El “socialismo democrático” de Bernie Sanders

Entender y definir lo que el precandidato demócrata a la presidencia de los Estados Unidos Bernie Sanders ha explicado como “socialismo democrático -que es la doctrina que sustenta- es demasiado difícil y arriesgado si no se tienen todos los elementos necesarios para hacerlo. Sin embargo, en un categórico discurso que dio en días pasados en la prestigiosa Universidad de Georgetown, en Washington, sobre las ideas que sustenta este tipo de socialismo, puso el dedo en la llaga en unos de los temas más controversiales, pero muy poco discutidos en este país: la “verdadera libertad” y la “seguridad económica”, ya que ambos son –recalcó- “no un privilegio sino un derecho” del que deben gozar los estadounidenses.

Y así lo definió: "La verdadera libertad debe incluir seguridad económica. Esa fue la visión de ( Franklin D.) Roosevelt hace 70 años. Es mi visión hoy". "Es una visión que no hemos alcanzado y es hora de que la concretemos", sentenció.

Las palabras del también senador por Vermont, sin duda alguna, han empezado ya a encontrar eco entre la población estadunidense, si se toma en consideración que el poderoso sector empresarial ultraconservador de esta nación prefiere continuar con su ambición de no conceder ni un solo centavo a la clase trabajadora a pesar de su sufrimiento y creciente pobreza.

Gracias a esa aberrante política empresarial, continúa creciendo el número de pobres en toda la nación, sin que se vea una pronta solución para revertir esa lamentable situación. Estas paupérrimas condiciones que viven y sufren millones de estadunidenses, incluidos los migrantes, ha traido consigo mayor violencia en las familias y sociedad en general, y las masacres e inseguridad que padecemos así lo demuestran.

Por lo tanto, el “socialismo democrático” de Bernie Sanders no es tan utópico cuando reclama más trabajos de mayor calidad para la ciudadanía, con salarios justos. Sólo con “seguridad económica” lograremos la “verdadera libertad”. Mantener los raquíticos salarios que hoy prevalecen sólo ayuda a incrementar el debilitado poder adquisitivo y de compra de millones y millones de estadunidenes, un gran porcentaje de los cuales son jóvenes que los convierte en blancos fáciles del crimen organizado y el narcotráfico.

El “socialismo democrático” de Sanders también tocó otros sensibles temas para los estadunidenses, como son el derecho a la salud pública, a la educación y que nuestros ancianos estén protegidos económicamente. Pero aclaró que para costear la aplicación de estos puntos de su agenda política, incrementaría los impuestos a los ricos y el de las transacciones en Wall Street, por lo que seguramente recibirá una fuerte respuesta de este sector, a través de diferentes acciones.

Sobre el tema de la salud pública fue enfatico al decir que esta debería “ser un derecho para todos, no un privilegio. Esa idea no es radical", aclaró.
Además dijo que el “socialismo democrático” que pregona, en el que está enmarcada su plataforma política, favorece la lucha para que todos los estadounidenses gocen de un buen Seguro Social, de una digno salario mínimo federal, de un seguro de desempleo y contratos colectivos justos que lleven a los estadounidenses a una verdadera libertad. También Sanders arremetió contra el intocable sector financiero tras aseverar que a través de su política socialista exigirá mejorar las regulaciones bancarias.

Bernie Sanders reiteró que su socialismo tiene sus raíces en los legados que dejó el presidente Franklin D. Roosevelt, toda una institución para el Partido Demócrata, y el incansable luchador por los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Aunque en Estados Unidos la palabra socialismo es temida, luego de las declaraciones del precandidato demócrata millones de estadunidenses podrían cambiar su concepción de la misma si para ellos y sus familias representa seguridad económica y una verdadera libertad, ambos conceptos debilitados desde hace muchas décadas.

El “socialismo democrático” podría no ser para muchos la solución a nuestros graves problemas que enfrentamos, pero tampoco lo es el férreo y ambicioso neoliberalismo que vivimos, porque así lo ha demostrado este sistema económico. Mientras tanto, los pobres y trabajadores nos reclaman vivir con dignidad, justicia y seguridad económica, palabras definitivamente muy alejadas de ellos.

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments