RSS Module

Fútbol Internacional (145)

Estados Unidos y Colombia darán el puntapié inicial en Santa Clara, California, una de las 10 sedes estadounidenses del torneo ideado para celebrar el centenario del torneo de selecciones más antiguo del mundo.

Con o sin Messi, la Albiceleste presenta un plantel formidable con galácticos como Sergio Agüero, Angel Di María y Gonzalo Higuaín.

Heridas de corrupción que todavía no cicatrizan, la ausencia de una de sus principales figuras y con otras dos estrellas entre algodones. Sin duda, no se trata de la fiesta de cumpleaños que la Conmebol tenía en mente para festejar los 100 años de su torneo insignia.

La Copa América Centenario se pone en marcha el viernes con las huellas todavía frescas de los escándalos que provocaron los arrestos de seis expresidentes de los dos organismos continentales que organizan el campeonato, la Conmebol y la CONCACAF, en algunos casos imputados por solicitar millonarios sobornos a cambio de los derechos comerciales de este mismo torneo.

Estados Unidos y Colombia darán el puntapié inicial en Santa Clara, California, una de las 10 sedes estadounidenses del torneo ideado para celebrar el centenario del torneo de selecciones más antiguo del mundo, que por primera vez se realiza fuera de Sudamérica.

"Esta copa es un torneo especial. Yo no me animaría ni siquiera a llamarla Copa América", contempló recientemente el técnico de la selección de Uruguay, Oscar Tabárez. "Además, no tiene nada  que ver a la hora de competir, pero las dos confederaciones son las más castigadas por los actos de corrupción que fueron descubiertos. Todo eso forma parte del pensamiento".

El campeonato no contará con Neymar, el astro de la selección brasileña que fue reservado por el técnico Dunga para disputar los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en agosto. Sus dos socios en el tridente de ataque del Barcelona, Lionel Messi y Luis Suárez, están tocados después de largas campañas: el primero se lastimó las costillas y la zona lumbar en un reciente amistoso con la selección argentina, mientras que Suárez se lesionó la corva derecha en la final de la Copa del Rey.

Hasta ahora no hay un panorama claro sobre la disponibilidad de Messi para jugar el debut de Argentina el lunes en Santa Clara contra Chile, el mismo oponente que la derrotó en la final de la Copa América del año pasado. Lo que sí es seguro es que el delantero y máxima figura del fútbol mundial tiene que atender primero otros asuntos más serios, ya que el martes comienza su juicio en España por  evasión fiscal.

Con o sin Messi, la Albiceleste presenta un plantel formidable con galácticos como Sergio Agüero, Angel Di María y Gonzalo Higuaín. Y la meta del plantel dirigido por Gerardo  Martino es clara: poner fin a un ayuno de 23 años sin un título importante a nivel de selecciones mayores.

"Nos daría tranquilidad a todos, absolutamente a todos", señaló el técnico sobre la posibilidad de ganar la  Centenario, al mismo tiempo que lanzó una advertencia. "Como nos ponemos la mochila de candidatos y lo reconocemos, también digo que hay muchos que tienen esas mismas posibilidades por los futbolistas que la componen", apuntó.

Suárez realizará la primera parte de su recuperación en Barcelona, y el plan de la selección de Uruguay es que se incorpore al plantel en Estados Unidos. El "Pistolero", máximo artillero de la pasada liga española (40 goles) y autor de 53 dianas en 48 partidos en todas las competencias, probablemente se pierda los tres partidos de la fase de grupos ante México, Venezuela y Jamaica.

Para algunos, el momento de la Centenario —inmediatamente después de las largas temporadas europeas, cuando las selecciones disputan las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de 2018, y a dos meses de los Juegos Olímpicos— representa un dilema sobre cómo priorizar torneos.

Tal es el caso de selecciones como Colombia, Argentina, Brasil y México, que disputarán los Juegos de Río. La "Verdeamarela", que además de Neymar no contará con Douglas Costa por lesión, ya decidió que su prioridad es buscar el oro olímpico, el único título que falta en sus vitrinas.

Colombia intenta encontrar un equilibrio.

"Competimos con aspiraciones. Pero si no lo hacemos pensando en los Olímpicos, y luego en la eliminatoria sería algo que nos reprocharíamos", analizó el técnico de Colombia, José Pékerman.

Colombia espera que la inactividad con el Real Madrid de su gran referente, James Rodríguez, no afecte su rendimiento. El enlace fue relegado a la banca por el timonel
Zinedine Zidane, y no jugó un solo minuto el sábado en la final de la Liga de Campeones que los merengues ganaron al Atlético de Madrid en una definición por penales.

James usualmente eleva su rendimiento con la selección, como hizo en 2014 al llevarla hasta los cuartos de final de la Copa del Mundo, y esta vez encabeza a un plantel en el que Pékerman emprendió una renovación. Afuera quedaron antiguos referentes como Radamel Falcao, Teófilo Gutiérrez y Abel Aguilar, para dar paso a nuevas figuras como Roger Martínez, Cristian Bonilla y Felipe Aguilar.

