RSS Module

Nacional (163)

Por MIKE STOBBE, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Las mujeres infectadas con el virus del zika en las etapas avanzadas de su embarazo tuvieron bebés que no sufrieron de defectos congénitos evidentes, de acuerdo con un estudio realizado en Colombia que parece confirmar que el mayor riesgo para los infantes ocurre en las primeras etapas de la gestación.

Pero el estudio también encontró alarmantes casos de defectos de nacimiento severos en los bebés de madres que nunca se dieron cuenta que habían contraído el virus.

"No estás a salvo incluso si no desarrollas síntomas", dijo el doctor W. Ian Lipkin, un experto de enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia que no estuvo involucrado en la investigación.

Desde que se relacionó el brote de zika en Brasil con los defectos de nacimiento a finales del año pasado, los expertos de salud han intentado entender en qué etapa es que el feto en desarrollo se encuentra más vulnerable y si es que están en riesgo en caso de que la madre resulte infectada pero nunca presente síntomas.

De las 1.850 mujeres embarazadas infectadas que fueron parte del estudio, cerca de una tercera parte contrajo el virus en las etapas avanzadas de su embarazo, durante el tercer trimestre. La mayoría de esas mujeres han dado a luz y en ninguno de los casos se observa microcefalia o anormalidades cerebrales, de acuerdo con los investigadores.

El virus zika se propaga principalmente a través de la picadura de un mosquito tropical. La mayoría de las personas infectadas jamás desarrollan síntomas. Otras sufren de fiebre, salpullido, dolor en las articulaciones y ojos rojos, y se recuperan en menos de una semana.

Brasil, que sufre del peor brote de zika, tiene más de 500 casos relacionados de microcefalia, un defecto de nacimiento en el que el cráneo del bebé es mucho menor de lo normal debido a que el cerebro no se ha desarrollado de manera apropiada.

Los expertos de la enfermedad han dado seguimiento para observar si la epidemia se propaga de manera similar en Colombia, que colinda con Brasil.

Los autores del estudio indicaron que el reporte es "preliminar" y que la mayoría de las mujeres a las que se les dio seguimiento seguían embarazadas cuando se completó el reporte. Los investigadores quieren monitorear tanto los embarazos como a los bebés que ya nacieron, dijo Margaret Honein, de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, que fue una de las autoras del estudio. Es posible que los bebés aún puedan desarrollar problemas, indicó.

Las autoridades colombianas únicamente han reportado los nacimientos vivos. No han señalado cuántos de los embarazos afectados por el zika desarrollaron defectos de nacimiento pero terminaron como mortinatos o en abortos.

No sorprende que las infecciones en las etapas avanzadas de la gestación no desarrollen defectos evidentes, porque los expertos saben que es más probable que el zika y otras infecciones virales contraídas en las primeras etapas de gestación, provoquen defectos de nacimiento como la microcefalia, comentó el doctor Neil Silverman, profesor de obstetricia de la Universidad de California Los Ángeles, que es consultor en temas relacionados con zika para el Departamento de Salud Pública de California.

Dijo que el número de bebés con defectos de nacimiento en Colombia es sorprendentemente bajo. Colombia solo tuvo cuatro casos confirmados de microcefalia relacionada con el zika entre agosto y abril, cuando se realizó el estudio. Desde entonces se han reportado otros dos casos.

Los investigadores desconocen en qué trimestre contrajeron el zika las madres de los cuatro casos de microcefalia, porque ninguna de ellas experimentó síntomas, detalló Honein.

Eso significa que, aunque poco probable, no se puede descartar por completo que alguna de ellas se haya infectado en el tercer trimestre de la gestación.

También "incrementa nuestra preocupación" el hecho de que aunque las mujeres no se sientan enfermas, puedan transmitirles la infección del zika a sus bebés, y ellos podrían desarrollar los defectos, comentó Honein. La mayoría de los defectos de nacimiento relacionados con el zika fueron reportados en madres que desarrollaron los síntomas del zika durante su gestación.

El estudio fue realizado de manera conjunta por autoridades de salud de Estados Unidos y Colombia, y se analizaron reportes de infecciones de zika y defectos de nacimiento entre finales de agosto y principios de abril. Los resultados fueron publicados el miércoles por el New England Journal of Medicine.

Por TOM HAYS, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — En la contienda nacional entre jurisdicciones federales para juzgar al narcotraficante y escapista mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán, el lugar que encabeza actualmente al resto está lejos de la frontera sur: Brooklyn.

Funcionarios del Departamento de Justicia aún no han hecho comentarios sobre la muy esperada decisión que involucra a siete fiscalías, las cuales han acusado formalmente a Guzmán en las últimas dos décadas de asociación delictuosa para traficar droga y otros cargos.

Pero dos funcionarios judiciales con conocimiento del proceso dijeron a The Associated Press que es probable que, si es transferido de la custodia mexicana a la estadounidense en los próximos meses, Guzmán sería enviado al Distrito Este de Nueva York en Brooklyn. Los dos funcionarios solicitaron no ser identificados debido a que no están autorizados a hablar públicamente sobre la decisión.

En momentos en que Guzmán lucha contra su extradición, un esfuerzo que podría alargarse indefinidamente, se ha rumorado que la oficina de Brooklyn, que solía ser encabezada por la secretaria de Justicia Loretta Lynch, encabeza las fiscalías que podrían encargarse de su proceso.

Pero sin importar el lugar en el que sea juzgado dentro de Estados Unidos, Guzmán seguro ocasionará un frenesí mediático y presentará un reto de seguridad que ha atormentado a las autoridades mexicanas. El año pasado, el jefe del implacable Cártel de Sinaloa escapó de una prisión de alta seguridad por segunda vez —valiéndose de un túnel de 1,6 kilómetros (una milla) de largo y presuntamente con ayuda de guardias deshonestos— y pasó varios meses prófugo antes de ser recapturado en enero tras una balacera sangrienta en la ciudad costera de Los Mochis, en el occidental estado de Sinaloa.

Su aprehensión, así como la decisión de las autoridades mexicanas de trasladarlo a una cárcel en Ciudad Juárez, justo al otro lado de la frontera frente a El Paso, Texas, revivió conjeturas sobre un posible proceso en Estados Unidos, en uno de los siete distritos donde tiene abierto un expediente: Brooklyn, Manhattan, Chicago, Miami, San Diego, El Paso y New Hampshire.

En las acusaciones formales federales en esos distritos se le acusa de supervisar un imperio que ha envenenado las calles estadounidenses al contrabandear gran cantidad de toneladas de cocaína, heroína y marihuana a través de túneles o compartimentos secretos en automóviles, camiones y vagones de ferrocarril.

En una acción que se considera estaba dirigida a quitar obstáculos a la extradición, fiscales en Brooklyn revisaron su acta de acusación el mes pasado para retirar más de una decena de cargos que pueden castigarse con la pena de muerte por asesinatos específicos realizados por sus esbirros en México, al tiempo que preservaron los cargos por asociación delictuosa para cometer asesinato, los cuales conllevan una sentencia de cadena perpetua. Más o menos al mismo tiempo, la Secretaría de Relaciones Exteriores de México dijo que había solicitado y recibido "garantías suficientes" por parte de funcionarios de Estados Unidos de que Guzmán no sería ejecutado.

Sólo San Diego —primero en abrir proceso contra Guzmán, en 1996— y El Paso han realizado solicitudes formales de extradición. Pero tras bastidores, es probable que fiscales de los siete distritos hayan cabildeado ante el Departamento de Justicia para recibir a Guzmán, en algunos casos viajando a Washington para presentar lo que consideran son sus fortalezas en sus casos.

WASHINGTON (AP) —

Para Donald Trump, la matanza en Orlando fue una oportunidad de repetir su retórica de aplicar medidas más fuertes contra el terrorismo y ufanarse de su "yo tenía razón". Para Hillary Clinton, fue un momento de elegir sus palabras con cuidado y reafirmar que es hora de hacer inaccesibles "estas armas de guerra".

