña gastará otros 1,1 millones en Bravo, USA y MSNBC, los canales de cable de NBC.

Un aviso de Clinton que aparece con frecuencia es un clip del programa nocturno de David Letterman. El conductor muestra camisas y corbatas marca Trump y señala que fueron fabricadas en Bangladesh y China, no en Estados Unidos. Trump sonríe tímidamente.

El aviso finaliza con el texto: "Ha enviado empleos a 12 países". Y se burla de su eslogan de campaña: "Devolvamos la grandeza a Estados Unidos".

Clinton aplica el manual publicitario olímpico de Obama. El presidente estrenó varios avisos durante los Juegos de 2012, uno de ellos durante la ceremonia inaugural, alta en ratings y en tarifas. Eran una mezcla de mensajes positivos sobre su presidencia y comparaciones con Romney.

Romney y sus aliados también aprovecharon los juegos. Pero al empezar los Juegos de Londres, faltaban semanas para la convención republicana, por lo que no podían echar mano de los fondos destinados a la campaña contra Obama.

El comité Restore Our Future (Restaurar Nuestro Futuro), un grupo independiente del partido que recaudaba fondos para Romney, puso en pantalla un aviso en el que atletas olímpicos hablaban de la habilidad empresarial del candidato, que en 2002 fue el jefe de organización de los Juegos de Invierno en Salt Lake City, los primeros después de los ataques terroristas del 11 de septiembre.

"Consideramos que las Olimpiadas ofrecían una enorme audiencia cautiva que no cambia de canal", dijo el ex directivo de la SuperPac, Carl Forti. "Y en el caso de Mitt Romney, teníamos un candidato que sacó a flote las Olimpiadas de Salt Lake City y tenía una historia propia para contar".

Aunque ni Trump ni Clinton tienen relación personal con los Juegos, los candidatos presidenciales generalmente no pueden resistir la enormidad de los ratings, aunque los avisos son más caros. Trump no carece de fondos, ya que anunció recientemente que el mes pasado él y sus aliados republicanos recaudaron más de 80 millones de dólares.

Preguntada sobre la decisión de Trump de no poner avisos en pantalla, su vocera Hope Hicks dijo que la campaña aún no estaba dispuesta a revelar detalles de su estrategia publicitaria por televisión.

Algunos grupos partidarios de Trump realizan un poco de publicidad.

Rebuilding America Now (Reconstruir Estados Unidos Ya) prevé gastar 2 millones de dólares durante las primeras tres semanas del mes, pero no tiene publicidad en la cadena nacional de NBC. Se concentra en el cable nacional y en los estados de Florida, Ohio, North Carolina y Pennsylvania, de acuerdo con Kantar Media.

El ala política de la NRA, la organización estadounidense que defiende los derechos de compra y tenencia de armas, ha invertido 1,3 millones de dólares en avisos contra Clinton en el mismo período, pero no en la NBC nacional.

Steve Duprey, un miembro del Comité Nacional Republicano, reconoció que Trump pierde la oportunidad de llegar a millones de votantes, pero insinuó que no tenía importancia.

"La decisión de no gastar mucho en publicidad durante las Olimpiadas es poco convencional", sostuvo, "pero no estoy seguro de que las normas convencionales tengan vigencia".

Por RICARDO ZÚÑIGA, Associated Press

RIO DE JANEIRO (AP) —

Un par de delfines y las acróbatas de la gimnasia mantuvieron el martes a Estados Unidos en la cima del medallero de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Michael Phelps cosechó otras dos medallas de oro en Río, para alcanzar las 21 en su inigualable carrera en las piscinas olímpicas, mientras que su compatriota estadounidense Katie Ledecky sumó su segundo título durante estos Juegos, en una jornada en la que el equipo de gimnasia de mujeres de Estados Unidos tuvo una exhibición casi perfecta para arrasar con su segundo campeonato consecutivo.

Phelps se impuso en los 100 mariposa y el relevo 4x200 libre, mientras que Ledecky ganó los 200 libre.

Las tres medallas dejaron a Estados Unidos con nueve de oro, que se suman a ocho de plata y nueve de bronce. China (8-3-6) y Hungría (4-1-1) le siguen en la tabla. Tres de los oros húngaros son de la nadadora Katinke Hosszu, quien ganó los 200 combinados.