México, actual campeón olímpico, llevará a sus principales figuras a la Centenario, incluyendo a Javier "Chicharito" Hernández, Andrés Guardado y Raúl Jiménez.

"Creemos que el fútbol mexicano está en buen momento y en Estados Unidos será bien apoyada por la afición", señaló el entrenador de México, Juan Carlos Osorio. "Lo estamos tomando como una gran oportunidad para competir y probar el alto nivel que tiene el fútbol mexicano".

México es uno de los seis equipos de la CONCACAF que se suman a los 10 de Sudamérica para disputar el campeonato. Los otros son el anfitrión Estados Unidos, Panamá, Costa Rica, Haití y Jamaica.

Costa Rica anunció el lunes que no tendrá a su máxima figura, el portero Keylor Navas del Real Madrid, por una lesión del tendón de Aquiles.

Los dos mejores equipos de cada uno de los cuatro grupos avanzan a los cuartos de final, y la final se disputará el 26 de junio en el estadio MetLife en East Rutherford, Nueva Jersey.

Por TALES AZZONI, Associated Press

MADRID (AP) — Decenas de miles de hinchas hicieron caso omiso a la lluvia para homenajear a los jugadores del Real Madrid tras su victoria en la final de la Liga de Campeones.

Muchos pasaron toda la noche celebrando la victoria ante su vecino Atlético de Madrid en una definición por penales, en el partido disputado el sábado en Milán.

El plantel regresó a Madrid alrededor de las 6 de la mañana hora local y se trasladó en un autobús descapotado hasta el tradicional sitio de los festejos del club merengue: la Plaza de Cibeles. Se estimó que unos 30.000 seguidores le dieron la bienvenida al equipo.

Los jugadores cargaron la "Orejona", el trofeo de la Champions, en lo más alto del autobús. La frase "Campeones" y el número "11" recibieron amplio despliegue, por la undécima conquista de la Copa de Europa por el club.

El capitán Sergio Ramos, autor del gol del Madrid en el tiempo reglamentario en el estadio San Siro, fue el encargado de cubrir la estatua de la diosa Cibeles con la bufanda y la bandera del club, para luego levantar el trofeo.

En un acto en el ayuntamiento de Madrid, Ramos resaltó la capacidad de reacción del equipo en una temporada en la que a mitad de tramo hubo un cambio en la dirección técnico, cuando en enero Zinedine Zidane reemplazó a Rafa Benítez.

"Esto es fruto de mucho trabajo, de los compañeros, mucho esfuerzo, primero del técnico. Ha sido una temporada difícil pero cuando te propones una meta", dijo Ramos.

"Nuestra historia nos enseñó a no rendirnos, nuestro mito se forjó con la entrega hasta la extenuación", destacó el presidente Florentino Pérez. "Esto es lo que hacemos y lo que somos, lo que aprendimos de nuestros mayores y lo que tenemos la obligación de seguir alimentando".

Los dos equipos de la capital española se enfrentan por segunda vez en la final de la Champions League, la primera favoreció a los merengues, esta vez los colchoneros esperan levantar la “orejona”.

MILÁN, Italia (AP) — La temporada empezó para el Real Madrid en agosto, con duras críticas a su entonces entrenador Rafa Benítez luego de un decepcionante empate sin goles en cancha del Sporting de Gijón por la jornada inaugural de la liga española. Pero bien podría acabar el sábado con Zinedine Zidane, toda una leyenda del club "merengue", siendo manteado por sus futbolistas tras la consecución de la inesperada 11ma Copa de Europa en la historia de la entidad.

Para poner el broche de oro a su encomiable e improvisada tarea, el técnico francés deberá derrotar al vecino Atlético de Madrid en la final la Liga de Campeones que se disputa en Milán, un reto harto complicado, pero que todos los aficionados "merengues" hubieran firmado poder afrontar hace apenas seis meses.

Generalmente un cambio de entrenador a mitad de temporada no suele conllevar éxitos deportivos para un club de la talla del Madrid, pero el factor "Zizou" resultó sin duda decisivo para concretar una meritoria remontada en la liga española con una racha de 12 victorias finales, que sirvieron para arrebatarle al Atlético la segunda plaza. El equipo, además, superó también las eliminatorias de Champions hasta plantarse en su segunda final en tres años, nuevamente frente al vecino rojiblanco.

Comprometidos e identificados con su nuevo técnico, los jugadores reaccionaron a cada botón que pulsó desde su arribo en enero Zidane, quien no escatimó duras críticas cuando la ocasión requirió franqueza.

"Tenemos que jugar mejor. Así no vamos a ninguna parte", espetó el francés después de una apurada victoria liguera por 2-1 en cancha de Las Palmas a mediados de marzo.

Posiblemente menos dotado para la estrategia que el veterano Benítez, el admirado ex futbolista sí le dio toda una lección a su antecesor en el manejo de la prensa y equilibrio emocional del vestuario, donde supo alternar el palo y la zanahoria, hasta activar a la mayoría de implicados.