La masacre en Orlando ofrece un vistazo del agudo contraste entre los casi seguros candidatos de los partidos Republicano y Demócrata, en momentos en que el país se aproxima a unas elecciones presidenciales preñadas de miedo al terrorismo, a la violencia de las armas de fuego y a la terrible combinación de ambos.

No se sabía siquiera el motivo de la masacre en Orlando cuando Trump y Clinton hicieron sus declaraciones. Eso se supo después, cuando la policía dijo que el atacante —identificado como OmarMateen, un ciudadano estadounidense de 29 años de edad— llamó a la línea de emergencias 911 desde el club para jurar lealtad a la agrupación que se hace llamar Estado Islámico.

A medida que salía más información al público, Trump usó Twitter para expresar que él estaba "orando" por las víctimas y sus familias, pero a la vez aseveró: "¿Cuándo empezaremos a ser duros, inteligentes y vigilantes?"

Poco después escribió que estaba agradecido por "toda la gente que me ha felicitado porque yo tenía razón en el tema del terrorismo islámico radical".

Cuando el presidente Barack Obama se abstuvo de usar esa frase para describir a Mateen en su discurso desde la Casa Blanca, Trump emitió un comunicado exigiendo la renuncia del mandatarioestadounidense, una declaración inusualmente hostil que va mucho más allá de las acostumbradas críticas de los republicanos a la política de Obama hacia el terrorismo.

El lunes, Trump aseveró que hay miles de personas que viven en Estados Unidos "enfermizas de odio" y capaces de perpetrar ese tipo de masacres. "No podemos seguir dejando entrar a
esa gente... Tenemos que ser muy, muy fuertes", dijo el candidato en entrevista con el canal de televisión Fox News.

Por DAN GELSTON, Associated Press

Billy Crystal está listo para un último round con su amigo y socio de travesuras Muhammad Ali.

Ningún comediante ha podido volar como mariposa ni sonar como Ali del mismo modo que Crystal, uno de sus muchos imitadores.

Ali, solía fanfarronear que era "El más grande" con una voz impresionante que con el tiempo fue apagada por la enfermedad de Parkinson. En su gloria fue enorme, y los cómicos y programas de comedia supieron aprovecharlo.

Mucho antes de su estrellato en cine, Crystal era relativamente desconocido a comienzos de los 70 cuando fue elegido como parte de los actores que honraron humorísticamente a Ali en un banquete. La rutina de Crystal imitando al campeón de boxeo pasó a formar parte de su repertorio tradicional por el resto de su carrera.

Crystal estaba entre las 15.000 personas que asistirían al funeral de Ali el viernes, cuando el expresidente Bill Clinton dedicaría un panegírico.

Es fácil imaginar que Crystal cambiaría un poco su rutina para permitir que una arena llena de admiradores, amigos y familiares sientan por un momento que Ali está hablándoles una vez más. La voz de Ali se vio afectada desde hacía tanto tiempo, que en muchos casos fueron artistas de la comedia quienes presentaron las clásicas frases y chistes del púgil a una nueva generación de admiradores.

Crystal recordó a Ali la semana pasada en Twitter con un video de su presentación de 1979 titulada "15 Rounds", que subtituló "Para el hombre más grande que he conocido".

La interpretación de Crystal de casi 12 minutos en el programa en homenaje a Ali por su retiro en 1979 en el Great Western Forum los presenta a ambos en su mejor momento: Crystal interpreta de manera impecable a Ali ("Soy tan rápido que puedo jugar pingpong solo"), mientras que Ali no puede dejar de reír y al final se pone de pie para ovacionarlo.

A continuación algunos detalles sobre los imitadores del más grande.

_____

CRYSTAL

Ali era un invitado ocasional, cuando no era objeto de discursos sus chistes, en las giras de Crystal.

"Realmente ha sido un gran amigo para mí y un gran amigo para el mundo", dijo el comediante antes de presentar a Ali en una actuación.

Crystal y Ali forjaron una amistad que perduró más de 40 años, pero en la batalla de los chistes Crystal fue el campeón.