El desempeño de las "Cinco Fieras" de la gimnasia estadounidense fue igual de dominante que el de sus compatriotas de la piscina.

Laurie Hernández, Simone Biles, Gabby Douglas, Madison Kocian y Aly Raisman totalizaron 184,897 puntos, ocho mejor que las medallistas de plata de Rusia. El oro, segundo consecutivo y tercero en total, es una despedida para la entrenadora Martha Karolyi.

"Fue perfecto", resumió Biles.

Estados Unidos se quedó sin una de sus principales figuras en Río, cuando una Serena Williams lejos de la perfección fue eliminada 6-4, 6-4 por la ucraniana Elina Svitolina en los octavos de final del tenis de mujeres.

El tenis fue generoso para Puerto Rico, cuya representante Mónica Puig jugó el partido de su vida para despachar 6-1, 6-1 a la cuarta del ranking mundial Garbiñe Muguruza (España) y meterse en los cuartos de final. Entre los hombres, avanzaron a los octavos de final el español Rafael Nadal y el británico Andy Murray.

"Las cosas no salieron como quería", zanjó Williams. "Ganó la mejor".

México también se llevó una decepción cuando la pareja de Paola Espinosa y Alejandra Orozco terminaron sextas en la prueba de la plataforma sincronizada. La dupla había conseguido la medalla de plata en el mismo evento hace cuatro años en Londres, lo que había avivado en la antesala de Río las esperanzas de seguir sumando en el deporte que más metales ha otorgado al país.

Espinosa busca conseguir medallas por terceros Juegos consecutivos, y todavía le resta la competencia de plataforma individual.

"Estamos tristes y enojadas porque creemos que pudimos hacerlo mucho mejor", se sinceró Espinosa.

En otros deportes:

BASQUETBOL: Argentina dejó escapar una amplia ventaja antes de vencer 90-82 a Croacia y mantener su invicto en dos partidos. Luis Scola anotó 23 puntos para encabezar la ofensiva de la albiceleste, en la que es la gira de despedida para la "Generación Dorada" de Scola, Manu Ginóbili y Andrés Nocioni. El anfitrión Brasil logró su primera victoria, tras perder en su debut, al superar 66-65 a España con un canasto de Marquinhos con 5,5 segundos en el reloj. España, medallista de plata en los dos últimos Juegos, está en aprietos tras perder sus dos primeros compromisos. "No me gusta la situación para nada", señaló el base Rudy Fernández.

FUTBOL: Colombia anotó por primera vez en el fútbol olímpico de mujeres y empató 2-2 con Estados Unidos, la selección favorita y que busca su tercer oro consecutivo. Catalina Usme logró un doblete por las colombianas, el primero gracias a una pifia de la portera Hope Solo, y el segundo con un magistral tiro libre. "Lo más importante no son los goles ni hacer historia", dijo Usme. "Lo más importante es el trabajo de equipo". Brasil, ya clasificado a los cuartos de final, empató sin goles con Sudáfrica.

Por JOSH LEDERMAN y CATHERINE LUCEY, Associated Press

 WILMINGTON, North Carolina, EE.UU. (AP) — Donald Trump encendió el martes una nueva tormenta política al declarar que los partidarios del derecho a la tenencia de armas de fuego aún podrían encontrar una manera de detener a Hillary Clinton, incluso si ella gana la presidencia y nomina a jueces de la Corte Suprema que favorezcan la imposición de controles a las armas.

Los demócratas rápidamente lo acusaron de alentar la violencia contra su adversaria electoral.

El candidato presidencial republicano ha estado tratando estos días de alejarse de disputas de campaña que lo distraen de su objetivo de llegar a la Casa Blanca, pero una vez más se puso en el centro de una intensa controversia.

Primero afirmó falsamente que Clinton desea "en esencia abolir la Segunda Enmienda" constitucional, la cual autoriza la tenencia y portación de armas. Ella ha dicho explícita y reiteradamente que apoya dichos derechos, pero respalda algunas medidas de control más estrictas.

Trump hizo notar entonces el poder que Clinton tendría para nominar jueces a la Corte Suprema.

"Por cierto, si ella logra escoger sus jueces, nada qué hacer, compañeros. Aunque la gente que apoya la Segunda Enmienda... quizá sí haya algo qué hacer, no lo sé", le dijo Trump a sus seguidores en un mitin en Wilmington, North Carolina. "Pero les diré algo. Ese será un día horrible".

La campaña de Trump buscó apaciguar la controversia con una afirmación en la que culpó a los "medios de comunicación deshonestos" por malinterpretar las declaraciones del magnate. Y su compañero de fórmula, el gobernador de Indiana Mike Pence, dijo que el multimillonario estaba hablando acerca de que los partidarios de las armas tenían una opción clara en los comicios, no alentando la violencia contra Clinton.

"Desde luego que no", afirmó Pence en una entrevista con NBC Philadelphia. "Donald Trump está exhortando a la gente en este país a que actúe de forma congruente con sus convicciones durante estas elecciones".

Sin embargo, los enemigos del magnate no quedaron convencidos y se mostraron implacables.

Tim Kaine, nominado demócrata a la vicepresidencia, dijo que "desde luego" que los republicanos estaban intentando dar explicaciones para apaciguar la controversia por los comentarios de Trump, pero "creo que fue simplemente revelador... y no me parece que el intento por apaciguar las cosas sea para nada convincente".

El grupo Priorities USA, un comité de acción política partidario de Clinton, dijo que "Trump sugirió que alguien le dispare a Hillary Clinton". En todo el país, candidatos demócratas a la Cámara de Representantes y al Senado también aportaron críticas, intentando vincular los comentarios del magnate a los rivales que ellos enfrentan.

Y la Campaña Brady para Prevenir la Violencia con Armas, que ha respaldado a Clinton, dijo que Trump estaba alentando la violencia con armas "con base en una teoría de conspiración acerca de Hillary Clinton".

La senadora Elizabeth Warren, demócrata de Massachusetts, tuiteó: "@realDonaldTrump hace amenazas de muerte porque es un cobarde patético que no puede hacer frente al hecho de que está perdiendo frente a una chica".

La National Rifle Association, la poderosa organización estadounidense que defiende los derechos de compra y tenencia de armas y que ha manifestado su apoyo a Trump, salió en su defensa. El grupo escribió en Twitter que "no hay nada que podamos hacer" si Clinton es elegida, al tiempo que exhortó a los votantes a derrotarla en noviembre.

La controversia abrumó de inmediato el enfoque que Trump quería darle a su campaña: el plan económico que dio a conocer apenas un día antes y que estaba promocionando durante una serie de mítines en los estados más competidos en los comicios. También reforzó los temores, que muchos republicanos preocupados han expresado, de que no puede mantener la disciplina y evitar hacer comentarios controversiales que ponen en riesgo no sólo sus perspectivas de llegar a la Casa Blanca, sino las oportunidades de muchos legisladores republicanos de reelegirse.

En otro mitin realizado posteriormente el martes en Fayetteville, Trump se mostró cuidadoso a la hora de elegir sus palabras. Repitió su argumento de que Clinton representa una amenaza al derecho a la tenencia y portación de armas, pero evitó hablar de que los partidarios de dicho derecho decidan resolver el asunto por su propia mano. Rudy Giuliani, el exalcalde de Nueva York que habló para presentarlo, dijo que la culpa de la controversia se debía a periodistas "repugnantes".

Clinton pasó el martes en Florida, donde exhortó a que las autoridades de salud pública actúen de emergencia para hacer frente al virus del zika, al tiempo que visitó un área de Miami que padece el primer brote de la enfermedad en Estados Unidos. En una clínica local de salud, exhortó al Congreso a que recorte sus vacaciones de verano y apruebe de inmediato fondos para combatir el zika. Culpó a los legisladores republicanos de falta de acción al respecto.

RíO DE JANEIRO (AP) —

Contrario a lo ocurrido en los pasados cuatro Juegos Olímpicos, Michael Phelps tomará parte de la ceremonia inaugural en Río. Y llevará algo en las manos.