Beneficiado por su aura carismática, Zidane gozó del beneplácito generalizado de sus pupilos, a los que se acercó con palabras bienintencionadas, como cuando elogió al colombiano James Rodríguez y al otro mediapunta creativo, Isco Alarcón, previamente ninguneados por Benítez.

"Son muy buenos, son jugadores importantes. Hay que darles cariño y confianza", expresó entonces.

Pero las acciones del timonel hablaron mucho más claro. Ni le tembló el pulso a la hora de sentar a James después que el internacional cafetero no mostrara el máximo en sus apariciones, ni tuvo reparos en poner a Pepe y Sergio Ramos por delante de Raphael Varane, el prometedor defensa que él mismo recomendó fichar años atrás.

El "efecto Zizou" generó éxitos inmediatos en el estadio Santiago Bernabéu, donde el Madrid hilvanó goleadas consecutivas practicando un fútbol de alta escuela, que llegó incluso a generar apelativos grandilocuentes como la "felizidane" en el entorno "merengue".

Fuera de casa, el equipo sufrió más, pero el punto de inflexión llegó en el Camp Nou por la 31ra fecha liguera, cuando reaccionó a un gol adverso del Barcelona y, pese a jugar con un hombre menos desde el minuto 83, logró voltear el resultado hasta llevarse la victoria en el feudo menos esperado.

De verse 13 unidades atrás con una posible derrota en el clásico, el equipo pasó a sólo siete, con siete fechas por jugarse, e inició su escalada hasta el segundo lugar del torneo doméstico y la posibilidad de levantar la llamada "orejona" el sábado, tras remontar también la eliminatoria de cuartos contra Wolfsburgo con exhibición de Cristiano Ronaldo.

Atrás quedaron las interrogantes sobre el rendimiento del organizador Toni Kroos, a quien el técnico escoltó con el mediocentro Carlos Casemiro, de ascendente influencia en el equipo. Tampoco muchos se acordaron de la distracción que supuso en noviembre la detención del goleador Karim Benzema con relación a un caso de chantaje sobre su compañero de la selección de Francia, Mathieu Valbuena, y que le mantendrá fuera de la próxima Eurocopa.

Ni el debate sobre James ni las dudas sobre la fiabilidad de Gareth Bale lograron desviar el rumbo de la nave madridista, aferrada como siempre a los goles de Cristiano y asentada en la firmeza del costarricense Keylor Navas en el arco.

El portero "tico" se sobrepuso sin aparente dificultad al frustrado fichaje de David De Gea a principios de temporada y se afianzó desde el primer momento como titular.

La solidez del último hombre, unida al resurgir de Pepe en el eje de la zaga, tapó las notables lagunas de la línea defensiva, donde Sergio Ramos acusó problemas físicos a lo largo de la temporada y el lateral Danilo apenas rindió al nivel esperado, siendo desplazado de la titularidad por Dani Carvajal.

La gran crisis de la temporada se produjo fuera de la cancha, cuando Cristiano explotó en febrero tras perder el clásico ciudadano, 1-0 contra el Atlético.

"Si todos estuvieran a mi nivel, igual estábamos los primeros", espetó el astro portugués, dolido por las dudas sobre su rendimiento, según él injustas.

Las declaraciones amenazaban con dinamitar el ecosistema del plantel pero, quitando alguna mala cara de Isco o murmuro desde el entorno de James, el vestuario se mostró unido, sacrificado y más solidario que en pasadas campañas, valores representados a diario en la persona de Casemiro.

Ningún futbolista mejor que el brasileño para resumir la trayectoria del Madrid. Tras inicial protagonismo con Benítez, el técnico madrileño renunció a sus principios y le devolvió al banco para ubicar a James e Isco, los preferidos por el presidente. Entrado en escena Zidane, el francés tardó poco en decantarse por el mediocentro recuperador, pieza angular del juego en la remontada liguera, marcada por el sentido coral, con 11 goleadores distintos en los últimos 12 triunfos del campeonato.

Poco importó que la estadística desmintiera al propio Cristiano, pues el equipo "merengue" ganó los ocho partidos en que causó baja el portugués; o que el siempre frágil Bale no alcanzara a disputar 10 cotejos seguidos en el torneo doméstico.

"Desde que llegó Zidane, jugamos con más libertad y alegría. Es una persona elegante y humilde, con el aura y la confianza de quien fue uno de los mejores jugadores del mundo", resume Bale. "Se nos cae la baba cada vez que habla".

Tanto Cristiano como el galés brillaron por momentos y cumplieron con su cuota goleadora, aportando 51 y 19 dianas respectivas en el total de competiciones.

Pero fue la base la que sostuvo al equipo rumbo a Milán y una final que, independientemente de su desenlace, ya cuenta como triunfo personal para Zidane.

Por STEPHEN WADE, Associated Press

RIO DE JANEIRO (AP) — Los organizadores de los Juegos Olímpicos que se realizarán este año informaron que se ha vendido el 67% de las entradas disponibles para las distintas competiciones.

Donovan Ferretti, director de la oficina de entradas para Río 2016, anunció la cifra el viernes, día en que presentó también los diseños de los boletos, que incorporan tecnología avanzada para dificultar su falsificación.

Aun así, unidades especiales de la policía estarán en alerta para detectar a falsificadores o estafadores, comentó Ferretti. La reventa de boletos, a precios superiores a los originales, es ilegal en Brasil.

Ferretti afirmó que las ventas "van bien", aunque otros han considerado lo contrario, en momentos en que Brasil atraviesa por su peor recesión desde la década de 1930. El desempleo ha llegado al 10%, lo mismo que la inflación anual.

Los Juegos Olímpicos se inauguran en dos meses y medio.

"Aquí en Brasil tenemos la cultura de comprar los boletos muy pocos días antes del evento", dijo Ferretti. "Hemos vendido más de lo esperado en este momento. En Brasil, vamos a vender muchos más boletos el mes próximo o incluso cuatro o cinco días antes del evento".

El funcionario informó que las ventas fuera de Brasil siguen el ritmo previsto, aunque no proporcionó cifras específicas.

"Todavía encontramos mucha demanda desde otros territorios y, en la medida de lo posible, les estamos proporcionando más entradas", afirmó.

Los organizadores anunciaron hace varios años que unos 7,5 millones de entradas estarían disponibles para los Juegos. El número se ha reducido a seis millones, de los que se vendieron ya cuatro millones.

Ferretti comentó que la cifra eventual de entradas disponibles sería de entre 6,6 y 6,7 millones, dado que se redujo la capacidad de las sedes para la natación, el remo y el canotaje.

"Sólo podemos emitir los boletos si tenemos garantía de que existirán los asientos", aseguró.

De los dos millones de entradas no vendidas, aproximadamente 800.000 corresponden al fútbol, el deporte más popular en Brasil.

BOGOTA, Colombia (AP) — James Rodríguez será el último jugador en presentarse en la concentración del combinado de Colombia que participará en la Copa América Centenario y lo hará luego del encuentro de Real Madrid ante Atlético de Madrid por la final de la Liga de Campeones en Milán el sábado.

James, la estrella del plantel de José Pékerman, tuvo una pausa en los entrenamientos a causa de un agotamiento muscular pero se encuentra bien y figura en los planes del estratega Zinedine Zidane.

Edwin Cardona, del Monterrey, Stefan Medina y Oscar Murillo, del Pachuca, fueron autorizados para presentarse después de la disputa del título del torneo Clausura del balompié mexicano, anunció la oficina de comunicaciones de la Federación colombiana de fútbol.

El duelo de ida será el jueves por la noche en Pachuca y la vuelta el domingo en Monterrey.

Colombia arrancó la preparación en las canchas de Florida International University (FIU Soccer) de Miami con nueve jugadores el domingo y la actividad proseguía el martes con 19 de los 23 hombres elegidos por Pékerman.

Colombia enfrentará a Haití en Miami en partido de fogueo el sábado y disputará el inaugural ante Estados Unidos en el Levi's Stadium de Santa Clara, California, el 3 de junio. El torneo se extenderá hasta el 26 del próximo mes.

"Sabemos que será un partido difícil, muy complicado, ellos (los estadounidenses) van a buscar el triunfo pero nosotros tenemos capacidad y condiciones para ganar", afirmó Santiago Arias, defensor del PSV de Holanda, en charla con los periodistas, destacó la oficina de comunicaciones.

Colombia integra el Grupo A y sus otros compromisos serán ante Paraguay el 7 de junio y Costa Rica para el 11.

Por ALEX OLLER, Associated Press

BARCELONA, España (AP) — Luis Suárez puso fin al suspenso, y el Barcelona es el rey del fútbol español por octava vez en 12 años.

Un triplete del uruguayo Suárez le dio el sábado al Barcelona el triunfo por 3-0 en la cancha del Granada, que le valió al club azulgrana la conquista de la liga española, la 24ta de la historia para el club catalán.

Los barcelonistas alcanzaron la 38va y última fecha del campeonato como líderes por un punto de ventaja sobre el escolta Real Madrid y con necesidad de al menos igualar el resultado del equipo "merengue" en su visita al Deportivo La Coruña, sabiendo que una victoria en Granada bastaría para celebrar el título.

Los madridistas no fallaron y vencieron 2-0 al Deportivo, pero tampoco lo hizo el Barsa, agarrado al infalible olfato de Suárez, quien respondió con goles a los 22, 38 y 86 minutos y firmó la quinta victoria seguida de su equipo.

Suárez acabó el campeonato como máximo realizador con 40 tantos, cinco más de los acumulados por Cristiano Ronaldo, quien también consiguió un doblete en el acto final.

Dos goles del portugués a los siete y 25 minutos permitieron al Madrid derrotar al Deportivo y finalizar con 90 puntos en la clasificación, uno menos que el total del eventual campeón Barsa, que ocupó la cima en 28 de las 38 fechas disputadas.

"A lo largo de la temporada hemos estado a un nivel muy alto y el título es merecido: el equipo supo superar los momentos delicados", resumió el entrenador, Luis Enrique.

El club azulgrana, que pese a dilapidar buena parte de su renta durante el mes de abril acabó revalidando su corona, celebró con cierto suspenso.

"Eso habla un poco del ciclo que estamos intentando alargar", declaró el volante Andrés Iniesta. "Sabe a gloria. Sufrimos hasta el final y lo rivales se acercaron, pero la liga la acaba ganando el mejor. Ahora vamos a por la final de la Copa del Rey (el próximo domingo contra Sevilla)".

Gerard Piqué secundó la reflexión de su compañero. "Hemos tenido que ganar esta liga dos veces", apuntó el central.

Suárez logró proclamarse máximo anotador de su tercer campeonato europeo, tras hacerlo también en Holanda con el Ajax e Inglaterra con el Liverpool, y rompió el duopolio existente desde 2009 entre Messi y Cristiano en la liga española.

"Es difícil aumentar esto, por lo que genera hacer tantos goles, por conseguir una Liga que merecíamos y se nos hizo larga. Estoy agradecido a todos mis compañeros", expresó Suárez.

El Madrid solo ha ganado una de las últimas ocho ligas, pero disputará dentro de dos semanas la final de la Liga de Campeones contra el vecino Atlético de Madrid, que acabó tercero en el torneo doméstico con 88 puntos, tras varias semanas escoltando al eventual ganador.

"Estoy contento y orgulloso de lo que hemos hecho. Podemos tener dificultades, pero nunca bajamos los brazos", valoró el técnico madridista, Zinedine Zidane, ya centrado en la competición europea. "Ahora solo pensamos en Milán".

Fernando Torres (51) celebró su 11ra diana y participó de la 22da de Antoine Griezmann (54) en la victoria del Atlético, 2-0 sobre el Celta de Vigo al cierre de la jornada, que registró también el triunfo del Athletic de Bilbao, 3-1, sobre el Sevilla. Aritz Aduriz (11 y 31) y Raúl García (71) marcaron por los rojiblancos, y Juan Muñoz (55) recortó por el cuadro andaluz.

El Barsa nunca dio alternativa a un Granada agazapado sin mayor motivación que frustrar la fiesta "culé". La posesión del balón era cosa del equipo de Luis Enrique, paciente y sereno en la elaboración, y también punzante a balón parado, con cabezazo de Piqué tras tiro de esquina, que el arquero despejó con apuros.

El astro argentino Lionel Messi probó también desde lejos y encontró los puños de Andrés Fernández, y el gol no tardó en caer por la vía habitual de Suárez, quien solo tuvo que empujar a placer el cruce de Alba, tras excelente profundización de Neymar al lateral.

Por la banda opuesta se prodigó también Dani Alves para servir el segundo tanto, de nuevo al uruguayo, voraz cabeceador al primer poste, anticipándose al portero.

Con ventaja clara y la liga cuesta abajo, la fiesta azulgrana no pudo ser completa sin el tercer tanto de Suárez en colaboración con Messi y Neymar, asistente final al contragolpe.

El Madrid se mostró ampliamente superior a un desquiciado Deportivo y se puso pronto arriba, después de que Karim Benzema rematara en semifallo un centro de Gareth Bale y el balón cayera a Cristiano, infalible con la zurda.

El segundo lo celebró también el portugués, quien impulsó con la cabeza y colaboración del deportivista Pedro Mosquera un tiro de esquina al corazón del área.

Con ganas de más, Cristiano impactó la madera en dos ocasiones: primero el poste con el exterior de la bota, luego el travesaño en violento zapatazo cruzado.

Encarrilado el choque, el astro portugués dejó su lugar al colombiano James Rodríguez al descanso, y el Deportivo aprovechó la ausencia del goleador para prodigarse en ataque con un zapatazo de Lucas Pérez que sacó el costarricense Keylor Navas.

Con un ojo puesto en el resultado del Barsa y contemplando también el horizonte, el Madrid reservó a sus estrellas en el tramo final, teñida ya la liga de color azulgrana.

"Empezamos mal pero mejoramos muchísimo. Ganamos los 12 últimos partidos y también llegamos a la final de la Champions. Este club tiene que ganar algo siempre", subrayó el lateral Marcelo.

Por ALEX OLLER, Associated Press

BARCELONA, España (AP) — Con un golazo de Lionel Messi y dos tantos de Luis Suárez, el Barcelona goleó el domingo 5-0 al vecino Espanyol y mantuvo una fecha más su liderato de la liga española por delante del Real Madrid, que también ganó 3-2 al Valencia.

La victoria del Madrid le valió para quitarle el segundo lugar al Atlético de Madrid, que quedó matemáticamente eliminado de la pelea por el título tras caer 2-1 en cancha del ya descendido Levante.

El cuadro dirigido por el argentino Diego Simeone, derrotado en el último minuto, dilapidó una ventaja de un gol y quedó con 85 puntos, por los 88 que acumula el Barsa, que cuenta además con balance goleador favorable, y los 87 del Madrid, cuando resta una sola fecha para el final del campeonato.

Por la última fecha, el próximo sábado, los azulgranas visitarán a Granada y los madridistas harán otro tanto contra el Deportivo de La Coruña.

"El resultado nos refuerza, y ahora nos toca refrendarlo en Granada para ganar una liga muy disputada, que está un poquito más cerca y creo que merecemos", comentó el técnico barcelonista, Luis Enrique.

Messi abrió el camino del triunfo azulgrana a los ocho minutos con su 26ta diana del torneo, y el doblete de Suárez (52 y 61) engordó su cuenta como máximo cañonero de la competición con 37 goles. Rafinha (74), ingresado de suplente, y Neymar (83) cerraron la paliza al cuadro "periquito".

Cristiano Ronaldo, quien también aportó dos tantos y suma 33, decantó la balanza del lado del Madrid con goles a los 26 y 59 minutos, y Karim Benzema (42) completó la cuenta ante un Valencia que recortó por vía de Rodrigo Moreno (55) y André Gomes (81), y se quedó a un tanto de un empate que le habría dado el título al Barsa.

"Hasta el último momento vamos a creer", declaró el lateral Alvaro Arbeola, quien disputó sus últimos minutos como madridista en el estadio Santiago Bernabéu. Arbeloa completa contrato con el Madrid en junio y dejará el club tras siete temporadas.

El Atlético, rival del Madrid en la final de la Liga de Campeones del próximo 28 de mayo, logró ponerse en ventaja gracias a Fernando Torres a los dos minutos, pero permitió el empate de Víctor Casadesús (30) y se quedó sin capacidad de reacción, hasta ceder la posición de escolta que llegó a custodiar, alternativamente con el liderato, durante las últimas 26 fechas.

El gol de Rossi a los 90 minutos, tras ingresar de suplente a los 78, sepultó definitivamente sus opciones de pelear la liga en su acto final.

"Les dije a los jugadores que estoy orgulloso de lo que hemos hecho, nada mejor que la realidad del momento para tomar fuerzas .Ahora hay que acabar si es posible segundos", dijo Simeone, quien vio e partido desde la grada por sanción.

Messi inauguró el marcador en Barcelona con un tiro libre magistral desde la frontal del área, en que combó la pelota al rincón izquierdo de Pau López.

La falta previa sobre el astro rosarino resumió el carácter bronco del partido, muy trabado y con más ocasiones de gol para los locales, que inclinaron definitivamente la cancha al arranque del segundo tiempo, cuando Messi profundizó para Suárez, frío definidor al poste más cercano.

López evitó un tercero de Suárez en mano a mano, pero ya nada pudo hacer en su siguiente aparición, en la que cabeceó al fondo un centro a balón parado.

Con la mente puesta en otros campos, el Barsa aún se permitió añadir dos tantos más en remache de Rafinha tras mal control del arquero, y golpeo a placer de Neymar, bien asistido por Suárez.

El Atlético hizo valer la conexión entre Jorge Resurreción "Koke" y Torres para ponerse arriba en el marcador, cuando el delantero picó un pase al hueco del volante, levantando la pelota por encima del portero.

Pero un arrebato del colombiano Mauricio Cuero, con centro para la cabeza de Casadesús, permitió nivelar al Levante, que maniató al Atlético el resto del partido, aún pese al ingreso del delantero Antoine Griezmann, frustrado por Diego Mariño en la mejor oportunidad de gol visitante.

El ansia por voltear la situación acabó condenando al Atlético, que desprotegió su defensa y permitió que Rossi anotara el gol del triunfo del Levante y precipitara el adiós liguero de los rojiblancos.

Un golpe sobre la mesa de Cristiano, con acelerón y zapatazo esquinado y raso desde la frontal del área, abrió el triunfo del Madrid, que se benefició de dos clamorosos errores de Dani Parejo y Joao Cancelo por el Valencia, y amplió tras jugada en posición irregular de Benzema.

Diego Alves evitó el tercero de Benzema al arranque del segundo tiempo y activó al Valencia, que recortó cuando Rodrigo, posteriormente expulsado, engatilló un rechace defensivo.

Tras el tercero de Cristiano, Gomes le puso pimienta al tramo final con un gol que acercó el título al Barsa, pero que resultó insuficiente para evitar un trepidante desenlace por la 38va fecha entre azulgranas y merengues.

En la lucha por no descender a segunda división, Granada ganó 4-1 en cancha del Sevilla y ató matemáticamente la permanencia junto a Espanyol, Betis, que igualó 1-1 con Eibar, y el Deportivo, que venció 2-0 en Villarreal.