"Esta noche les quiero anunciar que cambiaré mi nombre una vez más porque tengo nuevas creencias religiosas", dijo Crystal, imitando a Ali en un episodio de "The Tonight Show" de 1977. "A partir de esta noche quiero que me digan Izzy Yiscowitz. Soy un judío jasídico. Izzie Chaim Yiscowitz, que quiere decir 'Chaim el más grande'''.

_____

SATURDAY NIGHT LIVE

Crystal no fue el único actor de SNL que encontró en Ali un objeto perfecto para la parodia.

En una rutina de 1981, Joe Piscopo hizo el papel de un reportero entrevistando a un joven Cassius Clay (interpretado por Eddie Murphy).

"Me voy a retirar del boxeo saludable, feliz, rico y guapo. ¡Soy el boxeador más grande de todos los tiempos!", dice Murphy.

_____

IN LIVING COLOR

David Alan Grier imitó a Ali en la serie de los 90 "In Living Color" en una parodia sobre la película "Three Men and a Baby" ("Tres hombres y un bebé") titulada "Three Champs and a Little Lady". Ha mantenido el papel como parte de sus rutinas.

Por CLAUDIA TORRENS, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Líderes hispanos se plantaron el lunes frente a las oficinas de Donald Trump en la Quinta Avenida de Nueva York para criticarle por sus declaraciones sobre un juez federal de origen mexicano al que el magnate inmobiliario ha desacreditado por su etnicidad.

Carlos Menchaca, el primer concejal de la ciudad de origen mexicano, dijo durante la rueda de prensa que ya es hora "de enviar a este tipo a casa", en referencia a Trump, el precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.

Trump dijo la semana pasada que el juez Gonzalo Curiel no es imparcial en una demanda que instruye y que fue presentada por antiguos alumnos de la Universidad Trump contra el magnate. El político republicano aseguró que Curiel no es imparcial porque sus padres nacieron en México y Trump promueve la construcción de un muro en la frontera entre México y Estados Unidos.

Portavoces de la campaña electoral de Trump no respondieron a un mensaje de Associated Press solicitando una respuesta a las acusaciones realizadas en la rueda de prensa.

Trump enfureció a muchos en la comunidad hispana cuando dijo que entre los inmigrantes mexicanos hay violadores y delincuentes que llevan drogas a Estados Unidos. También dice que está a favor de deportar a los 11 millones de inmigrantes sin autorización que viven en el país. A pesar de ello, ha dicho repetidamente que los hispanos "le aman".

El lunes Menchaca dijo que la "retórica" de Trump va a unir más a los hispanos y a animar a jóvenes latinos a estudiar, votar y presentarse a posiciones públicas.

"El veneno que (Trump) emite sólo nos hace más fuertes", dijo el concejal, quien preside el Comité de Inmigración del Concejo Municipal.

La presidenta de ese organismo, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito, defendió al juez Curiel y destacó que los ataques de Trump son racistas.

"En el mundo de Donald Trump la etnicidad de alguien lo puede descalificar a la hora de hacer su trabajo", dijo Mark-Viverito, quien destacó que está orgullosa de ser hispana y bilingüe. "La etnicidad del juez es totalmente irrelevante".

La rueda de prensa se llevó a cabo frente a la Trump Tower, donde el magnate tiene sus oficinas y desde donde dirige su campaña electoral. La rueda de prensa atrajo la atención de decenas de turistas que paseaban por la Quinta Avenida y se pararon a ver si Trump salía del edificio.

La Universidad Trump es el blanco de dos demandas legales en San Diego y de una en Nueva York que acusan a la institución de engañar a los estudiantes con promesas no cumplidas de enseñar los secretos del éxito en el negocio de bienes raíces. Trump ha sostenido que los clientes quedaron muy satisfechos.

Curiel no ha respondido públicamente a ninguno de los comentarios de Trump. De padres mexicanos, nació en Indiana y fue fiscal federal y juez estatal en California antes de ser nominado para juez federal por el presidente Barack Obama en 2011.

