RSS Module

Nacional (179)

SAN FRANCISCO.- El Rusiagate volvió al centro de la polémica en Estados Unidos y se convirtió de nuevo el un dolor de cabeza para el presidente Donald Trump . Ayer, luego de que tres hombres fueran imputados y arrestados por la supuesta intervención del Kremlin en las presidenciales de 2016, entre ellos el ex jefe de campaña del republicano, varias fuentes indicaron que los intentos de manipulación política por entidades ligadas a Moscú en las redes sociales fueron mayores de lo que se estimó inicialmente.

Facebook , Google y Twitter están en la mira del Congreso, que investiga una posible injerencia rusa en la campaña que llevó al poder a Trump y que considera que las redes sociales sirvieron de plataforma para propaganda rusa.

Ahora, representantes de las tres compañías deben referir a varias comisiones parlamentarias lo que descubrieron sobre posibles conexiones entre entidades rusas y mensajes, avisos en redes sociales, incluso videos en YouTube.

Qué pasó en Facebook

Desde la red social creada por Mark Zuckerberg indicaron a inicios de octubre que unos 10 millones de personas hubieran podido haber visto los anuncios colocados por una entidad rusa -Internet Research Agency- que parecía dirigida a sembrar división y desconfianza.

Según la inteligencia estadounidense, Moscú pagó a grupos de "trolls" (internautas perturbadores y provocadores) como Internet Research Agency para difundir mensajes nefastos para la candidata demócrata Hillary Clinton y favorables al por entonces empresario millonario.

Pero además de los anuncios, ese organismo, basado en San Petersburgo, habría también difundido contenido tradicional no pagado, lo que llevaría a un número mucho más alto de internautas afectados, de acuerdo con el testimonio preparado por Facebook para esas audiencias parlamentarias, citado en medios estadounidenses como The Wall Street Journal.

Según ese documento, el número de internautas estadounidenses que habrían podido haber visto historias u otro contenido de fuentes rusas llegaría a unos 126 millones, una considerable porción del electorado.

Colin Stretch, abogado de Facebook, planea decir que la agencia rusa abrió 120 páginas que realizaron publicaciones constantes entre enero de 2015 y agosto de 2017, que las publicaciones "aparecieron" directamente en los muros de 29 millones de personas en ese lapso, que fueron ampliamente compartidas aunque muchas de las 126 millones de personas a quienes se dirigieron podrían no haberlas visto.

Google y YouTube

Asimismo, Google reconoció ayer por primera vez haber encontrado contenidos similares, según su blog oficial. El gigante de las búsquedas por Internet encontró que dos cuentas vinculadas a Internet Research Agency gastaron 4700 dólares en avisos durante la elección presidencial.

"Hallamos evidencia de esfuerzos para abusar de nuestras plataformas durante la elección estadounidense de 2016 por actores ligados a Internet Research Agency en Rusia ", escribió Google, que se refiere a "actividad limitada" en su motor de búsqueda y el sitio de videos YouTube.

En YouTube Google identificó 18 canales "posiblemente asociados" con la campaña que publicaron 1108 videos en inglés que parecían tener un contenido político. Los videos acumularon 309 mil vistas en YouTube en los 18 meses antes de los comicios.

La red del pajarito

Una fuente cercana al testimonio de Twitter al Congreso dijo que el servicio de mensajes identificó 36.746 cuentas (0,12% del total) que "automáticamente generaron contenido relacionado con las elecciones" en los tres meses anteriores y que parecían estar ligadas a una cuenta rusa.

Esas cuentas generaron aproximadamente 1,4 millones de tuits automatizados sobre las elecciones, que obtuvieron aproximadamente 288 millones de respuestas de algún tipo por parte de los lectores.

Ante toda esta información, Moscú insiste en negar cualquier intento de manipular la elección estadounidense.

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump desestimó a George Papadopoulos el martes como un “mentiroso” y un simple voluntario de campaña, pero documentos oficiales recién publicados esbozan los frecuentes contactos del ex asesor con altos funcionarios y ciudadanos extranjeros que prometieron darle acceso a altos niveles del gobierno ruso.