Phelps será el encargado de portar la bandera de Estados Unidos durante la ceremonia del viernes por la noche en el estadio Maracaná, tras ser seleccionado en una votación entre los miembros del equipo olímpico estadounidense.

La decisión anunciada el miércoles convierte a Phelps, el atleta más condecorado en la historia olímpica, apenas en el segundo nadador que encabeza la delegación de Estados Unidos en una ceremonia inaugural. Gary Hall fue el primero en los Juegos de Montreal 1976.

"Me siento honrado por ser elegido, orgulloso de representar a Estados Unidos y humilde por la importancia de llevar la bandera y todo lo que significa", dijo Phelps.

Su elección era obvia. Phelps ha conquistado 18 oros y 22 medallas en total, muchas más que cualquier otro atleta en la historia olímpica, y es el primer nadador estadounidense en clasificar a cinco Juegos.

Pero será la primera vez que participe en la ceremonia inaugural, la cual puede ser una experiencia agotadora para los atletas que pasan horas de pie. Como un joven de 15 años en Sydney, sus manejadores pensaron que era lo mejor que no participara aun cuando clasificó para un solo evento para los Juegos de 2000.

En las tres ediciones anteriores, Phelps se saltó la ceremonia para descansar para su primer evento, los 400 metros combinados individuales, que se realizarían al día siguiente.

Con dicha prueba fuera de su programa, ahora está disponible para liderar al equipo en la ceremonia del viernes.

"Para Sydney, sólo quería ser parte del equipo. Para Atenas, quería ganar el oro para mi país. Para Beijing, quería hacer algo que nadie más hubiera hecho (romper el récord de Mark Spitz con ocho medallas de oro). En Londres, quería hacer historia", afirmó Phelps. "Y ahora, quiero caminar en la ceremonia inaugural, tomar todo, representar a Estados Unidos de la mejor manera posible y hacer sentir orgullosa a mi familia", concluyó.

Phelps, de 31 años, competirá en tres eventos individuales en Río y podría ser miembro de los tres equipos de relevos, lo que le daría una buena oportunidad de aumentar su número histórico de preseas.

WASHINGTON (AP) —

El presidente Barack Obama redujo el miércoles las penas de cárcel a 214 presos federales, entre ellos 67 que cumplían cadena perpetua.

La Casa Blanca afirma que es la mayor cantidad de reducciones de penas carcelarias efectuadas en un solo día en más de un siglo. Casi todos los presos beneficiados habían sido arrestados por transgresiones no violentas vinculadas a drogas.

Con estas, asciende a 562 el total de penas de cárcel que Obama ha reducido. La presidencia afirmó que esa cifra es mayor a la suma de la lograda por todos los nueve presidentes anteriores. Casi 200 de éstos estaban cumpliendo cadena perpetua.

El asesor legal de la Casa Blanca Neil Eggleston declaró que Obama otorgará más sobreseimientos en los meses que le quedan en la Casa Blanca. Explicó que los presos fueron arrestados bajo leyes anticuadas y excesivamente estrictas.

La mayoría de los presos beneficiados serán puestos en libertad el 1 de diciembre.

La mayoría de los presos habían sido condenados por transgresiones vinculadas a cocaína, metanfetaminas u otras drogas, aunque algunos por posesión de armas. Casi todos son hombres, aunque representan una diversidad de regiones del Norteamérica.

La campaña de Obama en reducir las penas de cárcel por delitos no violentos se atañe a su idea de que Estados Unidos debe reformar normas judiciales excesivamente duras que desde hace décadas colocan tras las rejas a decenas de miles de individuos. Obama ha usado su poder presidencial de conmutar penas para presionar al Congreso a que apruebe una reforma de las leyes penitenciarias.

"Todos los individuos beneficiados el día de hoy —encarcelados bajo leyes anticuadas y excesivamente duras— encarnan la creencia del presidente de que Estados Unidos es la tierra de las segundas oportunidades", escribió Eggleston en su blog.

Añadió que Obama evalúa cada solicitud de clemencia de manera individual, para determinar la reducción apropiada y medidas adicionales, como si el preso necesita más tratamiento contra la drogadicción, más programas educativos o más asesoramiento psicológico. Llamó al Congreso a aprobar una reforma del sistema judicial para lograr "un cambio duradero en el sistema federal".

Los presidentes suelen otorgar indultos, sobreseimientos o exoneraciones con más frecuenciaal final de sus períodos, y allegados del mandatario aseguraron que habrá más medidas similares en los meses siguientes.

Por STEVE PEOPLES y THOMAS BEAUMONT, Associated Press

COLORADO SPRINGS, Colorado (AP) — Mientras continúa la fuga de republicanos leales, Donald Trump reabrió las tensiones en el partido al negarse a respaldar al presidente del Congreso, Paul Ryan, o al senador por Arizona John McCain, una llamativa muestra de división interna a tres meses de las elecciones generales.

El candidato republicano a la presidencia dijo el martes al Washington Post que "no estoy listo por ahora" cuando se le preguntó sobre el respaldo a Ryan, que enfrenta unas primarias la semana que viene. Al hacerlo repitió las palabras que empleó el presidente del Congreso hace casi tres meses, cuando el congresista por Wisconsin se mostró reacio en un principio a aceptar a Trump como el candidato del partido.

Las declaraciones del magnate se produjeron en medio de la intensa polémica por sus críticas a la familia del fallido capitán Humayun Khan, un soldado del Ejército estadounidense que murió en Irak en 2004. De hecho, apenas dos semanas después de una Convención Nacional Republicana que intentó centrarse en la unidad del partido, las fracturas impulsadas por Trump en el seno del partido parecen agravarse.

El representante saliente de Nueva York Richard Hanna se convirtió el martes en el primer congresista republicano en decir que votará por la demócrata Hillary Clinton en noviembre en lugar de Trump.

"No es apto para servir a nuestro partido y no puede liderar a este país", dijo Hanna en una columna publicada en el periódico The Post-Standard de Syracuse, Nueva York. "En todo se muestra impenitente".

La directiva de Hewlett-Packard Meg Whitman, una destacada recaudadora de fondos republicana, expresó más tarde el martes su apoyo a Clinton y afirmó que "la demagogia de Donald Trump ha socavado el tejido de nuestro carácter nacional".

También el martes, la mujer que ayudó a dar forma a la imagen nacional del gobernador de New Jersey Chris Christie declaró que votaría a Clinton.

"Como alguien que ha trabajado para hacer avanzar los principios del partido en los últimos 15 años, creo que estamos en un momento en el que el silencio no es una opción", dijo a CNN la ex asesora de Christie Maria Comella.

Otros miembros destacados del Partido Republicano han dicho antes que no votarían por Trump, incluidos el candidato de 2012 Mitt Romney y el exgobernador de Florida Jeb Bush.

Un día antes, Sally Bradshaw, estratega del informe "Crecimiento y oportunidad" de 2013 del Comité Nacional Republicano, indicó que abandonaría el partido. Aunque no es un es un nombre conocido por el gran público, su decisión estremeció a todos los profesionales de la política.

Bradshaw era miembro del grupo de cinco estrategas encargado de identificar las falencias del partido y formular recomendaciones para ganar la Casa Blanca después de la derrota de 2012. La estratega dijo que votará por la demócrata Hillary Clinton si la contienda en su estado de Florida se vuelve demasiado reñida.

"Trump ha avanzado exactamente en la dirección opuesta a nuestras recomendaciones de cómo hacer el partido más inclusivo", dijo Ari Fleischer, que trabajó con Bradshaw en la llamada autopsia poselectoral del partido, y que fue asesor destacado del presidente George W. Bush.

Fleischer aún apoya a Trump antes que a Clinton. Pero Bradshaw y Comella forman parte de un grupo de agentes, mensajeros miembros del comité nacional y donantes republicanos destacados que siguen desmarcándose de la estrategia de Trump, poniendo sobre la mesa casi a diario —a menos de 100 días para las elecciones— las fisuras creadas por el magnate y su ascenso en el partido.

Veteranos y familias de soldados caídos seguían pidiendo a Trump que se disculpara por su trato a la familia Khan, que habló en contra de Trump en la Convención Nacional Demócrata de la semana pasada. Trump dijo que el padre del militar caído "no tiene derecho" a criticarlo, y sólo más tarde reconoció que su hijo fue un héroe.

"Si @realDonaldTrump quiere ser Comandante en Jefe, tiene que comportarse como uno. Y eso no puede empezar hasta que se disculpe a los Khan", escribió el martes en Twitter Dakota Meyer, uno de los pocos condecorados vivos con la Medalla de Honor y yerno de la exgobernadora de Alaska Sarah Palin.

Trump invitó más tensiones el martes cuando dijo al Washington Post que no está listo para apoyar a Ryan en las primarias republicanas de la semana que viene contra Paul Nehlen, y elogió al otro candidato por dirigir "una campaña muy buena".

La tensión ya era considerable entre los dos republicanos, que tendrán que trabajar juntos si Trump obtiene la presidencia. "Ni el presidente Ryan ni nadie en este equipo ha pedido nunca el apoyo de Donald Trump. Y pese a ello confiamos en una victoria la semana que viene" dijo el portavoz de campaña de Ryan Zack Roday.

En su entrevista en el Post, Trump también declinó apoyar la candidatura a la reelección de McCain y tachó de débil a la senadora de New Hampshire Kelly Ayotte. Ambos han estado entre los críticos más acérrimos de Trump tras sus comentarios sobre la familia Khan, en particular McCain, exprisionero de guerra que dijo que Trump no tiene "licencia sin límites para difamar a los mejores entre nosotros".

Christie, gobernador de New Jersey, sigue siendo uno de los principales defensores de Trump. Pero Comella, su antigua asesora, afirmó que la misma supervivencia del partido depende de detener al célebre empresario.

"En lugar de posicionarse contra los casos de prejuicios, racismo y retórica divisiva, ya fuera contra las mujeres, inmigrantes o musulmanes, hicimos un cálculo de que era mejor no decir nada en absoluto en interés de la política y de ganar elecciones", dijo a CNN. "Para mí, si nuestro partido tiene un futuro, tenemos que cambiar esa trayectoria y liderar con el ejemplo".

Hillary Clinton se enfrentará a Donald Trump, que ganó la candidatura republicana. El empresario, que el martes tenía un acto de campaña en North Carolina, se burló con antelación del  discurso del expresidente y dijo que estaba “sobrevalorado”.

Por JULIE PACE y CATHERINE LUCEY, Associated Press

FILADELFIA (AP) — En una noche histórica, Hillary se convirtió el martes en la primera mujer que lidera a un gran partido en la campaña por la Casa Blanca, rompiendo una barrera histórica que se le escapó hace ocho años.

La candidata puso un enérgico final a la segunda noche de la convención demócrata al aparecer en una video conferencia desde Nueva York y declarar a los entusiastas delegados "Acabamos de poner la mayor grieta en el techo de cristal hasta ahora".

Unos minutos antes, el expresidente Bill Clinton tomó el papel de devoto esposo político al describir a su esposa como una apasionada "hacedora de cambios", en un discurso sobre la personalidad de la candidata. El expresidente describió con gran detalle sus más de 40 años de unión política y personal.

"Lleva mucho tiempo aquí", admitió. Mostrando su experiencia como una virtud, añadió: "Ella vale cada año que ha dedicado a mejorar la vida de la gente":

Para un hombre más acostumbrado a discursos centrados en medidas y políticas, la sentida comparecencia de Clinton recalcó una noche histórica para los demócratas y el país. Si gana en noviembre, los Clinton podrían ser también la primera pareja casada en la que ambos han ocupado la presidencia.

Hillary Clinton se enfrentará a Donald Trump, que ganó la candidatura republicana hace una semana. El empresario, que el martes tenía un acto de campaña en North Carolina, se burló con antelación del discurso del expresidente y dijo que estaba "sobrevalorado".

En la convención republicana de la semana pasada, la aspirante demócrata fue el blanco de duras críticas a su personalidad y su juicio, un drástico contraste con la mujer cálida y apasionada que describió su marido. En un intento de explicar las diferentes percepciones sobre su esposa, el expresidente dijo simplemente: "Una es real, la otra inventada".