Por KATHLEEN HENNESSEY y LISA LERER, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — Alentada por un sólido triunfo en California, Hillary Clinton proclamó el martes su victoria en las primarias del Partido Demócrata, tomando su lugar en la historia y emprendiendo la difícil tarea de unir una formación fracturada para presentar batalla al empresario Donald Trump en la carrera por la Casa Blanca.

Clinton se impuso en cuatro de los seis estados en juego el martes — California, New México, South Dakota y New Jersey, que reparte un buen número de delegados. Con cada uno de estos resultados afianzaba un poco más la derrota del senador Bernie Sanders, convirtiendo en cada vez más improbables sus escasas posibilidades para reactivar su campaña en la última gran noche de primarias estatales.

La seguidilla de victorias que tanto necesitaba Clinton le permitió celebrar el "hito" que buscaba desde hace años — convertirse en la primera mujer que encabeza la candidatura de uno de los grandes partidos para presidir el país. En Brooklyn, ante una audiencia plagada de banderas estadounidenses, la ex secretaria de Estado recibió los aplausos y vítores de sus seguidores.

"Las barreras pueden superarse. La justicia y la igualdad pueden ganar", dijo. "Está campaña quiere asegurar que no hay techo, que ninguno de nosotros tiene límites. Este es el momento de unirnos".

Clinton ya tenía el número de delegados necesario para lograr la nominación del partido antes de las primarias del martes, según un conteo de The Associated Press. Sin embargo, Sanders tenía la esperanza de poder emplear un posible triunfo en California para convencer a los miembros del partido para que le brindaran su apoyo. El senador por Vermont logró victorias en Montana y North Dakota. Pero la clara ventaja de Clinton en California dejó claro que sus esfuerzos no tendrían demasiados resultados.

Sanders prometió continuar con su campaña hasta la última cita electoral, en el Distrito de Columbia el próximo martes.

"La lucha continúa", dijo.

Sanders está sometido a una intensa presión desde la dirección demócrata para que abandone la carrera de forma amistosa, entregue a sus votantes y se una a la tarea de derrotar a Trump.

Pese a su promesa de seguir peleando por la nominación, Sanders parece haber escuchado el mensaje del partido. En sus declaraciones, normalmente apasionadas, el socialista destacó en repetidas ocasiones "estamos juntos en esto" y alegó que uno de los principios básicos de su campaña es que "no permitamos a los republicanos de derechas que controlen nuestro gobierno".

Sanders dijo que había llamado a su rival para felicitarla por sus victorias.

Está previsto que el senador regrese a su casa en Burlington el miércoles, antes de viajar a Washington el jueves para asistir a actos de campaña.

El presidente Barack Obama telefoneó a Sanders y Clinton en la noche del martes para felicitarlos por su campaña. La Casa Blanca dijo que Obama se reunirá con Sanders atendiendo a su petición para discutir cómo aprovechar "el extraordinario trabajo realizado para comprometer a millones de votantes demócratas y aprovechar ese entusiasmo".

Mientras la contienda demócrata llega a su fin, los republicanos se embarcan en una nueva. A pesar de ganar con comodidad las primarias de California, New Jersey, New Mexico, South Dakota y Montana, el más que probable candidato del partido a la presidencia, el empresario Donald Trump, se mantuvo más cauto tras sus ataques basados en su procedencia contra un juez hispano que levantaron ampollas entre los líderes de su partido. Después de que otro senador le retiró su apoyo y de que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, calificara sus palabras de "racistas" el multimillonario quiso calmar las aguas con un raro discurso guionizado para celebrar sus triunfos.

"Entiendo la responsabilidad del cargo y nunca jamás los decepcionaré — demasiado trabajo, demasiada gente, sangre, sudor y lágrimas", dijo Trump leyendo sus comentarios en un teleprompter durante un acto celebrado en uno de sus campos de golf cerca de la ciudad de Nueva York. "Les haré sentirse orgullosos de su partido y nuestro movimiento, porque esto es lo que es, un movimiento".

Por SALLY HO, Associated Press

LAS VEGAS (AP) — La recién coronada Miss USA es una oficial del ejército de 26 años procedente del distrito de Columbia que ofreció tal vez la respuesta más contundente de la noche al ser preguntada por las mujeres en combate.