Dejan entrever también que se avecinan más dolores de cabeza para la Casa Blanca y ex funcionarios de la campaña. Papadopoulos, que ahora coopera con el fiscal especial Robert Mueller mientras éste investiga posibles lazos entre Rusia y la campaña presidencial de Trump en el 2016, está listo para hablar.

Documentos judiciales del caso de Papadopoulos dados a conocer el lunes enlistan una serie de personas que estuvieron en contacto con él durante la campaña, pero sólo se les identifica como “supervisor de campaña”, “consejero político” y “alto funcionario de campaña”. Dos de los funcionarios no identificados son de hecho el ex director de la campaña, Paul Manafort, y su socio comercial Rick Gates, ambos acusados de crímenes financieros en un formulación de cargos hecha pública el lunes.

Las conversaciones descritas en los documentos de acusación van al corazón de la pequisa de Mueller, al reflejar los esfuerzos de Papadopoulos por orquestar reuniones entre los asesores de Trump e intermediarios del gobierno ruso, y revelar cómo se enteró de que los rusos tenían “material perjudicial” sobre Hillary Clinton en forma de “miles de correos electrónicos”.

Aunque los contactos pudieron no ser ilegales en sí mismos, las indirectas, pero reveladoras, referencias a personas no identificadas _incluido “profesor” y “ciudadana rusa”_ dejan en evidencia que el equipo de Mueller ha identificado a varias personas que estaban al tanto de los esfuerzos de contacto de ida y vuelta entre rusos y asociados de Trump en su esfuerzo por ser elegido.

Es una realidad que pone en duda el retrato que el gobierno hace de Papadopoulos como un operador secundario dentro de la campaña, un argumento repetido el martes por la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, quien le restó importancia al llamarlo un “voluntario” con una participación mínima.

Al acusar a Papadopoulos, de 30 años, de mentirle al FBI, el equipo de Mueller advierte de que le espera un destino similar a cualquiera cuyas declaraciones se desvíen de los hechos.

“Creo que a todos a los que Mueller y su equipo querían enviarles un mensaje escucharon el mensaje fuerte y claro”, dijo Jacob Frenkel, un abogado que labora en Washington.

Durante el fin de semana, la Casa Blanca se había preparado para una formulación de cargos contra Manafort y una acusación de mala praxis financiera que podía minimizar como no relacionada con la campaña ni con el gobierno. Luego salieron a la luz la declaración de culpabilidad de Papadopoulos y una declaración adjunta de hechos en la que se detallaba su deseo de organizar una reunión entre Trump y el presidente ruso Vladimir Putin, así como su colaboración con los fiscales desde su arresto en un aeropuerto a mediados del año pasado.

La cantidad de contactos establecidos es sustancial. Durante un periodo de seis meses, que terminó el 15 de agosto, Papadopoulos se reunió, telefoneó, estableció contacto por Skype o envió correos electrónicos a tres contactos extranjeros o a cinco funcionarios distintos de campaña de Trump un total de 29 veces.

Fue detenido en julio, pero el caso no fue hecho público hasta el lunes, lo que le dio semanas a los fiscales para interrogarlo. En un principio fue arrestado por declaraciones falsas y obstrucción de la justicia, pero sólo se declaró culpable de mentirle al FBI, una posible señal de una mayor colaboración a cambio de recibir indulgencia.

NUEVA YORK (AP) — El ataque que transformó una popular ciclovía que transcurre a lo largo del río Hudson en la ciudad de Nueva York en un escenario de terror fue perpetrado por un lobo solitario a quien la policía considera un terrorista.

Un amigo de la familia describió al sospechoso como una persona tranquila y trabajadora, mientras que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lo calificó de "enfermo y trastornado". El retrato de la vida del sospechoso comenzaba a formarse en las horas posteriores al ataque del martes, que causó ocho muertos y 11 heridos.

A continuación, un vistazo a lo que se sabe sobre Sayfullo Saipov:

UN JOVEN INMIGRANTE

Saipov, de 29 años y originario de Uzbekistán fue identificado como el atacante por funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a discutir la investigación.

Entró a Estados Unidos con la documentación en orden en 2010, agregaron, y se cree que vivió en Ohio tras su llegada.

Una conocida, Dilnoza Abdusamatova, señaló que tras ingresar al país Saipov se alojó durante un breve periodo de tiempo con su familia en un suburbio de Cincinnati.

"Siempre solía trabajar", contó Abdusamatova a The Cincinnati Enquirer. "No iba a fiestas ni nada. Regresaba a casa, descansaba y se volvía a ir para trabajar”.

EN FLORIDA

Según las autoridades, Saipov tenía un permiso de conducción de Florida y algunos registros públicos mostraron una dirección a su nombre en un complejo de departamentos en Tampa.

Un amigo que conoció a Saipov en Florida, Kobiljon Matkarov, dijo al The New York Times y al New York Post que parecía un "muy buen chico".

"A mis hijos también les gusta. Siempre estaba jugando con ellos”, agregó Matkarov en declaraciones al Post.

LAZOS CON NUEVA JERSEY

En los últimos tiempos Saipov estaba viviendo en Nueva Jersey, donde supuestamente rentó una camioneta de Home Depot una hora antes del ataque en la ciclovía neoyorquina, según las autoridades.

La policía que investiga el incidente rodeó el martes por la noche una furgoneta Toyota blanca con matrícula de Florida que estaba en el estacionamiento de un Home Depot en Passaic, Nueva Jersey.

El auto estaba aparcado junto a las camionetas de alquiler de la compañía.

CONDUCTOR DE UBER

Uber, una empresa de alquiler de autos con conductor, dijo que Saipov superó sus controles de antecedentes y formó parte de su flota de conductores durante seis meses, en los que realizó más de 1.400 trayectos.

La compañía anunció que lo expulsó tras el ataque y dijo que estaba en contacto con el FBI y ofreció su colaboración en el caso. Uber revisó el historial de conducción de Saipov pero no encontró reportes de seguridad relacionados con el caso.

CONDUCTOR DE CAMIONES COMERCIALES

Los registros muestran que Saipov era conductor de camiones comerciales y que abrió un par de empresas en Ohio.

La primera, Sayf Motors Inc., estaba ubicada en la dirección de un amigo de la familia cerca de Cincinnati, con el que Saipov se alojó durante un par de semanas tras llegar a Estados Unidos.

La segunda, Bright Auto LLC, usaba una dirección cerca de Cleveland.

Un cibersitio de la industria del transporte ubicaba a Saipov en una vivienda en Paterson, Nueva Jersey, que las autoridades catearon el martes en la noche. Registros judiciales vinculados a infracciones en el manejo de camiones apuntaron que Saipov residió en Paterson y en los suburbios de Cleveland.

Según los documentos, en abril de 2016 se emitió una orden de detención contra Saipov por no presentarse a una vista por un delito menor al no tener los frenos adecuados en su vehículo. El caso se cerró en noviembre de ese año, cuando se declaró culpable y pagó 200 dólares en multas y costes judiciales.

SIN HUELLA DIGITAL

Tras el ataque no se pudieron localizar perfiles en redes sociales ligados a Saipov, pero si había algunas posibles pistas sobre su vida personal.

Una licencia matrimonial presentada en el condado de Summit, Ohio, nombra a un hombre llamado Sayfulloh Saipov, que contrajo matrimonio con Nozima Odilova el 12 de abril de 2013. En el documento aparece la misma dirección de un departamento de Cleveland identificado como la sede de Bright Auto LLC.

La licencia dice que Saipov es conductor de camiones. Su esposa tiene alrededor de seis años menos y los dos marcaron Taskent, la capital de Uzbekistán, como su localidad natal.

El muy alto costo de la atención médica y de los seguros al respecto en Estados Unidos impone una severa carga a la población y la economía del país, y es materia de tensión y polarización en el ámbito político.  Pero al margen de todo ello existe un factor objetivo adicional de gran peso: el sistema de salud estadounidense carece de suficientes médicos y depende de modo considerable de extranjeros para cubrir sus necesidades al respecto.

Por añadidura, la situación no es algo meramente coyuntural o transitorio. Como se comenta en The New York Times, Estados Unidos simplemente no prepara suficientes médicos en sus universidades para satisfacer las necesidades. Según cifras de 2015 de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico, la cantidad de médicos que se gradúan cada año en Estados Unidos es de las más bajas entre sus países miembros: 7.5 por cada 100,000 habitantes en 2015. En contraste, Irlanda graduó en ese año 23.7 médicos por cada 100,000 habitantes, España 13 y México 10.7.

Por ello, añade el Times, Estados Unidos depende de médicos extranjeros –unos 213,000 en 2015– para atender sus necesidades y, por ejemplo, cerca de un cuarto de todas las residencias médicas son cubiertas por personas formadas en otros países, según datos de la Comisión Educativa sobre Médicos Graduados en el Extranjero, y el 24.2% de todos los médicos acticos en el país se graduaron en universidades extranjeras, de acuerdo a la Asociación Americana de Escuelas de Medicina.

Otro factor es que los médicos formados en el extranjero son más proclives a trabajar en áreas con escasa presencia de otros profesionales de la salud, zonas rurales o áreas urbanas deprimidas, y son de gran importancia para atender a la población  de bajos recursos.

Por añadidura, como señala el Times, los médicos extranjeros aportan una proporción importante de la enseñanza médica y de la investigación. Y, en lo cualitativo, se ha citado que los índices de mortalidad de pacientes estadounidenses con ciertos problemas cardiacos y de los de mayor edad en general son menores cuando son atendidos por médicos formados en el extranjero.

El problema es que, pese a la escasez local de médicos y a la dependencia en el flujo de profesionales extranjeros, el sistema de salud estadounidense tiene frente a sí nuevos obstáculos potenciales resultantes de la política de inmigración del presidente Donald Trump.

Por ejemplo, de los médicos extranjeros que en 2015 recibieron certificación para participar en programas de residencia en Estados Unidos 242 eran originarios de Irán, 133 de Siria y 93 de Venezuela, países que fueron incluidos en la más reciente orden de ‘prohibición de viaje’ de Trump.

Y unos 260 médicos originarios de los siete países incluidos en la primera orden ejecutiva de Trump en relación a la prohibición de inmigración de extranjeros fueron entonces afectados en sus planes de viajar para formarse en programas de residencia en Estados Unidos, como narró The Atlantic.

Además, la administración indicó su intención de reevaluar (y quizá eliminar o restringir de modo importante) el programa de visas J-1, que permite a extranjeros residir en el país para tareas de intercambio cultural y formación educativa. Y aunque se ha dicho, según indicó The Wall Street Journal, que las posibles restricciones afectarían solo el componente de trabajadores temporales de las visas J-1 y no el relacionado con la formación universitaria, la incertidumbre está allí.

En todo caso, la necesidad de médicos extranjeros para atender a la población estadounidense es considerable, y la calidad del servicio de los profesionales de la salud originarios de otros países que ya laboran en Estados Unidos es de gran valor. Por ello, antes que restringir ese flujo, se ha afirmado que debe potenciarse, dentro de los estándares exigidos, no solo para propiciar una atención médica oportuna y suficiente sino para mantener y acrecentar la diversidad de los profesionales de la medicina en Estados Unidos, una de sus fortalezas a escala global.

Soldados, marinos, aviadores y otros militares transexuales, así como otros que desean ser parte de las fuerzas armadas, demandaron al presidente Donald Trump con la expectativa de que las cortes impidan que el mandatario los vete.

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés) de Maryland presentó una demanda federal en Baltimore a nombre de seis efectivos transexuales que pertenecen al Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea, la Guardia Nacional y la Reserva Naval.

Otra demanda fue entablada en Seattle por los grupos Lambda Legal, Human Rights Campaign y Gender Justice League, a nombre de un efectivo que ha estado 12 años en el Ejército y de dos jóvenes transexuales que confían en enrolarse en las fuerzas armadas.

“Creí que el Ejército me haría hombre”, dijo en broma la sargento del Ejército Cathrine Schmid, de 33 años, una de las demandantes del caso que se ventila en Seattle. “Ya vemos qué tan efectivo fue”.

Schmid, que estuvo destacada en Corea del Sur, Alemania e Irak, afirma que la decisión de Trump de prohibir el ingreso de transexuales en las fuerzas armadas paralizó su nombramiento como suboficial.

“Las acciones del presidente Trump causaron de inmediato que los demandantes individuales y otros militares transexuales teman por sus carreras, el bienestar de sus familias y dependientes, sus servicios de salud, y en algunos casos por su seguridad”, se afirma en la demanda de la ACLU.

Trump ordenó al Pentágono que prohíba que los transexuales se integren o continúen perteneciendo a las fuerzas armadas, algo que había anunciado previamente en Twitter.

La medida, que entrará en vigor el año entrante, también prevé que se suspenda la canalización de recursos del Departamento de Defensa a cirugías de reasignación de sexo de personal militar, salvo en caso de que sea necesario para proteger la salud de un individuo que haya comenzado el tratamiento de reasignación de sexo.

“Nuestras fuerzas militares deben concentrarse en una victoria decisiva y aplastante, y no pueden cargar con los tremendos costos médicos ni la interferencia que acarrea ser transexual en el ejército”, tuiteó Trump.

SAN DIEGO (AP) — Un contrabandista mexicano de inmigrantes que dio una pedrada en el rostro a un agente fronterizo hace dos años en California fue sentenciado a más de ocho años de prisión, se conoció el martes.

Federales detectaron a Martel Valencia Cortez con 14 migrantes en un terreno rocoso en las montañas al este de San Diego en noviembre del 2015.

Cuando los agentes se acercaron, Valencia corrió hacia un terreno más elevado, desde donde lanzó una piedra que golpeó al agente en el rostro, dijo la Patrulla Fronteriza.

Valencia regresó a México y seis meses después se entregó a las autoridades en el cruce de San Ysidro, que conecta Tijuana con san Diego.

El agente apedreado se sintió desorientado y pensó que iba a perder el conocimiento. Fue tratado por cortaduras y contusiones, de acuerdo con documentos judiciales.

Valencia, de 39 años, fue hallado culpable en mayo de agredir a un agente federal y de tres cargos de contrabando humano con fines lucrativos.

Un juez federal lo sentenció el lunes a ocho años y tres meses de prisión, reportó el San Diego Union-Tribune.

Durante su tiempo prófugo, funcionarios de la Patrulla Fronteriza dijeron que Valencia era uno de los contrabandistas de migrantes más peligrosos porque era conocido por conocido por atacar a agentes y amenazar a las personas a las que contrabandeaba.

Menos de dos meses antes del apedreo, Valencia había sido deportado a México tras cumplir casi tres años en prisión por contrabando humano.

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dejó en claro el martes que no va a dejar de tuitear.

“Solo los Medios Falsos y los enemigos de Trump quieren que deje de usar Social Media (110 millones de personas). ¡La única manera que tengo de contar la verdad!", dijo en Twitter.

El presidente hizo este comentario un día después de que el general retirado John Kelly asumió el puesto de secretario de la presidencia. Kelly fue escogido para poner orden en la caótica West Wing y el lunes hizo sentir su presencia rápidamente al deshacerse del recién nombrado director de comunicaciones, Anthony Scaramucci, y revisar la estructura de la jerarquía de tal manera que todo el personal sénior se reporte con él.

Esos cambios fueron elogiados el lunes por aliados de Trump y legisladores, quienes manifestaron esperanza en que el nombramiento de Kelly ayude a poner fin a los conflictos internos y a promover una agenda política tras seis meses de tumulto. Pero está menos claro que tanto control tendrá Kelly sobre las costumbres del presidente de promover conflicto y hacer comentarios improvisados en las redes sociales.

El senador republicano Lindsey Graham dijo al programa "Today Show", de NBC, que estaba animado por el nuevo puesto que tiene Kelly, pero recalcó que él quería ver "disciplina" de parte de Trump a fin de seguir adelante con asuntos como cuidado de salud y reforma impositiva.

"Él tiene la obligación de ser presidente para todos nosotros y parar el caos. Él, y nadie más, genera la mayor parte del caos", dijo el senador de Carolina del Sur.

PHOENIX (AP) — La rebeldía política que hizo popular a Joe Arpaio como jefe de la policía de la zona metropolitana de Phoenix durante 24 años se le revirtió el lunes, cuando lo declararon culpable de desacato por no obedecer la orden de un juez de poner fin a sus operativos de tránsito contra inmigrantes.

Las entrevistas telefónicas y boletines noticiosos que el jefe policial empleó durante años para promover su lucha contra la inmigración ilegal tuvieron repercusiones. La jueza que lo declaró culpable mencionó las declaraciones de Arpaio de que continuaría con sus operativos a sabiendas de que no debía hacerlo.

“El acusado... anunció al mundo y sus subordinados que continuaría con sus acciones sin importar quién dispusiera lo contrario”, escribió la jueza federal Susan Bolton.

El veredicto constituye un duro revés a un político que alguna vez gozó de un fuerte apoyo por sus operativos, pero que perdió el cargo el año pasado en las urnas debido a la frustración de los electores por los problemas judiciales que generaban sus acciones y por sus llamativas prácticas, como colocar a presos en tiendas de campaña durante el calor de verano y obligarlos a vestir ropa interior rosa.

Arpaio, de 85 años, dijo a The Associated Press que no tenía comentarios por el momento sobre el veredicto, pero sus abogados dijeron que apelaría. La audiencia de sentencia está programada para el 5 de octubre. La condena máxima podría ser de seis meses, pero algunos abogados que han seguido el proceso dijeron que dudan que alguien de su edad sea encarcelado.

Los detractores afirman que el veredicto era un castigo muy merecido para alguien que había escapado a la rendición de cuentas gran parte de sus seis periodos como jefe de policía.

Lydia Guzman, una defensora de los derechos civiles de los latinos y añeja detractora de Arpaio, dijo que el jefe policial fue parcialmente responsable de la reputación de Arizona como un lugar hostil para los inmigrantes.

“Encabezó la movilización contra los inmigrantes, y los legisladores hicieron lo propio”, señaló Guzman en referencia a la ley de inmigración promulgada en 2010 en el estado. “Espero que mucho de esto desaparezca y que Arizona pueda ser de nuevo un estado normal. Desconozco cuándo ocurrirá eso”.

Los fiscales dijeron que Arpaio violó la orden dictada por otro juez en 2011 con el fin de promover su lucha contra la inmigración ilegal en su campaña de reelección de 2012. Ese juez falló después que los operativos de tránsito discriminaban a los latinos.

El jefe policial reconoció que había prolongado sus operativos por casi un año, pero insistió en que no fue intencional. También culpó a uno de sus ex abogados por no explicar adecuadamente la importancia de la orden judicial.

Bolton rechazó todos los argumentos principales de Arpaio y dijo que un abogado informó claramente a Arpaio de la orden, y que un colaborador importante leyó además una porción en voz alta al jefe policial durante una reunión con su personal.

Los abogados del jefe policial dijeron que apelarán el veredicto y afirmaron que un jurado y no un juez debió decidir la suerte jurídica de su cliente. También dijeron que Bolton violó los derechos de Arpaio al no leer el fallo en la corte.

A diferencia de otros jefes policiales que dejaron los asuntos relacionados con inmigración a las autoridades federales, Arpaio hizo cientos de arrestos de inmigrantes en operativos de tránsito y en redadas a negocios en las que sus agentes se enfocaron en los inmigrantes que usaban identificaciones falsas para conseguir empleo.

WASHINGTON (AP) — El Senado confirmó a Christopher Wray como nuevo director del FBI, en reemplazo de James Comey, quien fue despedido por el presidente Donald Trump.

La votación quedó 92-5 para Wray, quien trabajó en el Departamento de Justicia durante el gobierno de George W. Bush como supervisor de investigaciones sobre fraude corporativo y que fue respaldado unánimemente por la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado el mes pasado.

Republicanos y demócratas lo elogiaron por prometer que nunca permitirá que la política se entrometa en la misión de la agencia.

Wray tomará las riendas de una agencia que está pasando por un momento particularmente difícil después de que Trump despidió a Comey, quien era admirado dentro del buró.

"Aparte de credenciales, creo que el señor Wray tiene idea correcta del trabajo", dijo el presidente del comité judicial Chuck Grassley, republicano por Iowa.

Trump despidió a Comey abruptamente en mayo, en medio de una investigación sobre la interferencia rusa en las elecciones del 2016 y sobre posibles vínculos con la campaña republicana. El comité judicial también está investigando la interferencia rusa.

En su audiencia de confirmación, Wray dijo a los senadores que "por supuesto" que no le prometería lealtad al presidente.

"Mi lealtad es hacia la constitución y la ley. Eso ha sido mi guía a través de mi carrera, y seguiré apegándome a ello sin importar lo demás", declaró Wray, de 50 años.

NUEVA YORK (AP) — Uno de los investigadores del asesinato del activista demócrata Seth Rich dice que Fox News conspiró con el gobierno de Donald Trump para hacer creer que la muerte tuvo que ver con el robo de correos electrónicos por parte de WikiLeaks.

El investigador, Rod Wheeler, está demandando a Fox por difamación. En la demanda, presentada el martes en Nueva York, se detalla una asombrosa trama en que allegados de Trump conspiran para publicar una noticia falsa al fin de distraer la atención del público con respecto a las investigaciones sobre los vínculos de Trump con el gobierno ruso, y se da la imagen de una importante organización noticiosa dispuesta a dejar que un presidente vea su reportaje antes de sacarlo al aire.

Fox calificó de “completamente errónea” la denuncia de que el reportaje de la reportera Malia Zimmerman fue publicado para desviar la atención del asunto ruso. El director de noticias de Fox, Jay Wallace, dijo que el asunto está siendo investigado y que no hay evidencia alguna de que las declaraciones de Wheeler fueron malinterpretadas.

La Casa Blanca no ofreció comentario alguno por el momento.

Wheeler, un comentarista pagado por Fox que investigó el asesinato de Rich a solicitud de la familia, había sido incluido en el caso por Ed Butowsky, un texano partidario de Trump que salía por Fox con frecuencia, dice la demanda. Butowsky estaba empeñado en establecer un vínculo entre Rich, miembro del Comité Nacional Demócrata asesinado en julio del 2016 en lo que la policía calificó de un intento de robo, y el escándalo de WikiLeaks.

En un reportaje publicado el 16 de mayo en el portal de internet de Fox, Wheeler sale diciendo que hubo contactos entre Rich y WikiLeaks, la organización que publicó emails del Comité Nacional Demócrata para perjudicar la campaña de Hillary Clinton. Además se le cita erróneamente diciendo que alguien — quizás algún demócrata o algún funcionario de la campaña de Clinton — estaba impidiendo la investigación sobre el homicidio de Rich.

Dos días antes de que Fox publicara el artículo, Butowsky le dijo a Wheeler en una conversación telefónica que Trump había leído el artículo y quería que lo publicasen inmediatamente, dice la demanda.

Butowsky no hizo declaraciones de inmediato.

Wheeler dijo que se le participó que sus comentarios falsos fueron incluidos en el reportaje porque así lo quiso Trump. También dijo que él y Butowsky se reunieron en un momento con el entonces secretario de prensa de la Casa Blanca Sean Spicer y que le mostraron a Spicer los apuntes usados para la investigación de Wheeler. Spicer pidió que se le mantenga informado sobre el proceso, según la demanda.

Página 1 de 13