Diciembre, época perfecta para enseñar donde esta la felicidad

Hace poco me contaron una bellísima historia sobre la creación del hombre y la mujer donde el hacedor del universo  decidió no decirles dónde estaba la felicidad, para que él y ella, tuvieran que buscarla. Dios les había escondido la felicidad dentro de ellos mismos y pensó que estando tan ocupados en buscarla por fuera, difícilmente la encontrarían.

Ahora que estamos en el tiempo de adviento o preparación para vivir espiritualmente la oportunidad de renacernos como seres de luz en una época que se celebra la natividad de Jesús, tendríamos una buena oportunidad para cambiar los hábitos de vivir un diciembre diferente. No el de tener y gastar, sino el de recordar a un Jesús de luz y de justicia para toda la humanidad, y que la encarnación del hijo de Dios, es un acontecimiento trascendental que busca la armonía universal entre los seres humanos, sin importar las creencias religiosas.

Diciembre es una época que trastoca la rutina diaria, sin embargo, valdría la pena preguntarnos porqué hace de diciembre  una carrera loca y desenfrenada acrecentando el consumismo “para buscar o dar felicidad”, que como decía la historia, la felicidad no estará en ningún lugar fuera de cada quien. Como quien dice, será un trabajo individual el “no perderse” en este estrés de gastar y consumir al que hemos llegado, y más bien, ser conscientes de que nada, absolutamente nada de lo de afuera, nos dará la anhelada felicidad.

Diciembre es una buena oportunidad si les enseñamos a nuestros hijos que la felicidad no está conectada al consumo y si fomentamos en nuestros adolescentes que no vale la pena aferrarnos a la última marca de moda; Y que sí disfrutamos en familia y amigos el verdadero espíritu de la navidad, las cosas más sencillas y simples, nos darán un gozo que trasciende mucho más allá de lo material.

Transitar la ruta del vació y la desesperanza, es una ruta muy lejana a la felicidad.

Diciembre es la época perfecta para enseñar dónde puede estar la felicidad.

Las luces de diciembre son para aprender que la alegría de esta época debe ser profunda y duradera, y puedes seguir estas enseñanzas: Perdona de corazón y sana tu pasado; se agradecido; y date y dá sin esperar recibir.

No te dejes deslumbrar por lo material y cree que tu mejor regalo para los demás esta en tu alma, no en una tienda.

 

 

Rate this item
(0 votes)
Login to post comments