"Como mujer en el Ejército de Estados Unidos, creo (...) que somos tan duras como los hombres. Como comandante de mi unidad, tengo fuerza, estoy entregada", dijo Deshauna Barber. "El género no nos limita en los Estados Unidos".

Como ganadora del concurso Miss USA 2016, celebrado el domingo en el T-Mobile Arena de la Strip de Las Vegas, Barber participará ahora en la competencia de Miss Universo.

Barber es el primer miembro del ejército estadounidense que gana Miss USA. En una conferencia de prensa tras el concurso, la teniente de 26 años de Northeast DC dijo que tiene previsto tomarse un descanso de la Reserva del cuerpo y que ya había hablado con sus superiores sobre la posibilidad pasar a la inactividad durante un par de años si se hacía con la corona. Actualmente sirve dos días al mes, explicó.

"Mi comandante debe estar viéndome ahora", dijo Barber. "Dos días al mes no es servicio en activo. Es una obligación a la que me apunté pero en la Reserva del Ejército de Estados Unidos son muy flexibles".

Barber tiene previsto emplear la popularidad que le da el triunfo para apoyar causas en favor de los veteranos de guerra y abordar el problema del suicidio y el estrés postraumático entre los militares. Preguntada por el mensaje que tenía para los candidatos presenciales — entre el ellos el expropietario de la competencia y más que probable aspirante republicano, Donald Trump — Barber explicó que deberían centrarse más en los asuntos relacionados con los veteranos, incluyendo las demoras en sus hospitales.

"Creo que hay muchos temas que discuten que no son tan importantes", manifestó enfundada en un brillante vestido dorado.

Barber no es la única que tuvo que pronunciarse sobre el posible candidato del Partido Republicano, que se separó de forma poco amistosa de la organización del evento el año pasado.

La segunda clasificada, Miss Hawaii, enfrentó un momento complicado en la parte de preguntas al ser cuestionada por su elección entre los probables candidatos a la presidencia del país, la demócrata Hillary Clinton o Trump.

Chelsea Hardin reconoció que no había una respuesta correcta. La pregunta planteaba la posibilidad de que Clinton se convierta en la primera mujer candidata a la Casa Blanca por uno de los grandes partidos. La estudiante universitaria de 24 años de Honolulu dijo simplemente que el nuevo presidente debería luchar por lo que es correcto para el país.

Al resto de las aspirantes que quedaron entre las cinco primeras clasificadas se les preguntó por el derecho al voto, la desigualdad salarial y la reciente muerte del icónico boxeador Muhammad Ali.

La favorita de los seguidores de la competencia, Miss California, Nadia Grace Mejia, tropezó y se tomó una pausa para responder una pregunta sobre la desigualdad social y salarial. La modelo de 20 años, hija de un cantante de la década de 1990 conocido por el tema "Rico Suave", había hablado también acerca de sufrir anorexia y de su deseo de promover la confianza en el cuerpo antes en el programa.

La cadena Fox emitió el concurso que duró tres horas. La última edición pudo verse en el canal por cable Reelz.

La organización del concurso de belleza se está recuperando de una serie de polémicas el año pasado, incluida la ruptura con su anterior dueño, el empresario Donald Trump, y el error en la coronación de Miss Universo.

Por JACQUES BILLEAUD, Associated Press

PHOENIX (AP) — Un juez que preside un proceso por encasillamiento racial contra Joe Arpaio dijo el martes que no confía en la oficina del jefe policía para arreglar los problemas relacionados a un fallo reciente por desacato a la corte contra el famosamente desafiante representante de la ley.

El juez federal de distrito Murray Snow dijo que no cree que la oficina de Arpaio pueda conducir investigaciones internas adecuadas respecto a actos ilegales de sus subordinados, incluyendo la decisión de realizar redadas contra la inmigración ilegal meses después que la corte ordenó que se terminara esa práctica.

"Ya no tengo confianza en la dirección de la policía del condado Maricopa", dijo Snow en la audiencia.