El expresidente rememoró el momento en el que una aventura extramatrimonial llevó a su impugnación y a un intenso escrutinio sobre su matrimonio. Aunque sus asesores creen que sus indiscreciones pasadas son viejas noticias para los votantes, en ocasiones han vuelto a quedar sobre la mesa durante la campaña, con Trump a menudo liderando el ataque.

Bill Clinton ofreció el discurso principal de la segunda noche de convención demócrata, una alegre celebración de la nominación formal de la candidata.

Los delegados estallaron en ovaciones cuando el principal adversario de Clinton en las elecciones primarias, el senador federal Bernie Sanders, ayudó a oficializar la nominación cuando fue el turno de votar para su estado, Vermont, lo cual fue una importante exhibición de unidad para un partido que trata de sanar divisiones profundas.

Fue un impactante paralelismo al papel que jugó Clinton hace ocho años cuando tomó el micrófono en la sede de la convención y apoyó a su ex adversario, Barack Obama.

Esta vez, Hillary Clinton rompió el techo de cristal que se le resistió en 2008.

Ahora lidera un partido aún dividido. Unos momentos antes de que lograra la candidatura, un grupo de partidarios de Sanders abandonó el encuentro y acudió a una carpa de medios para protestar por lo que consideraron fue su aislamiento en el partido. Al mismo tiempo, manifestantes que habían pasado el día marchando bajo el sol empezaron a plantarse ante la policía.

Trump celebró los incidentes desde su acto de campaña. En una convención de Veteranos de Guerras Extranjeras, afirmó que "nuestros políticos les han fallado por completo".

En efecto, la larga experiencia política de Clinton —secretaria de Estado, senadora, primera dama— ha parecido en ocasiones chocar con un electorado frustrado con Washington y dispuesto a apoyar a candidatos poco convencionales como Trump y Sanders. Muchos votantes tienen dudas sobre su carácter y fiabilidad, sugiriendo que ha utilizado su acceso al poder para provecho personal.

El expresidente Clinton habló tras tres horas de testimonios de legisladores, activistas, celebridades y ciudadanos que expresaron otra opinión. Todos subieron al escenario para defender su compromiso trabajando por la atención sanitaria, problemas de la infancia y el control de armas.

"Hillary tiene la pasión y la comprensión para respaldar a las madre de luto", dijo Sybrina Fulton, cuyo hijo Trayvon Martin murió en 2012. "Ella tiene el valor de liderar la lucha por una legislación de armas de sentido común".

El considerable espacio dedicado a los testimonios subrayó las preocupaciones de la campaña por cómo ven los votantes a Clinton. Sondeos de opinión han mostrado de forma consistente que la mayoría de los estadounidenses no cree que sea sincera y digna de confianza. Esa percepción se vio reforzada después de la dura evaluación que ofreció el director del FBI sobre su polémico uso del correo electrónico cuando era secretaria de Estado, aunque el Departamento de Justicia no presentó cargos.

Por CLAUDIA TORRENS, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Pasaron muchas horas haciendo de voluntarios en la campaña del ex candidato demócrata a la presidencia Bernie Sanders. Durante meses, tocaron puertas, hicieron llamadas y repartieron panfletos.

Pero, a pesar de que Sanders perdió ante la ahora candidata oficial demócrata Hillary Clinton, varios delegados hispanos partidarios del senador de Vermont aplaudieron y sonrieron el martes por la noche en Filadelfia durante la seguna jornada de la Convención Demócrata. Aseguraron que lograron que el partido adoptara una agenda progresista, incluida la inmigración, con una plataforma demócrata que se ha pronunciado en contra de deportaciones masivas.

Ahora lo que piden es que se mantenga esa agenda en muchos ámbitos.

"La revolución política que Sanders empezó está muy lejos de terminar", dijo James Duarte, de origen dominicano y ecuatoriano y quien viajó a Filadelfia como delegado de Sanders. "Es nuestro trabajo ahora, como latinos, organizarnos y asegurar que la plataforma y los candidatos, de todo tipo, rindan cuentas".