Sporting de Gijón y Getafe igualaron 1-1 y siguen en la pelea, igual que Rayo Vallecano, derrotado 2-1 por la Real Sociedad y actual penúltimo.

En cotejos sin trascendencia, Las Palmas y Athletic de Bilbao empataron 0-0, y Celta de Vigo venció 1-0 a Málaga.

Por TALES AZZONI, Associated Press

MADRID (AP) — La Liga de Campeones tendrá otra final española.

Real Madrid se benefició de un autogol tras una jugada de Gareth Bale, y venció el miércoles 1-0 a Manchester City para clasificarse a su segunda final de la Champions en las tres últimas temporadas.

Al igual que en la temporada de 2013-14 cuando conquistó su décima corona europea, el equipo de la capital española se topará con su vecino Atlético de Madrid, que el martes eliminó a Bayern Munich con un global de 2-2 gracias a un gol de visitante.

El Madrid se adjudicó aquella final en Lisboa de forma dramática, al empatar 1-1 con un gol de Sergio Ramos en el último suspiro del tiempo de reposición, para luego alejarse 4-1 en los suplementarios. El título se dilucidará el 28 de mayo en el estadio San Siro de Milán.

El único gol del encuentro llegó a los 20 minutos, cuando Bale remató de derecha y el balón se desvió en Fernando para entrar pegado a un ángulo.

"La Champions League requiere un nivel de concentración enorme", comentó Ramos. "Hemos sabido estar unidos y sufrir para intentar lograr el éxito. Hemos eliminado a un gran equipo como es el City".

Cuando restan dos fechas en la liga española, los dos equipos madrileños también le pisan los talones al líder Barcelona en la lucha por el título doméstico. Atlético tiene los mismos puntos que el conjunto catalán, pero con peor balance goleador, y el Madrid está a un punto.

Después de un deslucido empate sin goles en el partido de ida en Manchester, que Cristiano Ronaldo se perdió por una lesión, el Madrid no lució mucho mejor en la vuelta pese a contar con su astro portugués. El delantero Karim Benzema se ausentó tras lastimarse en aquel partido en Inglaterra, al igual que el mediocampista Casemiro.

De todas formas, el autogol y algunas atajadas de Keylor Navas fueron suficientes para clasificarlo a la final y dar a su técnico Zinedine Zidane la oportunidad de convertirse en la séptima persona que gana la Copa de Europa como jugador y timonel.

"Claro que sueño. Sería maravilloso, pero ahora debemos disfrutar del momento y con la afición, porque ha sido fenomenal", comentó el estratega francés. "Todavía no hemos conseguido nada. Sabemos que vamos a tener un partido complicado el 28 y desde ya tenemos que pensar en la Liga".

Pese al marcador apretado, el conjunto visitante fue superado claramente durante toda la noche. Jamás pareció tener oportunidad real de darle la vuelta al partido.

"Encajamos un gol con mala suerte", apuntó sin embargo el defensor del City, Eliaquim Mangala. "Después de eso, ellos lo hicieron bien para mantener la ventaja. Estamos orgullosos de haber llegado a la semifinal. Hemos caído ante un equipo experimentado".

El City disputó por primera vez las semifinales de Champions, y cerrará sin título alguno la última temporada al mando del técnico chileno Manuel Pellegrini, quien será reemplazado la próxima campaña por el todavía entrenador de Bayern, Pep Guardiola.

Ambos naufragaron en semifinales de la "Champions".

"No estoy contento, pero pienso que no merecíamos perder y que ellos tuvieron mucha suerte con su gol o nosotros mala suerte... ninguno de los dos mereció ganar", expresó Pellegrini.

Associated Press

BUENOS AIRES (AP) — Un adolescente de 13 años pudo haberse convertido en el jugador más joven en debutar en la máxima categoría de un equipo que disputa un torneo oficial bajo la órbita de Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Darío Roa, que es centrocampista, ingresó faltando siete minutos del partido que el domingo su equipo Racing de Trelew venció en casa a Cruz del Sur, dentro del Torneo Federal B (cuarta división) de Argentina, que reúne a clubes de ligas regionales.

"El técnico me pidió que me pegara al 'cinco' de ellos para recuperar la pelota y poder atacar rápido", declaró Roa, según publica el martes el diario Jornada de Trelew, una ciudad de la Patagonia argentina.

"Ahora quiero seguir creciendo y llegar más alto", agregó el precoz debutante.

Ante un llamado de The Associated Press, la AFA dijo que no tiene registros oficiales de los debuts históricos de todos los jugadores.

La agencia oficial de noticias Télam, al igual que otros medios como el diario La Nación, destacan que Roa se convirtió en el jugador más joven en debutar en un equipo argentino. Según Télam, el anterior récord pertenecía a un jugador de Independiente de Río Colorado, Antonio Erburu, que debutó en ese club con 14 años.

Sergio Agüero, goleador del Manchester City, es el jugador más joven en debutar en la liga de primera división, en este caso según datos de la AFA. Lo hizo con 15 años con Independiente de Avellaneda en setiembre de 2006.