El juez convocó la sesión para discutir el posible castigo después de su conclusión emitida el 13 de mayo acerca de que Arpaio estaba en desacato civil por no atender sus órdenes. La decisión podría llevar a un caso de desacato penal que involucre posibles multas o tiempo en prisión.

Varias decenas de manifestantes que repudian a Arpaio protestaron afuera de la sala del tribunal durante la audiencia.

Los manifestantes entonaron "Arresten a Arpaio, no a la gente" e interpretaron música durante más de cuatro horas. También portaban carteles y jalaron un globo grande con la imagen en caricatura del jefe policiaco alrededor de una vereda.

El caso muy publicitado que perdió Arpaio hace tres años originó un proceso por desacato a la corte después de que el juez Snow acusó al jefe de policía y a algunos de sus asistentes de violar órdenes del tribunal. También dio como resultado una lastimosa revisión a las investigaciones internas de su oficina, las cuales han sido criticadas por considerarse cargadas de parcialidad y de conflicto de intereses.

El juez Snow no ha impuesto aún castigos, pero se espera que ordene una reestructuración integral de las investigaciones de asuntos internos de la agencia y la creación de un fondo para pagar daños y perjuicios a hispanos que fueron detenidos ilegalmente cuando Arpaio no obedeció la orden de cesar las redadas.

Por STEPHEN OHLEMACHER y JONATHAN LEMIRE, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Donald Trump alcanzó el jueves el número de delegados necesario para asegurar la nominación republicana para la presidencia, lo que completa un ascenso sorpresivo que ha puesto de cabeza el panorama político y sienta las bases para una campaña otoñal aún más encarnizada.

Trump se puso en la cima del conteo de delegados de The Associated Press por un pequeño número de delegados que dijeron a la AP que lo apoyarán en la convención. Entre ellos está la presidenta del Partido Republicano en Oklahoma, Pam Pollard.

"Creo que ha tocado una parte de nuestro electorado que no le gusta donde se encuentra nuestro país", dijo Pollard. "No tengo problema en apoyar al señor Trump".

Tras el anuncio, Trump inmediatamente enfiló sus cañones contra la principal candidata demócrata Hillary Clinton.

"Aquí estoy viendo a Hillary peleando y ella no logra ganar", dijo Trump a reporteros. "Nosotros hemos logrado el apoyo tremendo de casi todo el mundo".

El buen momento para Trump llega en medio de indicadores de problemas a lo interno de su campaña, inclusive la abrupta salida de su director político y la resistencia de muchos dirigentes republicanos a declarar su apoyo al estrafalario y controversial magnate.

Horas antes de alcanzar el número de delegados para llegar a la nominación, Trump anunció la partida de su director político Rick Wiley, quien dirigía los esfuerzos de la campaña por contratar personal en estados clave. En un comunicado, la campaña de Trump dijo que Wiley había sido contratado sólo hasta que la candidatura "estuviera marchando a todo vapor".

La contratación de Wiley hace seis meses fue interpretada como indicio de que los veteranos del partido finalmente estaban aceptando la candidatura del empresario.

Se requieren 1.237 delegados para ganar la nominación presidencial republicana. Trump ha alcanzado 1.238. Con 303 delegados en juego el 7 de junio, Trump fácilmente aumentará su total, evitando que la convención en Cleveland sea dividida.

Trump, un político neófito que durante años entregó el comentario cáustico del estado de la nación al margen pero nunca se postuló para un cargo, compitió contra otros 16 contendientes republicanos en una elección primaria que a menudo se puso fea.

Muchos en el ala derecha han tardado en acoger a Trump, desconfiados de su buena fe. Otros se preocupan por la personalidad crasa de Trump y los comentarios lascivos que ha hecho sobre las mujeres.

Pero millones de activistas de base, muchos de los cuales han estado ajenos al proceso político, han aceptado a Trump como un populista de hablar franco que no tiene miedo de ofender.

Steve House, presidente del Partido Republicano en Colorado y un delegado que confirmó su apoyo a Trump a la AP, dijo que le gustan los antecedentes del multimillonario como empresario.

"Liderazgo es liderazgo", afirmó House. "Si puede rodearse con el talento político, creo que estará bien".

Otros que confirmaron su decisión de respaldar a Trump fueron más tibios, al decir que lo están apoyando por un sentido de obligación debido a que ganó las elecciones primarias en su estado.

Cameron Linton de Pittsburgh dijo que respaldará a Trump en la primera papeleta debido a que ganó la votación primaria en el distrito parlamentario de Linton.

"Si hay una segunda votación no votaré por Donald Trump", afirmó Linton. "Él es un ridículo, no hay otra manera de decirlo".

El camino de Trump a la nominación presidencial republicana comenzó con un viaje en una escalera eléctrica.

Trump y su esposa, Melania, descendieron en una escalera eléctrica en el vestíbulo del sótano de la Torre Trump el 15 de junio de 2015 para hacer un anuncio que muchos observadores dijeron que nunca llegaría: El célebre desarrollador inmobiliario, que había coqueteado con postularse a un cargo en el pasado, anunciaría que estaba lanzando su campaña para la nominación presidencial del Partido Republicano.

Ese discurso marcó el tono de la capacidad del precandidato para dominar los encabezados con declaraciones provocativas, insultos y parábolas. Llamó a los mexicanos "violadores", prometió construir un muro entre Estados Unidos y México y prohibir a los musulmanes en Estados Unidos por un tiempo indeterminado.

Por MICHAEL BIESECKER BRADLEY KLAPPER, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Hillary Clinton hizo caso omiso a varias directrices del Departamento de Estado para evadir riesgos de seguridad informática, concluyó una auditoría interna que la critica a ella y a previos secretarios de Estado por mal manejo de comunicaciones digitales.

El análisis de 78 páginas elaborado por el inspector general, y del que The Associated Press obtuvo una copia, habla de "debilidades sistémicas persistentes" en relación con esas comunicaciones. Dice que comenzaron antes del nombramiento de Clinton como secretaria de Estado, pero señala que las fallas de ésta fueron las más severas.

Pese a las directrices existentes y sin pedir aprobación, Clinton usó celulares para conducir tareas oficiales en su cuenta y servidor privados. La auditoría dice que Clinton nunca solicitó aprobación de altos funcionarios de información, quienes habrían rechazado el pedido a causa de los riesgos de seguridad.

"Para cuando Clinton era secretaria, las guías del departamento eran considerablemente más detalladas y sofisticadas", concluye el reporte. "Por lo tanto, las prácticas de seguridad informática de la secretaria Clinton deben ser evaluadas a la luz de esas directivas más precisas".

La revisión se produjo luego de revelaciones sobre la forma como Clinton manejaba su correo electrónico cuando ocupaba el principal cargo en la agencia estadounidense, algo que ha afectado su campaña para la nominación presidencial demócrata.

No obstante, la revisión abarca también las prácticas de comunicaciones electrónicas de los últimos cinco secretarios de Estado.

El reporte dice que el departamento y sus secretarios tardaron "en reconocer y lidiar efectivamente con los requerimientos legales y riesgos de ciberseguridad asociados con las comunicaciones de datos electrónicos, particularmente con riesgos relacionados con sus líderes de mayor nivel".

Clinton ha sido acosada por cuestionamientos de su manejo de correo electrónico por más de un año, desde que la AP reveló que el servidor de Clinton estaba en el sótano de la casa de Clinton en Nueva York mientras ella era secretaria de Estado desde el 2009 hasta el 2013.

Brian Fallon, portavoz de la campaña de Clinton, reaccionó al hallazgo mediante Twitter, donde escribió que la auditoría "deja en claro que ella no fue la única en el Departamento de Estado que usó su cuenta de correo personal".

Separadamente de la auditoría del departamento de Estado, el FBI ha estado investigando si esas prácticas de Clinton pusieron en peligro secretos del gobierno.

Clinton ha admitido en la campaña que su uso de correo electrónico en casa fue un error, pero dijo que nunca envió ni recibió nada marcado como secreto.

Página 6 de 12