Sanders llevó a cabo una campaña que atrajo sobre todo a jóvenes, basada en reducir el poder de Wall Street en la economía del país. Logró que el lenguaje de la plataforma del partido incluyera una ampliación del sistema de Seguridad Social para que más gente reciba prestaciones y propuso varios impuestos para ayudar a prevenir daños al medio ambiente, entre otras medidas.

En Filadelfia, no todos los delegados de Sanders aceptaron sin quejarse que Clinton sea la nominada oficial del partido. Algunos se fueron el martes del estadio donde se celebra la convención y realizaron una manifestación pacífica. La primera noche de la convención se hicieron oír de forma más rotunda al corear "¡Bernie!" a menudo, interrumpiendo a los oradores. Varios cientos se manifestaron en el centro de Filadelfia el lunes y el martes.

Luis Sepúlveda, un asambleísta de Nueva York de origen puertorriqueño y delegado en la convención, dijo que es necesario que los hispanos, al igual que el resto de los demócratas, sigan presionando para asegurar que las políticas de Sanders a favor de la clase baja, los estudiantes y las minorías se implementen.

"Deben hacerlo especialmente los políticos elegidos hoy, y los que representan a comunidades minoritarias y latinos", indicó el hispano.

Sepúlveda dijo también que es importante unir al Partido Demócrata en apoyo a Clinton para asegurar que el candidato republicano Donald Trump no logre llegar a la Casa Blanca.

María Castro, una delegada ecuatoriana de Sanders, no dejó claro si votará por Clinton.

"Va a ser un voto en contra a Trump", dijo Castro. "Vamos a derrumbar esa pared".

Trump ha promovido la creación de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos para frenar la inmigración no autorizada. El candidato enfureció a muchos hispanos al decir que entre los inmigrantes mexicanos hay violadores y delincuentes que llevan drogas a Estados Unidos.

Sanders fue una de las estrellas de la noche el lunes en la convención, donde pidió fervorosamente que sus seguidores voten por Clinton. Muchos han expresado esta semana en Filadelfia indignación tras salir a la luz mensajes de correo electrónico enviados por representantes de la convención que demostraban favoritismo hacia Clinton.

Por STEPHEN OHLEMACHER, Associated Press

CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — Una redactora que trabaja para la empresa de Donald Trump dijo el miércoles que cometió un error y se disculpó por usar frases de un discurso que Michelle Obama dio en 2008 en el mensaje que dio Melania Trump en la Convención Nacional Republicana.

En un comunicado emitido por la campaña, Meredith McIver asumió la responsabilidad pero dejó en claro que Melania Trump sabía que los fragmentos eran del discurso de Michelle Obama.

"Una persona que siempre le ha caído bien es Michelle Obama", dijo McIver sobre Melina Trump. "Ella me leyó por teléfono algunos fragmentos del discurso de Michelle Obama, como ejemplo. Yo los escribí y luego incluí algunas frases en el borrador que al final terminó siendo el discurso final".

Las frases en cuestión fueron parte del inicio del discurso de casi 15 minutos de Melania Trump.

En un ejemplo, Melania Trump dijo: "Desde chica, mis padres me instigaron los valores que si uno trabaja duro por lo que quieres en la vida, y si tu palabra es tu compromiso y haces lo que dices y cumples con tus promesas, que té tratas a la gente con respeto".

Ocho años atrás, Michelle Obama dijo: "Y Barack Obama y fuimos criados con muchos valores parecidos: como, trabaja fuerte por lo que quieres en la vida, que tu palabra es tu compromiso, que haces lo que dices que vas a hacer, que tratas a la gente con dignidad y respeto".

Hubo también similitudes en un pasaje que habla sobre mostrar a los niños que no hay límite para lo que pueden lograr. Aparte de eso, el discurso de Melania Trump fue distinto al que Michelle Obama dio cuando su esposo fue nominado a la presidencia.

McIver, coautora de algunos libros sobre Donald Trump, dijo que ofreció su renuncia, pero el candidato presidencial republicano no la aceptó.

"No revisé los discursos de la señora Obama. Ese fue mi error y me siento fatal por el caos que he causado a Melania y a los Trump, así como a la señora Obama. No hubo intención de causar daño".

Según el comunicado, McIver forma parte del "equipo de redactores de planta en la Organización Trump".

Página 5 de 13