Por ALEX OLLER, Associated Press

BARCELONA, España (AP) — Reanimado con su goleada por 8-0 al Deportivo La Coruña, el Barcelona regresa el sábado a su estadio con la intención de validar su momentánea reacción y ganar los cuatro partidos que le quedan para asegurarse el título en la liga española.

Su rival Sporting de Gijón pelea por no descender, pero el líder Barsa no puede permitirse más resbalones, después de haber dilapidado en el último mes una ventaja de nueve y 10 puntos respecto al Atlético de Madrid y Real Madrid, sus inmediatos perseguidores.

Los azulgranas comparten por ahora la punta con el Atlético, ambos con 79 unidades, pero balance goleador favorable al Barsa. A solo una unidad de distancia acecha el Madrid, con ocho victorias seguidas pero una inquietante preocupación: el estado físico del astro Cristiano Ronaldo, quien no completó la victoria por 3-0 sobre el Villarreal el miércoles, al sentir molestias en el muslo derecho, y es duda para medirse el sábado al Rayo Vallecano.

El Atlético, que se deshizo 1-0 del Athletic de Bilbao y enfrentará al Málaga antes de recibir el miércoles al Bayern Munich por las semifinales de la Liga de Campeones, afronta un calendario tan cargado como el de su vecino merengue, rival europeo del Manchester City, al que visitará el martes.

Eliminado de la Champions en cuartos de final por el Atlético, el Barsa gozará de mayor descanso para el tramo final de la liga, en que debe cruzarse con Betis, Espanyol y Granada.

Rayo, Levante y Celta de Vigo son los tres pendientes que tiene el Atlético, mientras que el Madrid enfrentará a Real Sociedad, Valencia y Deportivo.

El cuadro blanco ha resuelto con victoria las últimas ocho fechas, parte con la teórica ventaja de jugar primero el sábado, y seguramente recupere al galés Gareth Bale para el clásico ciudadano contra el Rayo; aunque el técnico, Zinedine Zidane, pondera reservar a Cristiano, sin lesión grave aparente.

"Todo bien. Gracias por el apoyo", se limitó a comunicar el jueves vía red social el portugués, tras someterse a pruebas iniciales.

Además de la persecución liguera, a Cristiano le apremia defender su liderato en la lista de máximos cañoneros, donde presenta total de 31 goles, uno más que el uruguayo Luis Suárez, autor de cuatro dianas en la paliza del Barsa al Deportivo.

"Estoy más tranquilo que cuando se fue del campo, más asustado que por algo grave", aclaró Zidane sobre la retirada de Cristiano. "De la liga no ha cambiado nada. Seguimos a un punto del Barsa".

Con la duda de Cristiano y privado del concurso de Carlos Casemiro por sanción, Zidane pondera reinsertar al colombiano James Rodríguez en el once titular, donde permanece intocable Karim Benzema, en gran estado de forma, pese a ser recientemente excluido de próxima Eurocopa por Francia.

En Barcelona claman las peticiones para dar relevo a Neymar, aunque el brasileño logró truncar su racha de cinco partidos sin marcar en La Coruña. En curiosa coincidencia con su mal momento, el club comunicó que el delantero quedó liberado por Brasil de disputar la próxima Copa América Centenario, con lo que se limitaría a competir en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras finalizar la temporada.

La hinchada "culé" sufre menos por Suárez y el astro argentino Lionel Messi, quien sigue sin ofrecer su mejor versión, pero ha dado un paso al frente tras la racha negativa de tres derrotas seguidas en la liga.

El técnico argentino Diego Simeone, por su parte, no deja de exprimir todo el talento posible del Atlético, que ha ganado sus últimos cuatro partidos ligueros con goles de Fernando Torres, cuya cuenta ha ascendido hasta las nueve dianas. La mala noticia para los rojiblancos es la recaída del central uruguayo Diego Godín, quien se retiró en la primera parte ante el Athletic, tras sufrir un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho. El charrúa, auténtico líder de la zaga menos goleada del campeonato, es baja segura para enfrentar al Málaga, y seria duda para recibir luego al Bayern.

Pero el canterano Lucas Hernández se ha relevado una opción de garantías, y Simeone igualmente espera la pronta recuperación del también uruguayo José Giménez, mientras sigue insistiendo en rebajar las expectativas de su equipo en el torneo nacional.

"Dependemos de nosotros para nuestro objetivo, que es dar el máximo. En la liga solo nos queda una opción: ganar", zanjó Simeone.

La programación sabatina concluye con el cruce entre Eibar y Deportivo.

Levante y Athletic inaugurarán la jornada dominical, que sigue con el clásico ciudadano entre Sevilla y Betis y se completa con los cotejos Getafe-Valencia y Villarreal-Real Sociedad.

La fecha arranca el viernes con Las Palmas-Espanyol y concluye el lunes con Celta de Vigo-Granada.

Página 6 de 11